Jose Maseda Garcia: «¡Jo tía, esta película no mola, falta la rubia!»

Jose Maseda Garcia: "¡Jo tía, esta película no mola, falta la rubia!"

Me he pasado media vida con los niños, son divertidos, naturales, dicen lo que piensan, ven el mundo en sistema referencial Disney con los buenos sufriendo las granujadas de los malos, las chicas guapas a reventar, los chicos macizos, valientes y luchando contra la maldad innata de esos personajes horribles. Les crean tensión pero saben que al final los vencerán, se casará la princesa y serán todos felices en un país paradisíaco.

En mi generación teníamos las películas del oeste, los mismos mitos, a mi lo que más gustaba era la rubia y el salón porque parecía el único sitio divertido.

De mayor me seguían gustando las rubias y más con la represión sexual que nos impuso la iglesia diciéndonos que la mujer era el medio que usaba el diablo para llevarnos al infierno, aunque para ser justo, en mi pueblo hacían una excepción, hacer el amor no era pecado, era un milagro; si algún amigo de acercaba a la puerta infernal, que era lo más que se permitía en la época, lo comentaba como un logro de titanes, siempre manteniendo el anonimato de la tentadora porque éramos caballeros, y la pandilla lo celebrábamos con cierta envidia alegrándonos por él como si hubiéramos ganado el mundial, meta que considerábamos inalcanzable, si alguien nos hubiera dicho que alguna vez que lo lograríamos lo hubiéramos tirado al pilón por majara, hoy nos mandarían a todos al psicólogo por semejante maltrato hacía un amigo.

Me pasó algo horrible, maduré, y me di cuenta que todos tenemos algo de bueno y algo de malo, no lo comprendía, me hizo falta leer algo sobre la condición humana, me iluminó la obra de los hermanos karamazov de Dostoyesvski, al final superé mi frustración al ver que somos como la naturaleza como dirían mis niños que vivimos en un mundo multicolor del que podemos disfrutar.

No tengo tele, tengo mejores cosas que hacer, porque considero que éste sí que el medio de llevarme al infierno de la intolerancia y el tedio, soy mayor y debo disfrutar mientras pueda de todo lo bello de la vida, entre esas cosas se en encuentra la lectura.

Al grano, veo algunas noticias en el móvil y hay personajes que me recuerdan a mis pequeñines, hay uno que como no sé cómo se llama que diría la sabia Milá le denomino “el entaraó” , ha leído mucho pero si pudiera hablar con él le comentaría que sería aconsejable que comprendiera lo que lee, en todas las clases había alguno así pero más modesto y con mejor intención,generalmente lo hacía para llamar la atención, no creo que “el enteraó” tenga las mismas intenciones.

Otros son mas equilibraós, no pierden su pose de intelectuales decimonónicos, hablan despacio y bajito y escriben con mucha soltura, se parecen a los cronistas reales, siempre alabando el poder, no los critico, los pobres tendrán muchas letras que pagar . Les pondrán el nombre de alguna calle y serán recibidos y agasajados por ministros y gente de bien.

Los hay los que se creen revolucionarios pero terminan siendo unos revoltosos, se creen que ven lejos como Newton porque consideran que van a hombros de gigantes y se confunden de hombros, van encima de los Salieris, confunden el ruido con la auténtica música.

No sigo describiendo a estos supuestos intelectuales, digo supuestos ya que es matemáticamente imposible que aporten luz cuando siempre alaban al poder y nunca ven erróneas ninguna de sus medidas; yo les llamo los Bartolo por “aquel que tenía una flauta con un agujero sólo y a todos daba la lata con la flauta de Bartolo”, en su caso la guerra civil, prefiero pensar en Unamuno que se enfrento al rey Alfonso XIII con un par al considerarlo responsable de la muerte de miles de españoles en el desastre de Annual lo que le costó dejar de ser rector de la universidad de Salamanca y ser deportado a Fuerteventura (isla maravillosa), los franceses no entendieron semejante medida, ¿cómo podía el gobierno castigar a un intelectual de su talla?, si vieran nuestros programas actuales de la tele lo entenderían perfectamente; el director del Quotidien se lo llevo a París, como hacen ahora con todos nuestros investigadores, se negó a volver durante la dictadura de Primo de Rivera pero como añoraba España, se instaló en Hendaya.

La República, considerando su talla intelectual, no estoy seguro yo creo que era por oponerse a la dictadura, me acabo de arrepentir ¿cómo iban a tener los buenos buenísimos esas intenciones?, pido disculpas, lo volvió a nombrar rector, compruebo en internet que lo destituyeron por segunda vez, no iba descaminao, parece que no les gustaban las críticas, por cierto, mejor lo hubieran hecho si hubieran escuchado a los intelectuales de verdad y no a los lameculos de turno.

Franco lo volvió a nombrar rector pero no consiguió convertirlo en un pelota por lo que se enfrentó a Millán-Astray delante de la mujer del Caudillo y miles de combatientes que portaban armas, diciéndoles, me imagino con el aplomo de un sabio, la conocida frase de “Venceréis pero no convenceréis”

Sigo siendo un don nadie, pero no hay que ser muy inteligente para saber que tanto en la guerra como en cualquier situación de la vida las personas tenemos por nuestra naturaleza proporciones de bondad, maldad, generosidad, egoísmo…y, si a eso añadimos las circunstancias que nos condicionan a veces de forma exagerada, es imposible dividir los grupos humanos en buenos y malos.

Tengo una pregunta para vosotros: ¿los millones de españoles que vivimos el franquismo éramos malos y, si no lo éramos, nos comportamos como unos cobardes ya que murió en la cama? ¿y los millones que lo vitoreaban y los que lloraron su muerte?, podéis verlo en internet antes de que lo borren.

No voy a dar mi opinión, ya os he dicho que soy un don nadie y tuve la suerte de no vivir aquella negra época, os daré la opinión de una republicana, Clara Campoamor, que consiguió la aprobación del Congreso para que votaran las mujeres, perseguida por el franquismo y exiliada, la cual en su libro “La revolución española vista por una republicana”

Escribió sobre la Segunda República

“Al haberse impuesto definitivamente los métodos anarquistas, desde mitad de mayo hasta el inicio de la guerra civil, Madrid vivió una situación caótica; los obreros comían en los hoteles, restaurantes y cafés, negándose a pagar la cuenta y amenazando a los dueños cuando aquellos manifestaban su intención de reclamar la ayuda de la policía”

“ Las mujeres de los trabajadores hacían sus compras en los ultramarinos sin pagarlas, por la buena razón que les acompañaba un tiarrón que exhibía un elocuente revolver. Además, incluso en pleno día y hasta en el centro de la ciudad, los pequeños comercios eran saqueados y se llevaban el género amenazando con revólver a los comerciantes que protestaban”

“! La guinda de ese encantador caos la constituían cinco o seis bombas de dinamita que cada día los huelguistas colocaban en edificios en construcción para hacerlos saltar por los aires!”

“ Se ocuparon tierras, se propinaron palizas a los enemigos, se atacó a todos los adversarios, tildándolos de “fascistas”, Iglesias y edificios públicos eran incendiados, en las carreteras del Sur eran detenidos los coches, como en los tiempos del bandolerismo, y se exigía a los viajeros una contribución en beneficio del Socorro Rojo Internacional”

“Con pueriles pretextos se organizaron matanzas de personas pertenecientes a la derecha.”

Parece ser que había de todo en viña del Señor, ni todos eran buenos, ni todos eran malos; esta imagen me convence, refleja más la realidad humana.

Gracias a Dios no lo viví, lo que sé, lo sé de oídas, por lo que mi testimonio es de baja calidad, tenía un familiar que, junto a otros republicanos, entraron en la catedral de mi ciudad y nos contó que había cogido las enaguas de la virgen, yo nunca dije nada pero siempre pensé en aquellos que se quedaron con las joyas y los libros, muchos de los cuales eran incunables, los dirigentes incitaron a los ignorantes para, una vez más, obtener un beneficio personal.

Tengo familia republicana y puedo asegurar que eran honrados y valientes, arriesgaron su vida para que el comunismo lo sacara de la miseria, tienen todo mi respeto, el problema estuvo en que el gobierno no frenó estos actos lo que provocó en gran parte de la población el miedo, llegando a pensar que, dado que no hay ley, tenemos que defendernos. !Una pena!

No escucharon a los intelectuales, montaron, una vez más la película de buenos y malos como hacen hoy en día, prefirieron simplificar hasta límites grotescos, no penséis que estamos mejor ahora, llevan años simplificando los conceptos en el sistema educativo actual, prueba de ello es que obtiene titulación con suspensos, engañan a los padres dándole a sus hijos títulos y no conocimientos, como muestra de actualidad la opinión de Mercedes Milá sobre el doctor Cavadas y no quiero hablar del daño que hacen los programas basura.

Sobre esto Clara Campoamor opinaba “ La división, tan sencilla como falaz, hecha por el gobierno del Frente Popular entre fascistas y demócratas para estimular al pueblo no se corresponde con la verdad. La heterogénea composición de los grupos que constituyen cada una de los bandos demuestra que hay al menos tanto elementos liberales entre los alzados como antidemócratas en el bando gubernamental”

!Cuánto daño hace la manipulación del poder que primero clasifica a los supuestos grupos para luego intentar callarlos! Es muy fácil, si no piensas como yo quiero, eres un “fascista” y muchos reprimen su libertad de expresión por miedo, dejan de ser libres, se convierten en autoesclavos.

Clara tenía malos presagios para después de la guerra “ E incluso más allá de la guerra el porvenir parecía sombrío. Se vislumbraba con demasiada claridad que el triunfo del gobierno no sería el triunfo de un régimen democrático dentro del cual el ciudadano gozaría de libertad”

“Sería una época de enfrentamientos internos, de luchas sangrientas entre los grupos obreros con distintas ideologías que se disputarían el poder y la gloria de instaurar en el país regímenes opuestos: el comunismo bolchevique o el libertarismo anarquista….El resultado sólo puede ser una dictadura del proletariado, más o menos temporal, en detrimento de la República Constitucional”

Nuestra historia no es un cuento de buenos y malos sin rubia ni salón, es un problema poliédrico con muchas caras y aristas, muchas de las cuales fuimos limando durante el franquismo y logramos, entre vuestros buenos y malos, nuestra actual democracia con la que hemos convivido en paz y libertad , no abramos otra vez la caja de Pandora; por cierto, vigilemos a los políticos porque muchos son alérgicos a la misma y manipulan todo lo que pueden, sobre todo la justicia, puedo equivocarme pero veo a los Pujol de vacaciones, y los que se gastaron millones de los parados andaluces, algunos en coca y putas, comiendo con ministros o con delitos prescritos mientras a nosotros nos persiguen por cualquier multa de aparcamiento. Seguro que nos meten en la cárcel si robamos las enaguas y al ladrón de libros le dan un cargo.

Me gustaría que los intelectuales superáis vuestros miedos, sé que el poder es inmisericorde con los disidentes y que os jugáis el pan de vuestros hijos, pero os garantizo que si hacéis una piña, se acobardan, tenéis mucha fuerza, sois los faros del pueblo y si le mostráis dónde “ va desnudo el rey ” serán ellos los acobardados pero debéis ser creíbles, no lo seréis con una versión simplona de la realidad, hay que mostrar las caras y aristas de los problemas. Proyectar la película de la vida inspirados en “El padrino” y no en una mala del Oeste porque, aunque salga la rubia, podremos decir: !Jo tía, esta película no mola, no es creíble !

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído