CIENTÍFICOS DE TODO EL MUNDO PIDEN INVESTIGACIÓN Y DEBATE SOBRE LA SITUACIÓN CREADA POR EL CORONAVIRUS

Médicos por la Verdad defienden en Berlín sus postulados sobre la epidemia

Un día por la libertad

Médicos por la Verdad defienden en Berlín sus postulados sobre la epidemia

La céntrica puerta de Brandeburgo de Berlín vuelve a primera línea de la actualidad, no como un símbolo del pasado sino como rabioso presente de reivindicación de la libertad, la vida y la verdad. La emblemática puerta berlinesa es el lugar elegido por la “Comisión extraparlamentaria de investigación sobre el coronavirus”, ACU, de Alemania, para convocar  una manifestación autorizada para 500.000 personas, bajo el lema “Un día para la libertad”. La cita es mañana sábado, día 1 de agosto, a las 10:30 h de la mañana.

Este grupo, al que pertenecen profesionales de la salud y otras disciplinas como el doctor Bhakdi, el profesor de economía Otte o juristas como Jungblut, se creó hace poco más de un mes para investigar sobre las medidas extremas que se han tomado, cuando científicamente no hay justificación para ello, según considera la gran mayoría silente. En su presentación lanzaban las siguientes preguntas, que justifican la iniciativa: “¿Existe un riesgo tan grande de infección? ¿Realmente tenemos un virus asesino aquí? ¿Tenemos rabia o tenemos la peste?”.

A este grupo se ha unido la recién creada organización “Médicos por la Verdad”, de España, a la que pertenecen más de 160 facultativos, cuyas cabezas más visibles son los doctores Natalia Prego Cancelo y Ángel Ruiz  Valdepeñas, ambos médicos especialistas en medicina comunitaria, con expedientes abiertos por sus colegios médicos respectivos, por disentir del modus operandi sobre la epidemia del Sars-Cov-2, causante de la Covid-19. A esta iniciativa se unió también el doctor urólogo Alejandro Sousa, un profesional de exitosa carrera que decide dar un paso adelante para luchar por el bien y lo justo. ¡A pesar del frío que hace fuera del sistema! Aunque no lo veamos en las teles y en los medios de comunicación al servicio del poder –incluso del poder en la sombra—, el arquetipo del bien atemporal sigue actuando en el ser humano que evoluciona a su etapa de superhombre, no por la dinámica o modelo transhumanista que programan los seudofrankensteins emuladores del Creador, sino por nuestra naturaleza que avanza hacia la conciencia-consciencia.

Acudirán también a Berlín –aunque sea de corazón o de espíritu— otros grupos de médicos de América y Europa y, por supuesto, muchos ciudadanos comprometidos con la verdad.

El motivo de la manifestación es pedir a los diferentes gobiernos –que  obedecen órdenes internacionales de dudoso origen, cuyo portavoz es la OMS—, que se abra un debate científico sobre la epidemia, y se tengan en cuenta las opiniones e investigaciones de eminentes profesionales de prestigio que están siendo silenciados por oponerse a las directrices de esta pandemia que, a medida que va avanzando en el tiempo, se parece más a un plan trazado de antemano, cuyo virus “asesino” solo es el chivo expiatorio para justificar un cambio de la estructura del mundo, así, a la brava. En otras palabras: esto es una cuestión de juego político, de lucha de poderes, y no un problema sanitario. Dice un dicho que cuando los elefantes se pelean, quienes pagan las consecuencias son las hormigas. Eso es lo que está ocurriendo. Los ciudadanos del mundo están siendo las víctimas de esta lucha sin cuartel por conseguir la hegemonía mundial en varios ámbitos.

Me acaba de llegar una nota con información de una manifestación en toda España, “sin mascarilla”, también el sábado 1 de agosto a las cinco de la tarde. No se mencionan los lugares de concentración para evitar que las fuerzas del orden acordonen las zonas y/o haya excesiva presencia policial. Solo se da la pista de que será en lugares céntricos o plazas importantes de las diferentes localidades de España. La nota dice literalmente: “Es el momento; dejemos de ser sumisos a normas ilegales; dejemos de ser borregos sumisos, demos la cara todos y exijamos nuestra libertad de decisión. Libertad para respirar el aire cien por cien puro, libertad para movernos por todo el territorio, libertad para abrazar a nuestros amigos y seres queridos”. No se puede expresar mejor el sentir de los ciudadanos despiertos. A este paso, los campos de concentración para insumisos tendrán que ser inmensos. ¡Lo conseguiremos! Aunque no se vea aún, el grano de mostaza ya está creciendo.

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Magdalena del Amo

Periodista, escritora y editora, especialista en el Nuevo Orden Mundial y en la “Ideología de género”. En la actualidad es directora de La Regla de Oro Ediciones.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído