EL PARAÍSO PERDIDO, DE OCIOSIDAD Y VANIDADES VARIAS, NO VOLVERÁ NUNCA

Prohibido pensar. La sociedad esclavizada y vigilada de Orwell llegó

Prohibido pensar. La sociedad esclavizada y vigilada de Orwell llegó

Muchos aún no se han enterado y esperan que en unos meses vuelva la normalidad perdida, aquel paraíso de cloacas ocultas, cuyo hedor solo se sentía cuando, por error, se abría la tapa o un accidente provocaba una fuga. Pero el viento lo lleva todo y, por lo demás, la superficie tenía un barniz más o menos vistoso y así íbamos tirando. Pero ese paraíso perdido, de ociosidad y vanidades varias, no volverá nunca. Es muy importante leer la novela de George Orwell, 1984, para entender la situación actual, porque se va pareciendo en muchos aspectos.

La distópica novela, publicada en 1949, plantea un tipo de sociedad vigilada, perseguida y esclavizada, donde los individuos tienen prohibido pensar, tener ideas propias y, mucho menos, discrepar. Un panorama oscuro que se asemeja a lo que hoy se está concretando a velocidad de vértigo, lo cual es para echarse a temblar.

Aquel Ministerio de la Verdad de ficción, que establece lo que es verdad y lo que es mentira, esto es, lo que el buen ciudadano debe creer y seguir lo vemos ya en la actualidad, a través del gobierno, de las instituciones, de los medios de comunicación y de esos chiringuitos creados para delinquir, como son Newtral –conocida como  “nueva trola”— además de todos los maldita.es, maldito bulo, maldita ciencia y demás sectas de factchecking, muy bien pagadas con nuestros impuestos y fondos de dudoso origen repartidos por la Open Society, la no menos secta de George Soros y familia. Se comenta en los mentideros que este ser extraño pasó a “peor vida” –espero se pudra en el infierno—, pero nunca hemos podido constatar la noticia. Acaba de ser encontrado muerto en extrañas circunstancias un periodista que investigaba la financiación de Soros a los grupos antisistema. Le dedicaremos un obituario como Dios manda. Lo suicidaron cuando estaba a punto de sacar a la luz su investigación. Un nuevo caso “Dany Casolaro”, que se suma a otros muchos. Un nuevo mártir del periodismo de investigación. Los hijos de Soros, herederos de su imperio de maldad, ya hace tiempo que colaboran en la extensión de sus tentáculos para pudrir todo aquello que tocan. Como estos chiringuitos llamados verificadores, pendientes de las “verdades de verdad” que van en contra de los BULOS del gobierno, para colocarles el marchamo de bulo o fake. A estas indignidades también se han sumado las fuerzas del orden. ¿Recuerdan la polémica generada por las palabras del general Santiago cuando dijo que la Guardia Civil estaba rastreando las redes para minimizar las opiniones contrarias a la gestión de la epidemia por parte del Gobierno? Pues era tal cual. ¡Qué bajo están cayendo nuestras instituciones más respetadas!

NOTA. Si algún youtuber desea reproducir este texto o parte de él para la locución de su vídeo, debe pedir autorización y citar la fuente al principio de la narración.

gcomunicacion@laregladeoroediciones.com

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Magdalena del Amo

Periodista, escritora y editora, especialista en el Nuevo Orden Mundial y en la “Ideología de género”. En la actualidad es directora de La Regla de Oro Ediciones.

Lo más leído