El chat de la vergüenza que revela 'ABC': «El juez nos preguntará si la licitación es una tapadera de una obra ya adjudicada»

Lo de Podemos apesta, el abogado no para de ‘cantar’ y a Pablo Iglesias le huele ya el trasero a pólvora

El abogado José Manuel Calvente, acusado por Iglesias de abuso sexual cuando comenzó a contra cosas, aportó al juez mensajes que parecen indicar que la adjudicación de las obras de la sede del partido estaba amañada

Lo de Podemos apesta, el abogado no para de 'cantar' y a Pablo Iglesias le huele ya el trasero a pólvora

Es un clásico en toda trama negra, pero en este caso no se trata de una amante despechada o de un contable mal pagado.

El que canta en Podemos y tiene histéricos a Pablo Iglesias y sus compinches es el abogado. Se llama José Manuel Calvente, tiene 55 años, nació en Valencia, estudió en Barcelona y está entonando ‘La Traviata’.

Su ‘trino’, como desvela este este 19 de agosto de 2020 el periodista Javier Chicote en ‘ABC’, ha sido entregar al juez un pantallazo de las conversaciones de chat que tuvo en su día con altos responsable de Podemos, que parecen indicar que la adjudicación de las obras de la sede del partido estaba amañada.

Calvente trabajó en Podemos de 2014 a 2019, y cada hora es más evidente que su despido, como abogado y responsable de Protección de Datos, ha sido un error fatal de Pablo Iglesias, implicado ya en tres causas judiciales instigadas por su exempleado.

La formación liderada por Pablo Iglesias fulminó a Calvente en diciembre de 2019, acusándolo de los delitos de hostigamiento, acoso laboral, acoso sexual y lesiones a la también abogada del partido Marta Flor Núñez.

La juez archivó recientemente la denuncia al considerar que no existían indicios de nada ilícito entre los mensajes cruzados entre Calvente y Núñez, pero el rencor que sembro esa disputado política, laboral y personal es inmenso. Y hay pocos sentimientos tan movilizadores como el rencor.

Calvente se ha convertido en un testigo de cargo letal para su antigua formación. El abogado, que sabe moverse en el mundillo de los pleitos, conoce de primera mano y desde  dentro todos los secretos e irregularidades de Iglesias y sus colaboradores más cercanos.

Y parece dispuesto a llegar hasta el final.

Este miércoles, revela Javier Chicote en ‘ABC’ que la empresa mexicana Neurona, utilizada por Podemos para sus campañas de manipulación política e imagen, carece de administrador en España y que los contratos suscritos con ella son como mínimo sospechosos.

El ocultismo del partido de Pablo Iglesias es sobresaliente y las indagaciones del juez que instruye su presunta financiación ilegal siguen a la espera de justificantes para determinar si hubo dirigentes del partido que actuaron como comisionistas, o si directamente se realizaron pagos ilegales en negro.

A priori, un comportamiento de «casta» de manual a manos de un partido cuya contabilidad real está en entredicho.

A su vez, la justicia ha constatado irregularidades en los pagos por la construcción de su sede en Madrid. De momento, Calvente ha denunciado ya que las obras empezaron antes incluso de su licitación y que se inflaron los costes del inmueble hasta en un 315 por ciento, sin documentación que acredite el porqué.

A Pablo Iglesias se le acumulan los conflictos y permanece desaparecido inflamando su victimismo desde las redes sociales. Eso sí, sin ofrecer explicaciones y alegando que ni siquiera puede disfrutar de unos días de vacaciones porque se siente perseguido y acosado.

En realidad, Iglesias tiene dos problemas: a sus mentiras a prueba de jueces, une una cobardía política impropia de todo un vicepresidente del Gobierno.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído