Manuel del Rosal: «¿Es España un país de mentirosos?»

Manuel del Rosal: "¿Es España un país de mentirosos?"

Para contestar a la pregunta basta con mirar hacia nuestro presidente. Seguro que él nos saca de dudas.

“En ningún momento de la historia del mundo, la mentira organizada se ha practicado con menos vergüenza, o por lo menos, gracias a la tecnología moderna, más eficientemente en una escala tan amplia, que por los dictados políticos y económicos de este siglo”. Aldous Huxley, escritor británico autor de la novela distópica “Un mundo feliz”

“Si no es bueno no lo hagas. Si no es verdad no lo digas. Serás feliz”

Con 28 años entré a trabajar en la multinacional norteamericana en la que terminé mi vida laboral tras 30 años de servicio a ella. Éramos 25 personas las que participamos en aquel curso durísimo durante tres meses. Terminados los tres meses y con ellos el curso, los que lo pasamos tuvimos que superar una última entrevista personal con el Director General, un norteamericano de unos cincuenta años. Fue una charla más que entrevista, al final de la cual me dijo lo siguiente: “En esta compañía se le puede perdonar casi todo, al fin y al cabo, somos seres humanos, no máquinas y, como tales, prisioneros de nuestras limitaciones y debilidades. Casi todo se le puede perdonar, menos una cosa: MENTIR. Ahora a trabajar y triunfar”

Parece ser que en Estados Unidos la mentira está muy mal vista; aquí en España, la mentira es el atajo permitido y, en muchos casos, aplaudido por nuestra sociedad para lograr algo. Al mentiroso que mediante su mentira consigue su objetivo, aquí en España, la sociedad, le llama “listo”; en otros países se le desprecia. ¡Como será de bien vista la mentira en España que el mayor mentiroso de su historia ocupa el cargo de presidente del gobierno! La cosa no queda ahí; todos los ministros de su gobierno mienten cada vez que hablan, la última mentira la ha protagonizado la señora Montero, ministra de Hacienda, y al decirla parecía levitar. La señora Montero ha dicho ni más ni menos que Rufián, Torra, Urkullu y Otegui apoyaran los PGE porque, “al igual que nosotros, aman a España” y lo ha dicho sin pestañear. Vamos a ver: si la sociedad, no solo no desprecia al mentiroso, sino que le alaba; ¿Cómo no va a votar un gobierno presidido por el mayor mentiroso que los anales de nuestra democracia registran y cuyo vicepresidente Iglesias, además de mentir se presenta como víctima?

La mentira está instalada en España desde hace siglos, pero es ahora cuando ha alcanzado reconocimiento oficial, pues son los que nos gobiernan los que mienten de forma continuada habiendo institucionalizado la mentira. Y en estos tiempos de crisis sanitaria y económica en que deberían haber sacado a la verdad del oscuro sótano de la Moncloa en que la tienen aherrojada con grilletes, han hecho todo lo contrario; le han apretado los grilletes para que ni siquiera pueda moverse. Mientras, el mentiroso presidente del gobierno señor Sánchez, el inefable señor Simón, el mediocre ministro Illa y todos los miembros del gabinete más mentiroso jamás conocido, mienten diariamente sobre la situación sanitaria y la económica. Y aquí uno no puede menos que preguntarse ¿cómo o como no la sociedad no levanta la voz ante tanta mentira? La respuesta la tenemos en que esta sociedad mentirosa no tiene fuerza moral – ella misma es la mentira – para presentar cara a quienes nos gobiernan desde la mentira cotidiana. Como dijo Enrique Jardiel Poncela refiriéndose a la sociedad española: “La sociedad es un ente podrido que se mantiene bajo el hielo de la hipocresía”

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído