La penúltima chorrada de la consorte de Pablo Iglesias

El Ministerio de Irene Montero denuncia la ‘opresión del color rosa’ sobre las niñas españolas

En informe titulado ‘Publicidad y campañas navideñas de juguetes: ¿promoción o ruptura de estereotipos y roles de género?’

El Ministerio de Irene Montero denuncia la 'opresión del color rosa' sobre las niñas españolas
Irene Montero (PODEMOS) PD

Sería de coña si no lo pagase el sufrido contribuyente español y no estuviéramos inmersos en una crisis pavorosa, que dentro de pocos meses se traducirá en millones de parados y cientos de miles de pequeñas y medianas empresas en ruina.

Lo del Ministerio de Igualdad es de aurora boreal. Lo que más sensato, habida cuenta de la deriva del Departamento de Irene Montero, ministra consorte, sería cerrarlo.

Y no porque la igualdad no sea un loable objetivo, sino porque ese ministerio ha confundido la defensa de un derecho fundamental con un circo.

Lo último ha sido denunciar la opresión del color rosa, porque crea estereotipos y cosifica.

De ahí que Irene Montero y su equipo directivo se hayan lanzado a una campaña de exterminio de lo rosa que roza el delirio.

Los empresarios, señalados por Igualdad

El Ministerio de Igualdad había advertido severamente a un empresario que fabricaba placas para camas infantiles.

En la de los niños, rezaba un lema: «Aquí duerme un superhéroe». En la de las niñas, «Aquí duerme una princesa».

Para Igualdad, el empresario había cometido poco menos que un delito de lesa humanidad. Ahora, en un nuevo giro de tuerca, el departamento se lanza contra el rosa, color que «oprime y reprime» a las niñas, que caen rendidas ante la seductora puesta en escena de los anuncios de juguetes cosificadores.

Hay que estar preso de un sectarismo feminista sin límites para concluir que un traje de princesa rosa es un atentado contra las niñas, pobres víctimas de estereotipos sexistas.

Esa visión totalitaria de las responsables del Ministerio de Igualdad es un peligro, porque sólo desde una concepción enfermiza de la ideología de género se puede llevar la igualdad al extremo tan pernicioso al que lo están llevando Irene Montero y sus directoras generales. Así no se logra la igualdad, así se pervierte su fin más noble y se hace un daño atroz.

Ha llegado el momento de decir basta y plantarse ante el demencial plan promovido por un ministerio que, además de dilapidar el dinero de los españoles en campañas surrealistas, se ha subido a lomos de la dictadura del feminismo radical.

Y a nuestra cuenta, porque ellos y sus amigos trampean con Hacienda, no pagan la Seguridad Social de sus asistentes, se benefician de becas ‘Black’, meten de matute millones procedentes de la dictadura venezolana y cobran de los ayatolas.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído