HOY NO ES COMIENZO DE NADA, POR MUCHO QUE LA NOCHE PASADA, Y LA NAVIDAD EN GENERAL, NOS HAYAMOS DADO UNA TREGUA EN ESTA LUCHA CONTRA EL MAL

El año de la esclavitud o de la liberación

2021, un año clave en la historia de la humanidad

El año de la esclavitud o de la liberación

Va a ser un año muy duro, el año en que la humanidad se juega su futuro como especie. Más allá del reseteo económico y el cambio de estructuras del sistema, lo más preocupante es lo que afecta al ser humano como ente individual y como sociedad. Lo peor del plan masónico-satánico puesto en marcha por estos militantes del laicismo más radical, es la esclavitud programada de la raza humana. Ya somos esclavos, pero, mal que bien, vamos encontrando maneras de escapar de la manada y vivir una existencia paralela. En este momento, les interesa frenar la evolución de la humanidad, animalizarla y eliminar su tendencia natural a lo sagrado. Viendo la marcha social de los últimos años, una buena parte de la humanidad ya se corresponde con este perfil de marioneta dirigida, que solo vive para comer, trabajar, dormir, retozar y reproducirse. Y, ahora, obedecer y reprender al vecino que no cumple o huir de él como si fuera un apestado. ¡El rebaño perfecto! Con los confinamientos y demás medidas restrictivas, las fuerzas del orden vigilando en todos los rincones, el bombardeo continuo de miedo a la enfermedad y la incertidumbre ante el futuro, ya han comprobado nuestra vulnerabilidad, que nos hace dóciles e incapaces de tener ideas propias, dispuestos a creer cualquier mentira del sistema y prestos a aceptar lo que sea, incluso esta vacuna transgénica, creada para destruirnos. Mansos corderitos camino del matadero. Llegados a este punto, habría que preguntarse si ganan algo con nuestro sufrimiento. ¿Por qué tanto interés en hacernos sufrir, en crearnos estados de ansiedad, de estrés? ¿Sirven de alimento a alguien estas emociones? ¿Quizá a las fuerzas negativas a las que adoran y hacen sacrificios? Las teorías de Salvador Freixedo están más vigentes que nunca. En otro momento abordaremos esto en profundidad.

Con el fin de año, cerramos ciclos imitando a la naturaleza. Este es diferente, al menos, yo así lo siento. Hoy no es comienzo de nada, por mucho que la noche pasada, y la Navidad en general, nos hayamos dado una tregua en esta lucha contra el mal. Es la continuación de una batalla que debemos continuar si queremos conservar nuestra esencia de seres humanos y divinos. Hay que seguir en la lucha para “conquistar” al mayor número de personas para nuestro ejército. Pero, al lado de la espada, debe estar también el corazón. La práctica de la meditación y la oración son excelentes remedios para elevar nuestra vibración y la del planeta. Con conocimiento y una vibración alta, no habrá virus ni bacterias que puedan con nosotros, ni siquiera las mentiras de los poderosos. Animo a todos a continuar este 2021 dando lo mejor que tenemos. Ya sé que no somos comprendidos, ni siquiera escuchados por nuestra gente cercana, pero hay que seguir intentando que la verdad sea desvelada y comprendida. Si el 2020 va a pasar a la historia como el año de la pandemia, hay que intentar que el 2021 sea el “año en que la sociedad despierta se rebeló contra las injustas imposiciones de los ‘amos del mundo’, a través de su gobiernos títeres”. El año en que la sociedad, ella sola, sin políticos ni salvadores, se salvó a sí misma.

NOTA:
Si algún youtuber desea reproducir este texto o parte de él para la locución de su vídeo, debe pedir autorización y citar la fuente al principio de la narración.

gcomunicacion@laregladeoroediciones.com

 

Te puede interesar

GRAN SELECCIÓN DE OFERTAS MULTI-TIENDA

COMIDA SANA

ACTUALIZACIÓN CONTINUA

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Magdalena del Amo

Periodista, escritora y editora, especialista en el Nuevo Orden Mundial y en la “Ideología de género”. En la actualidad es directora de La Regla de Oro Ediciones.

Lo más leído