OPINIÓN

Manuel del Rosal: «Día Mundial de la Infancia ¿Hay algo que celebrar? «

Manuel del Rosal: "Día Mundial de la Infancia ¿Hay algo que celebrar? "

Mientras haya un solo niño que mastique su hambre y beba su sed desde la mañana hasta la noche, por favor callen todos los políticos del mundo, enmudezcan todos los que pudiendo evitarlo no lo evitan, cierren su boca todos los intelectuales.

“La palabra progreso no tiene ningún sentido mientras haya niños infelices” Albert Einstein.

“La niñez se mide a través del sonido, olores y observaciones antes de que aparezca la sombra oscura de la razón” El niño con el pijama de rayas

UNICEF: El 20 de noviembre se celebra el Día Mundial de la Infancia que cada año recuerda la firma de la Convención sobre los Derechos del Niño (1989) UNICEF quiere alertar sobre la desnutrición infantil que está detrás de 1 de cada 3 muertes infantiles. También sobre la falta de agua, pues diariamente 4.500 niños mueren por la carencia de agua potable e instalaciones básicas de saneamiento. Cerca de 303 millones de niños de entre 5 y 17 años – alrededor de 1 de cada 5 – no asisten a la escuela en todo el mundo

GUTTMACHER Institud: Entre 2015 y 2019 se produjeron en el mundo 73 millones de abortos anuales.

OMS: En 2016 5,6 millones de niños murieron antes de los 5 años, es decir ,15.000 niños menores de 5 años mueren cada día, la mayoría por enfermedades fácilmente curables, la principal de ellas la neumonía.

Estos son algunos de los datos con los que celebramos el Día Mundial de La Infancia en un mundo en el que hay y se genera más riqueza que nunca. En un mundo donde en las oscuras y siniestras cajas fuertes de los paraísos fiscales se pudren billones de billetes de todos los países. No hay nada que celebrar señores; mientras un solo niño carezca de lo mínimamente necesario para llevar una infancia digna, nada hay que celebrar. Y nada hay que celebrar porque la riqueza de este mundo no llora ante la pobreza de un niño, la ciencia de este mundo no se entristece ante la sed de un niño, la sabiduría de este mundo no se avergüenza ante el padecer de un niño, la política de este mundo, en un alarde de miseria moral, ni siquiera mira a los niños. En fin, que todas las personas y rodos los organismos del mundo, ante la pobreza y muerte de millones de niños por causas fácilmente solucionables, lo que solo saben hacer es fijar en el calendario una fecha para que recordemos que la codicia, el ansia bárbara de poder, la desidia, la miseria moral, la hipocresía de nosotros los hombres la queremos lavar con la fijación de esa fecha; pues queda bonito.

Termino con una frase de Gabriela Mistral, premio Nobel de Literatura 1945: “Muchas cosas que nosotros necesitamos pueden esperar; los niños no pueden, ahora es el momento, sus huesos están en formación, su sangre también lo está y sus sentidos se están desarrollando; a ellos nosotros no podemos contestarle mañana; su nombre es hoy”.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído