Victor Entrialgo De Castro: «De brazos cruzados ante el golpe de Estado»

Victor Entrialgo De Castro: "De brazos cruzados ante el golpe de Estado"

En España se está llevando a cabo un golpe de Estado continuado y la gente continúa sin darse por enterada.

Uno lo entendió así y lo repitió ad nauseam, desde el mismo momento en que Pedro Sánchez accedió al poder a través de una moción de censura el 1 de junio de 2018, manifiestamente inconstitucional, apoyándose en individuos y partidos que habían declarado el 27 octubre de 2017, una República dentro de la Monarquia constitucional.

Sigo sin entender la tibieza que siguió a aquellos dias, y la que continúa acompañando nuestra perplejidad. No será para tanto, decían entonces algunos.

Que todas las televisiones hayan quedado en éste país en manos de la izquierda gracias a Rajoy y Soraya, no es óbice para darse cuenta de que vamos, como han advertido venezolanos, ecuatorianos o bolivianos, hacia un régimen sin libertades ni medicamentos, de los que sus ciudadanos siguen intentado escapar sin éxito.

Todo igualitarismo acaba negando la libertad y la política. Mientras en el Estado somos jurídicamente iguales, en la sociedad deben respetarse las diferencias que permiten las creaciones, las creencias, las expresiones, las empresas, la realización personal.

La democracia no es solo una forma de estado o de gobierno sino una forma de vida que debe respetar “la soberanía del individuo”, que debe permanecer alerta frente a los múltiples peligros y tendencias totalitarias de la sociedad de masas. La democracia, como invención permanente, frente a los totalitarismos ya conocidos, amenaza para las libertades del individuo, como los que hoy mismo acechan latentes la política y la geografía españolas.

Es evidente que los podemitas deben su ser al apoyo de potencias extranjeras y solo un país de pandereta con un felón de presidente permite la entrada de agentes al extranjeros en el propio Gobierno de la Nación y, por si ello no fuera bastante, hasta en sus servicios secretos. Algún día tendrán que responder por ello.

Y en éste momento, escondido en el desconcierto de la pandemia, el peor gobierno de la historia de España, agrava dia tras dia las tragedias y nos conduce al borde del abismo. Ahora determinando los tiempos de la justicia, que paradójicamente castiga con más pena al mayor de los ladrones que al mayor de los asesinos, terroristas o golpistas, por los dramas causados o los inimaginables que habrían causado de no ser detenidos a tiempo.

Lamentablemente, en el momento más difícil de la historia reciente, los españoles tenemos un gobierno de palmeros sin identidad conducido por un enfermo de ambición y de sí mismo que no se inmuta con las tragedias que se agravan a su paso, -de ahi su psicopatología evidente-, mientras se contonea en su deambular amanerado, ebrio de sí y girando como una peonza hasta donde aquel dia le convenga, sin que le importe lo más mínimo arruinarnos a todos.

Entonces, como en una tómbola de pueblo, saca de algún trastero una mesa de diálogo, una panterina rosa o incluso un confinamiento, y asi ha sido perfectamente retratado incluso por el inhabilitado Torra, porque «la verdad es la verdad dígala Agamenón o su porquero».

Los ataques a las instituciones democráticas que han proporcionado el mayor periodo de estabilidad en toda la Historia de España se suceden uno tras otro. Así con la Monarquia o el poder judicial, que van a “arreglar” el defraudador Echenique y la Señora Lastra, a cuyo curriculum académico y laboral donde pone “nada”, ella ha añadido, «activista” desde el parvulario.

El pueblo soberano español está haciendo dejación de su soberanía. La gente que está viendo recortadas sus derechos y libertades un día tras otro, (Madrid ha sido tomada y anulada su autonomía con datos falsos) no se da por aludida. Y la irresponsable oposición, en lugar de ponerse al servicio de la Nación, sigue enredada en sus estrategias partidistas, sin reparar en que cuando el pueblo soberano ha querido hacer algo, como ha sucedido en la Venezuela de Maduro, ya era demasiado tarde.

Para los comunistas, son dictaduras fascistas todos aquellos regímenes políticos donde no gobiernan ellos. En cambio el infortunio de los países comunistas consiste en la ausencia total de esperanza. Ahí es donde los mezquinos dirigentes del Sanchismo nos pueden llevar, queriendo o por mera estupidez.

Por eso, igual que en los confinamientos selectivos la Brigada Militar de emergencias está haciendo una labor ejemplar, así de selectivas deberían ser las acciones para garantizar el cumplimiento efectivo de la Constitución e impedir la usurpación diaria de la Soberania del pueblo español.

¿O es que el art 8 de la Constitución, ratificado por el pueblo víctima de esa usurpación, y previsto para hacerla efectiva cuando sea preciso su cumplimiento, es un mero adorno retórico?

Sirviéndose de la pandemia, en España se está llevando a cabo un golpe y algunos siguen sin enterarse.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído