Jesús Romero Guillén: «La culpa siempre es de los otros»

Jesús Romero Guillén: "La culpa siempre es de los otros"

Nos vamos de vacaciones y la culpa es de los otros: de la Comunidad de Madrid, y la culpa es de los CIUDADANOS. ¡Basta ya de criminalizar a lo demás!

Aquí hay dos responsables, si me lo permiten, dos cabezas y dos títeres (o muchos más).

El hartazgo se está apoderando de los que aún intentamos pensar y reflexionar por nosotros mismos, haciendo oídos sordos a proclamas que pretenden convencernos de que dependemos de un salvador, cuando en realidad no deja de agravar el problema. Se nos llegó a contar que gracias a él (todo poderoso) se habían salvado 400.000 ciudadanos (o no sé cuántos). Imagino que se refiere a si además de medidas tardías, hubiese estado con los brazos cruzados; pero para eso no estamos pagando al Gobierno y a la Administración más costosa de toda la Democracia y de toda Europa, con ministerios que compiten por las competencias, o que carecen de ellas, y/o ministros que hacen “mutis por el foro” cuando más se les requiere.

Afortunadamente empiezan a oírse voces autorizadas e independientes, cuya participación es absolutamente necesaria, tienen/tenemos la obligación de hacerlo, de poner en beneficio de la sociedad nuestra experiencia y conocimientos. El pasado abril publicaba un artículo que rezaba: “Es la hora de los científicos y de la Cultura”, ¡pues eso!, y a la sociedad expectante hay que recordar que no es mera espectadora de un show. Una verdadera Democracia lo espera de nosotros.
“La Democracia también es tolerante en aceptar una dosis de injusticia para evitar nuevas injusticias” (Umberto Eco), pero aquí se están superando los límites admisibles.

Como dice Mario Vargas Llosa “… la diversidad de opiniones, la libertad de expresión y el espíritu crítico de sus diversos medios de comunicación son necesarios para medir y garantizar la salud democrática de un país”. Sin poder evitarlo me vienen a la cabeza determinadas imágenes bien recientes de nuestros hermanos bolivarianos donde por manifestar sus discrepancias, en ocasiones son asesinados en la vía pública o arrestados, con privación absoluta de libertad.

Exigimos “ser persona”, y así define María Zambrano a una sociedad democrática. Es decir, “aquella sociedad en la cual no sólo es permitido, sino exigido, el ser persona”. “Como la Democracia es el gobierno del pueblo, por el pueblo y para el pueblo” (Abraham Lincoln), “Cuando seamos todos culpables, tendremos la democracia”, nos dijo Albert Camus. Entonces, Presidente, acariciaremos la Democracia.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído