La tía Paloma, que cobró 72.600 € con la sede de Podemos, también gestionó la compra del chalet de Galapagar

Podemos, la tía de Pablo Iglesias, el casoplón y otros chachullos del montón

Paloma Pérez-Marín Turrión es la gran comisionista a la que encubre el dueño de Podemos

Podemos, la tía de Pablo Iglesias, el casoplón y otros chachullos del montón
Pablo Iglesias, Podemos y la familia. PD

Está claro que en Podemos, aunque anden siempre cacareando que la familia está sobrevalorada como institución, tienen muy bien asumida la tesis de que quien no ayuda a un pariente no tiene corazón.

Eso ayuda a entender el énfasis que puso Pablo Iglesias, en sus negociaciones con el socialista Pedro Sánchez para que su consorte Irene Montero, que no tenía oficio ni beneficio, fuera nombrada ministra y arroja luz sobre lo que nos estamos enterando de la tía Paloma.

No es casualidad que Paloma Pérez-Marín Turrión, la tía de Iglesias, que se endosó 72.600 euros de comisión por gestionar la compra de la nueva sede de Podemos, también participara en la compra del chalet del líder morado e Irene Montero en Galapagar.

Lo que ya es raro es que nadie se diera cuenta antes, aunque ayuda a entenderlo loa labor de paciente encubridor dede trapicheos jugada por el sobrino y ahora vicepresidente del Gobierno PSOE-Podemos.

El nombre de la agente inmobiliaria, Paloma Pérez-Marín Turrión, pasó desapercibido cuando la pareja gubernamental denunció a OKdi8ario ante la Agencia de Protección de Datos por desvelar que se habían comprado un chalet con piscina en la urbanización de La Navata.

La denuncia fue archivada por el juez al comprobarse la veracidad de la información y constatarse que afectaba a personajes con relevancia social.

En su escrito ante la Agencia de Protección de Datos, Iglesias y Montero argumentaban que «sólo ellos, sus familiares, sus asesores, los vendedores, la notaría, la entidad bancaria que otorgó el préstamo hipotecario, la agencia que tenía a la venta el chalé (Grupo Inmobiliario M&G) y la agente de la propiedad Paloma Pérez-Marín Turrión  conocían la fecha en la que se iba a producir la firma de la hipoteca». Y el tesorero de Podemos.

Ha sido ahora, al desvelar la periodista Teresa Gómez en OKdiario  que la tía del vicepresidente segundo del Gobierno Sánchez cobró una comisión por intermediar en la compra de la sede de Podemos -que se trató de ocultar para no dejar rastro en el partido-, cuando el nombre de Paloma Pérez-Marín Turrión adquiere una relevancia especial.

El asunto apesta: Iglesias urdió un plan, a instancias del tesorero del partido, para ocultar el pago de 72.600 euros a su tía: se giró un cheque con esa cantidad a la  empresa vendedora de la sede y después la sociedad Transhotel abonó idéntica cantidad a la agente inmobiliaria familiar del líder podemita. Raro, raro, raro.

Tan raro como que el tesorero de Podemos, Daniel de Frutos, estuviera presente en las compra del casoplón de Galapagar, que se fraguó un mes después de la adquisición de la sede.

Y tan raro como que el tesorero apartara al equipo legal del partido de las labores de asesoramiento y de la gestión contractual del chalet, según consta en la denuncia presentada contra Podemos y que ahora investiga el Juzgado de Instrucción 42 de Madrid.

El equipo jurídico había participado en la supervisión de todas las anteriores opciones de compra del inmueble, pero fue apartado por mandato expreso del tesorero.

Será ahora la Justicia quien determine el papel de cada cual y si las sospechas del demandante guardan relación con alguna presunta actuación ilícita por parte de Iglesias utilizando a Podemos en la operación de compra de su casoplón.

Lo cierto es que la tía de Iglesias y el tesorero del partido participaron en la compra-venta de la sede y en la compra-venta del chalet. Qué casualidad.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído