LOS VIRUS QUIMERA SON ARMAS BIOLÓGICAS Y ESTÁN PROHIBIDAS POR LAS NACIONES UNIDAS

Una pandemia de diseño, el desarrollo de una mentira en tiempo real (I)

Una pandemia de diseño, el desarrollo de una mentira en tiempo real (I)

Es el título del apéndice a la octava edición del libro Conspiraciones contra la humanidad que, con el sugerente subtítulo La agenda de los amos del mundo, publiqué con Salvador Freixedo en 2017. Así empieza el texto del apéndice:

Casi tres años después de la primera edición de este libro, aparece la “pandemia” anunciada, de la mano de un coronavirus de dudoso origen, al parecer, en un laboratorio de China, con ramificaciones en Estados Unidos. Sobre el origen del virus, los científicos no se ponen de acuerdo. Unos dicen que no existe, otros que no ha sido aislado, secuenciado y purificado según los postulados de Koch, mientras los partidarios de su origen artificial, es decir, un virus quimera, aseguran que, forzosamente, sus creadores de laboratorio lo conocen a la perfección.

El biólogo alemán Stefan Lanka asegura que el virus no existe, no solo el Sars-Cov-2, sino ningún otro. Sostiene que los virus son componentes vitales de las formas de vida simples, pero que no existen como tales en organismos complejos como los seres humanos, los animales o las plantas. Así lo sostiene la nueva biología. Curiosamente, el filósofo y antropósofo Rudolf Steiner ya en el siglo pasado sostenía la misma opinión.

A las autoridades les interesa decir que es natural, así pueden hacerlo mutar y manejarlo a su conveniencia hasta la vacuna o la serie de vacunas periódicas. Por eso se han dado tanta prisa en desprestigiar el Informe Yan, un estudio científico encabezado por la doctora Li-Meng Yan, la bióloga china, refugiada en Estados Unidos que huyó de Wuhan, cuyos compañeros desaparecieron por saber demasiado. El informe demuestra que el Sars-Cov-2 es una quimera, así se denominan los virus de laboratorio. Basándose en un esqueleto de coronavirus de murciélago han hecho una serie de modificaciones genéticas para poder pasar de animal a humano. Un virus de murciélago no puede pasar a los humanos porque hay lo que se denomina una “barrera de especie”. Según este informe, que coincide con opiniones de otros biólogos, entre ellos la del Premio Nobel Luc Montagnier, el virus tiene unas inserciones en su genoma para codificar la proteína espiga del genoma humano, codificada por el cromosoma siete, que es por donde entra a las células humanas. Esta modificación hace que esta proteína sea más activa y pueda penetrar más fácilmente. Ha habido una gran desidia en conocer la naturaleza del Sars-Cov-2 por parte de la oficialidad. No interesa la verdad. El pretexto para rechazar el informe es que ha sido realizado por la Rule of Law Society, organización neoyorkina que preside Steve Bannon, nada menos que uno de los directores de campaña de Donald Trump en 2016. A manera de paréntesis, casi la única esperanza de que la verdad sobre toda esta crisis salga a la luz es que Trump gane las elecciones.

La científica china, que prestaba sus servicios en el laboratorio de Salud Pública de Hong Kong, es un testigo clave en cuatro demandas colectivas multibillonarias, interpuestas en California, Florida, Nevada y Texas contra el gobierno comunista chino, por “negligencia, alteración del orden público y responsabilidad estricta por realizar actividades ultrapeligrosas”. La cosa está andando.

Aunque algunas corrientes consideran que la naturaleza del virus no es importante, sí lo es, dado que si es una quimera de laboratorio, a medida que se va transmitiendo, va perdiendo las secuencias genómicas no humanas, porque el organismo tiene sus mecanismos para reparar el ADN y el ARN. Este hecho es muy importante a la hora de analizar la información oficial, porque podría estar a punto de descubrirse el embrollo. Llama la atención que no les preocupe que se estén fabricando quimeras, o sea, armas biológicas, porque de eso estamos hablando, y eso se llama bioterrorismo. Es paradójico que estas armas estén expresamente prohibidas por las Naciones Unidas, el eje de todo esto.

En cualquier caso, son preocupantes los efectos potenciadores que activan los virus o los hacen más peligrosos, efectos que además dañan y deprimen nuestro sistema inmunitario. Y más terrible que todo esto es el futuro que estos seres despiadados tienen programado para la humanidad, que ya ha empezado a ser presente.

A partir de la declaración de pandemia por la OMS, entramos en el escenario de una gran mentira global, seguida en tiempo real en todo el mundo. En el 2009, se cambiaron los estándares para decretar el estado de pandemia. Antes de esta fecha era necesario un número de fallecidos en varios países. Ahora, para declarar estado de pandemia basta con que un determinado patógeno haya traspasado las fronteras, sin importar la tasa de mortandad. Es decir, antes de 2009, esta situación no sería de pandemia.

En medio de la maraña, en este apéndice pretendo dar una explicación alternativa a las variadas directrices “políticas” que se han ido imponiendo por los diferentes gobiernos, a través de sus organismos sanitarios, siguiendo las órdenes preestablecidas por las élites globalistas, y descubrir sus cartas. Se trata de analizar a dónde quieren llevar a la raza humana o en qué quieren convertirla con el pretexto de esta “gravísima” enfermedad denominada Covid-19.

