Manuel del Rosal: «PGE: El impuestazo»

Manuel del Rosal: "PGE: El impuestazo"

Los regímenes socialistas comunistas aman la pobreza y a los pobres; para verificarlo basta con ver como los multiplican en cada país que gobiernan

Con puesta en escena de Iván Redondo y bajo su dirección, Pedro Sánchez y Pablo Iglesias presentaron los PGE como si de un tráiler de película se tratara. Ambos, acunándolo entre sus manos, como si de un hijo de ambos se tratara, lo presentaron en sociedad. En esta ocasión no hubo música de Beethoven.

La película de los PGE es una película de terror y Pedro y Pablo semejan dos payasos como el de It que quieren meter las manos en nuestros bolsillos para dejarlos más secos que la mojama al igual que aquel dejaba secos de sangre a sus víctimas. Fíjense que nada más ser presentados el Ibex ha bajado en dos jornadas el 5% y lo que te rondaré morena. Los analistas hablan mal de los presupuestos y aventuran años de miseria. Sin embargo, Pedro y Pablo aseguran que con estos PGE que van a generar los mayores impuestos de la democracia, en España la pobreza desaparecerá, la riqueza inundará los hogares de los ciudadanos, las fuentes manarán leche y miel, el paro pasará a ser un mal sueño superado y España será ejemplo para el mundo de como un país, no solo superó la pandemia maldita, sino que, a pesar de ella, pasó de la ruina a la abundancia por la aplicación de unos PGE “sociales”

Cuando un gobierno social comunista llama “sociales” a cualquier cosa, los ciudadanos deberíamos echarnos a temblar. Todo lo social salido de los gobiernos socialistas comunistas a lo largo de la historia, ha generado pobreza y miseria; y eso es debido a que para esos gobiernos lo social consiste en repartir pobreza al pueblo mientras ellos meten la mano en la caja, controlan el dinero y las inversiones desde el poder político para hacerse con todo el poder económico; el arma definitiva como la llamó Revel en su libro “El Estado megalómano” o como dijo Lenin: “Todo el poder para los soviets más la electrificación del país. Eso es el comunismo”.

Del impuestazo de Pedro y Pablo no se libran ni las chuches de nuestros niños, pues a todo lo que lleve azúcar será víctima del impuestazo. Se comenta que Pedro y Pablo entraron en discusión si aplicar o no este impuestazo demencial y nocivo a la respiración de los ciudadanos, es decir, un impuesto por respirar. De momento no ha sido llevado a efecto porque les resulta difícil calcular cuánto oxigeno inhala cada ciudadano y, además, resulta caro aplicar un contador inteligente de gasto de oxígeno en cada uno de nosotros. No está desechado, solo aparcado.

Los ingenuos ciudadanos que crean que con estos PGE “sociales” el impuestazo lo van a pagar los que Pedro y Pablo llaman ricos, se equivocan. Según las estimaciones de los economistas, solo el 10% del importe total de lo que se va a recaudar vendrá de los “ricos”, el 90% lo pagaremos los de siempre: el pueblo, ese pueblo al que Pedro y Pablo dicen defender porque nos van a dar unas míseras limosnas mientras ellos, al subir el sueldo de los funcionarios el 0,9%, ya se lo han subido a sí mismos, pues son funcionarios del Estado.

Que nadie se sorprenda de que en España la pobreza aumente entre la población en los próximos años, que nadie se sorprenda de que en España y a pesar de estos PGE social comunistas, los ricos sean más ricos y los pobres más pobres.

Que nadie se sorprenda si España camina hacia un Estado clientelar y subsidiado donde el reparto de pobreza sea su seña de identidad. Nadie puede sorprenderse porque somos nosotros los ciudadanos los que hemos propiciado que un gobierno socialista comunista se instale en la Moncloa. Si analizamos porque hemos llegado a esto, vemos que ha sido porque gran parte de los ciudadanos apuestan por un subsidio antes que por un trabajo, aunque ese subsidio solo les permita cubrir sus necesidades básicas, aunque ese subsidio sea el hueso que en el banquete del gobierno tiran a los pies de unos ciudadanos agachados bajo la mesa para llevárselo a la boca, como ha sido siempre y será en los regímenes autoritarios, en los regímenes socialistas comunistas que encuentran en la miseria y la pobreza del pueblo su sustancia para estar en posesión del poder, por eso estos regímenes aman tanto a los pobres y los multiplican ya que estos son la savia que alimenta el árbol de su poder despótico.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído