DOCTOR FAKE Y LA FALTA DE EMPATÍA

Pedro Sánchez se sube el sueldo y aumenta el gasto mientras deja irse a la ruina a millones de españoles

El Gobierno socialcomunista se aplicará la subida de sueldos pactada para los funcionarios

Pedro Sánchez se sube el sueldo y aumenta el gasto mientras deja irse a la ruina a millones de españoles
Pedro Sánchez. PD

Hace falta ser golfo para subirse el sueldo con la que está cayendo. Pues el socialista Pedro Sánchez lo acaba de hacer.

El Gobierno socialcomunista se aplicará la subida de sueldos pactada para los funcionarios, un incremento del 0,9% que afectará al presidente y sus ministros.

No les tiembla el pulso en estas cosas a los dirigentes del PSOE o de Podemos. En el verano, en medio de la catástrofe general, se fueron de vacaciones a cuenta del contribuyente y hasta se llevaron a sus amiguetes a comer langostinos ‘públicos’ a sitios como Doñana.

Un día después de conocer que los Presupuestos, en plena pandemia y con la economía devastada, contemplan una subida de impuestos indirectos, que afectarán a todos los contribuyentes, y una mayor carga fiscal para las empresas, el Ejecutivo decide incrementarse la nómina, pese a que los sueldos de diputados y senadores permanecerán congelados.

Resulta sencillamente indecente y supone un insulto en toda regla a los españoles.

Sánchez e Iglesias demuestran una falta de sensibilidad sin precedentes. El escudo social se lo han aplicado a sí mismos, dejando a la intemperie al resto.

En un momento en que por una elemental cuestión de dignidad política, lo lógico sería que Pedro Sánchez y sus ministros se bajaran el sueldo, lo que hacen es subírselo.

La ejemplaridad del socialcomunismo es así y su recta es muy clara: para nosotros, más sueldo; para el pueblo, miseria. Ahora se entiende que Sánchez e Iglesias calificaran los Presupuestos de sociales, solidarios y progresistas.

La solidaridad y el progresismo empiezan por uno mismo, de modo que ellos se han puesto a cubierto y a los demás los han dejado tirados, acribillados a impuestos, obligados a resistir sin ningún tipo de ayudas del Estado, porque las ayudas se las han repartido entre ellos.

Es un escándalo mayúsculo, un intolerable agravio, una exhibición de indignidad, una lección de inmoralidad, un burdo gesto de desprecio al sacrificio del pueblo español, una portentosa demostración de egoísmo, una desvergüenza que en cualquier otro país del mundo provocaría que la gente se echara a la calle.

Sánchez e Iglesias se han convertido en dos caciques totalitarios que han hecho de la política un negocio.

No es tolerable que mientras millones de empresas y familias españolas luchen desesperadamente por salir adelante en mitad de la tormenta, el Gobierno socialcomunista se blinde de la crisis subiéndose el sueldo.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído