Victor Entrialgo De Castro: «El control de los medios»

Victor Entrialgo De Castro: "El control de los medios"

Vivimos en un estado de “terrorismo informativo”, ha escrito Javier Marias. Sólo el control de los medios y un estado democrático que no merece tal nombre hace que el ciudadano español de bien proteste, grite y “casque la rabia” aquí y allá, pero tenga que aguantarlo todo.

¿Qué nos queda si no, dicen? Y dicen bien. Porque si una banda de indocumentados se hubiera hecho con el poder, se hubiera vuelta loca y nos llevara al abismo, el poder del pueblo que llaman soberano, no podría hacer nada. Que es lo que está pasando.

El control de los medios que padecemos, exacerbado desde el mes de marzo, consigue que la ciudadanía soporte el catastrofismo televisivo diario que primero escondió los muertos y ahora mata a los vivos, generando en nuestro país patologías sin cuento.

Sólo el control de los medios logra que el pueblo soberano tenga que soportar el ataque despiadado que, con el dinero de todos y ante la pasividad, si no complicidad del gobierno, está siendo orquestada frente a la Monarquia constitucional y contra el régimen constitucional de 1978, el mayor periodo de paz y prosperidad que ha tenido España a lo largo de más de cinco siglos de historia.

Tras la abdicación del Rey Juan Carlos, igual que con Franco, están ladrando quienes permanecieron callados durante cuarenta años y confunden el culo con las témporas, y están callados, muchos de aquellos que hasta hace cuatro días le alababan por haber recibido en su día el respaldo de La Corona.

En esa línea, y con la inestimable colaboración de la Fiscal General del Estado Dolores Delgado y su Churri, Baltasar Garzón, -los de Villariejo, Marlaska maricón, la justicia galáctica, los jueces “minoritarios” en Cuba y todo eso-, y hasta el “vicerresidente” de gobierno se permite participar en el oprobio que está sufriendo por parte de una “desocupada” jueza argentina uno de los artífices de la Transición, Rodolfo Martin Villa, un servidor del Estado, no como ellos que vienen a servirse de él, incluido él mismo que, por carambola inconstitucional, okupa hoy con una coleta, un pendiente, sólo descaro y una absoluta desfachatez la vicepresidencia del gobierno de la Nación.

Pero ladran también justamente ahora de paso, contra la institución de la monarquía y por tanto de Felipe VI. Ayer mismo un montón de “cacatúas” en Telecinco atacaban en la figura del Rey, con su verborragia incontinente, a la Nación entera.

Vivimos en un estado donde un prófugo de la justicia Curro Puigdemont, al mas puro estilo de los bandoleros catalanes, mucho peor que Roque Guinard en el Quijote, acaba de bajar de las montañas para llevarse la mitad de las ovejas del PdeCAT.

Y en el País Vasco, mientras Urkullu jura su cargo con respeto a la Constitución y a todas las instituciones legítimas del Estado, Ortuzar el presidente del PNV, dice que hay que buscarle acomodo a Euskadi en un nuevo Estado. ¿Se referirá a Francia?

Esta tomadura de pelo que estamos viviendo, que en el caso catalán incluye el pago con nuestro dinero de la campaña contra la Monarquia, incluyendo anuncios en Google, y en todas las redes sociales, incluye la pretensión de algunos de hacer de la fusión Bankia-LaCaixa el buque insignia de la banca pública para repartírselo y repartir los mismos errores del pasado: Aeropuertos sin aviones, créditos a los amiguetes, desplazamientos urbanísticos de los estadios de fútbol a las afueras de la ciudad y obras faraónicas inútiles en medio de las ciudades, cajas de ahorro de Extremadura en Santander, o de León en Almería.

Vivimos en un Estado pseudo democrático, con un legislación electoral ridícula, y hasta arriba de “mierda inconstitucional”. Por eso Jimenez Losantos pone el dedo en la llaga cuando dice que la figura retórica más necesaria hoy día es la repetición. No debemos cansarnos de repetir las cosas importantes.

Como la necesidad de que, si hay algún hombre de estado en la sala pública, dé un paso para unir a los hombres de bien en éste país, busque en las fuerzas constitucionales, con la serenidad pero la firmeza y el arrojo necesarios, los acuerdos necesarios para poner fin al bloqueo democrático que, a través del control de los medios, está sufriendo este país por parte de las fuerzas no democráticas y recoja toda esta basura inconstitucional que diariamente tenemos que soportar.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído