ESTAMOS ANTE UNA ESTRATEGIA POLÍTICA GLOBALISTA Y NO ANTE UN PROBLEMA SANITARIO.

Concentración en Madrid por la libertad, contra las medidas anticientíficas y los bulos oficiales

Concentración en Madrid por la libertad, contra las medidas anticientíficas y los bulos oficiales

El domingo 16, la plaza de Colón de Madrid será una vez más escenario de reivindicaciones, esta vez sin partidos políticos, sin colores y sin banderas, únicamente con ciudadanos libres portando el estandarte energético de la libertad. Seguramente habrá personas de todas las ideologías y edades, dispares en muchas cuestiones, pero unidas por un sentimiento común: expresar nuestra repulsa ante la gran farsa global auspiciada por los “amos del mundo”, es decir, esa gente extraña y poderosa que maneja el poder desde la sombra, de los cuales nuestros políticos y científicos afines –incluidos los sanitarios— son sus marionetas, ejecutores de sus planes macabros, cosa que cumplen a la perfección a cambio de prebendas múltiples: unos por un simple pedazo de pan, otros por ascensos y premios, incluido el Nobel, y la mayoría por poder a perpetuidad, influencia y riqueza.

Aunque una de las reivindicaciones es la oposición al uso del bozal, vamos a ir con el tapabocas, no por sumisión, sino con el fin de no provocar enfrentamientos con las fuerzas del orden. Pido desde aquí, igual que lo han hecho las plataformas organizadoras ReVelión en la granja, La quinta columna, Médicos por la verdad y el propio abogado Luis de Miguel Ortega, que seamos lo más pacíficos y educados posible. No demos ningún motivo para que nos detengan, disuelvan la manifestación, o dar carnaza a los medios de comunicación al servicio del poder. Si nos piden el DNI, lo mostramos sin más. Eso sí, como en las mascarillas, de momento, no está prohibido escribir, podemos poner eslóganes reivindicativos. Es una original manera de transformar los inútiles barbijos en mini pancartas de utilidad.

Nos manifestamos contra todo el ritual covidiano bajo el paraguas de una gran estafa global de desinformación para instaurar una dictadura mundial. Lo de los medios no tiene nombre; es la antítesis del periodismo. ¿Dónde quedó el código deontológico? ¿En la misma papelera que el Juramento Hipocrático de los médicos? Nos manifestamos por responsabilidad. por obligación, en suma, por amor a nuestros congéneres anestesiados por tanto bombardeo mediático y político. Porque tenemos que contar al mundo lo que hemos ido descubriendo sobre el engranaje mortal en el que estamos instalados, en vilo, además, esperando a que nos llamen para inocularnos una vacuna sin testar, que además es innecesaria y muy peligrosa, según los datos de científicos y demás personal sanitario independiente. La vacuna sí es letal y no el virus. Nos manifestamos porque no queremos ser alimento de las farmacéuticas, ni que los rastreadores nos persigan para hacernos una prueba PCR que no sirve para detectar carga viral, pero que nos introduce en el bucle de contagiados con toda nuestra familia y contactos. Nos oponemos a que nos enemisten con la Policía, convirtiéndola en nuestro enemigo, multándonos por incumplir normas ilegales e indignas que no obedecen a criterios sanitarios, por mucho que repitan que sí. Exigimos al Gobierno y a su equipo de sanitarios, así como al resto de partidos de la oposición, que no sigan contándonos mentiras y haciendo el paripé con los contagiados, cuando saben que todo es falso, como ya han descubierto no pocos doctores nacionales e internacionales, solo para seguir con la estrategia de confinarnos o volver a las fases en septiembre. Exigimos que abandonen la dinámica de los decretos ley y del coladero de reformas por la puerta falsa. Exigimos a nuestras Cámaras de representantes que se revise la información científica sobre la red 5G y, por el principio de precaución, se conceda una moratoria como ya han hecho otros países. Rogamos que los médicos y sanitarios al servicio de la sociedad den la cara y cuenten la verdad, como ya están haciendo algunos. Reivindicamos el derecho a la libertad de expresión, a publicar nuestras opiniones sea por escrito, de palabra o por cualquier otro medio. Asimismo, exigimos libertad para que los profesionales de la salud expresen sus opiniones libremente, aunque sean contrarias a las oficiales. La ciencia siempre ha avanzado de la mano de los que dieron un paso adelante para mejorar el mundo. Por tanto, es justo que los médicos expedientados sean readmitidos en sus puestos respectivos. Por el bien de la sociedad, pedimos encarecidamente que  se haga una investigación oficial sobre el dióxido de cloro, que tantas vidas está salvando. Pedimos que los censores como maldita.es, maldito dato, maldita ciencia o maldito bulo, que se financian a costa del erario, sean catalogados como acosadores sociales y declarados “órganos non gratos”. Reivindicamos el derecho a poder aceptar o rechazar un tratamiento, como garantiza la Ley de Autonomía del Paciente, incluidas las vacunas, tanto para adultos como para niños. Con chip o sin chip. Reivindicamos, en definitiva, el restablecimiento de la libertad y los derechos contemplados en nuestra Carta Magna, que los políticos no hubieran podido restringir si no se hubiera declarado el “estado de alarma”. HE AQUÍ EL QUID DE TODO. Estamos ante una estrategia política globalista y no ante un problema sanitario. Todo lo expuesto, bien merece que nos juntemos en la plaza de Colón de Madrid el próximo domingo 16 de agosto, a las siete de la tarde. A ver si conseguimos el éxito de Berlín.

A todos los organizadores les decimos gracias y que Dios los bendiga. Y a todos los asistentes, les deseamos un día fructífero y lúcido, de paz y de lucha por el bien y lo justo. ¡Todos unidos! ¡Venceremos!

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Magdalena del Amo

Periodista, escritora y editora, especialista en el Nuevo Orden Mundial y en la “Ideología de género”. En la actualidad es directora de La Regla de Oro Ediciones.

Lo más leído