Los protocolos de confinamiento, cuarentenas, aislamiento, uso de mascarillas y cierre de empresas y colegios, así como las diferentes fases de la desescalada, qué sectores deberían cerrar y, posteriormente, abrir, así como las frases “yo me quedo en casa”, “juntos saldremos reforzados”, o incluso el aplauso de la tarde a los sanitarios y el bombardeo mediático, bajo los epígrafes de “controlar el mensaje” e “inundar la zona” se elaboraron antes de 2019. Fueron redactados por una serie de organismos entrelazados con la OMS y agrupados en la “Junta de Vigilancia Mundial para la preparación” (GPMB, por sus siglas en ingles). ¡El nombrecito se las trae! Esto cuadra con el documento filtrado de las exportaciones de kits de prueba Covid del Banco Mundial a diferentes países, en los años 2017 y 2018.

Oficialmente se dice que se siguió el modelo de Neil Ferguson –apodado el profesor cuarentena— del Imperial College de Londres, adoptado sin discusión por la OMS, a pesar de la opinión en contra de Oxford, en el que se pronosticaba una tasa de mortandad similar a la de la gripe española. Sin embargo, aquí no cuadran las fechas. Interpretamos que, como interesaba crear alarma –si no, hubiera sido imposible la crisis—, probablemente Ferguson fue un peón más, al que se le encargó un trabajo con la conclusión elaborada (cosa muy común en las alturas). De ahí el error, atribuido al programa informático. En la traducción de estos protocolos para todo el mundo hispanoparlante ha participado The Firm, de McKinsey & Company, con sede en Madrid, que, según algunas fuentes, tiene lazos con Rockefeller.

A lo largo del libro hemos expuesto el papel de la OMS y su financiación por parte de conocidas farmacéuticas y, en especial, de la Fundación Bill & Melinda Gates; hablamos sobre el gran montaje del cáncer y los médicos perseguidos por atreverse a curarlo; expresamos nuestro punto de vista sobre el abuso de las vacunas y nuestra desconfianza sobre algunos de sus componentes, asó como  sobre la persecución a los médicos que investigan sobre sus efectos secundarios; dedicamos un espacio a las plantas prohibidas y otros productos de gran eficacia, así como a las terapias complementarias; informamos sobre la implantación de la tecnología 5G y el gran peligro de la contaminación electromagnética para la salud; advertimos sobre los chemtrails y todo los venenos que están aspergiendo; hablamos sobre el cambio climático que las élites están provocando, sobre la geoingeniería del HAARP y la manipulación del clima como arma de guerra, y también lo hicimos sobre los transgénicos; sobre la ideología de género y todos sus flecos totalitarios; sobre la erotización de la infancia; sobre el sexo descontrolado  como arma de manipulación y de animalización del ser humano; insistimos en las crisis financieras de diseño y en las amenazas para crear incertidumbre, caos y miedo; incidimos también en la colaboración de los grandes medios de comunicación en la expansión de las grandes mentiras globales con el fin de crear una línea de pensamiento único;  hablamos, en definitiva, sobre el interés de las élites globalistas en reducir la población mundial, y advertimos sobre los virus de laboratorio y la manipulación de las pandemias con el objetivo de establecer un sistema de control total de cuerpos y mentes. En definitiva, tratamos los diferentes flecos del Nuevo Orden Mundial, ahora, bajo el eufemismo oficial de “nueva normalidad”, una aproximación a lo que vendrá, si no lo evitamos. Y en esto estamos ahora. No es fácil, porque el grado de sopor sobrepasa lo razonable. Estamos programados para creer todo lo que viene del sistema, lo cual nos hace completamente indefensos. ¡Cómo va a mentirnos la OMS, cómo un Colegio de médicos va a regirse por intereses y no va a permitir a sus colegiados exponer conceptos sanitarios y expresar sus conclusiones en base a la evidencia! Pues esto está ocurriendo. La OMS miente, y los médicos están siendo amenazados,  sancionados, suspendidos de empleo y sueldo, y  demonizados por cumplir con el Juramento Hipocrático.

Hace tan solo unos meses, cualquiera de las medidas tomadas por los gobiernos hubiera sido motivo de manifestación y rebeldía. Sin embargo, la sociedad las ha asumido mansamente sin cuestionarse siquiera la maldad que se esconde tras ellas. La denominada “nueva normalidad” ha llegado para quedarse si no conseguimos que la Resistencia se alce con el triunfo. Científicos, médicos, psicólogos, biólogos, periodistas, abogados, policías y otros colectivos, están trabajando por la verdad y el despertar social. A pesar de tenerlo casi todo en contra, mantenemos viva la esperanza y seguimos en la lucha, con el convencimiento de estar trabajando por el bien y lo justo, y de que la victoria será la gran recompensa. La lucha que libramos en este plano es el espejo de la gran batalla que está teniendo lugar en las alturas. Las entidades oscuras parecen llevarnos ventaja, pero la luz se impondrá a las tinieblas. Estoy segura. (Continuaré en un próximo artículo).

(Del apéndice a la octava edición de Conspiraciones contra la humanidad. La agenda de los amos del mundo, Salvador Freixedo y Magdalena del Amo, La Regla de Oro Ediciones, Madrid, 2017)

NOTA. Si algún youtuber desea reproducir este texto o parte de él para la locución de su vídeo, debe pedir autorización y citar la fuente al principio de la narración.

gcomunicacion@laregladeoroediciones.com

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Magdalena del Amo

Periodista, escritora y editora, especialista en el Nuevo Orden Mundial y en la “Ideología de género”. En la actualidad es directora de La Regla de Oro Ediciones.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído