Antonio Jesús Martín Lozano tenía 51 años y estaba destinado en la Unidad de Intervención Policial de Málaga

Acusan a Marlaska de ‘negligencia mortal’, tras morir por Covid un policía de 51 años que controló ilegales

El Ministero del Interior negó PCRs a los compañeros del policía que murió de coronavirus tras intervenir en la crisis migratoria de Canarias

Acusan a Marlaska de 'negligencia mortal', tras morir por Covid un policía de 51 años que controló ilegales
El ministro Grande-Marlaska y el policía Antonio Jesús Martín Lozano. PD

El policía Antonio Jesús Martín, que sólo tenía 51 años y parecía gozar de una salud excelente, falleció este 4 de enero de 2021 en Málaga contagiado de coronavirus.

Y sus parientes y compañeros acusan al ministro Grande-Marlaska y al Gobierno PSOE-Podemos en bloque de ‘negligencia mortal’.

Afirman que protocolo de detección de Covid instaurado en el Cuerpo Nacional de Policía durante esta pandemia, para agentes como Antonio, que han estado destinado en sitios como Canarias, controlando la entrada de inmigrantes ilegales, es ‘ineficaz’, iinadecuado’, ‘insuficiente’ y ‘poco fiable’.

Ha tenido que morir Antonio, para que el Ministerio de Interior autorice la realización de pruebas PCR al resto de compañeros del agente fallecido, miembros de la V Unidad de Intervención Policía (UIP).

La Confederación Española de Policía lleva meses reclamando la práctica de este tipo de pruebas de detección de Covid a agentes que regresan de destinos especialmente complejos, por ser potenciales focos de contagio.

Sin embargo, desde Interior se consideró suficiente llevar a cabo pruebas detectoras de Covid de antígenos para conocer el estado de salud de estos agentes.

El agente llegó de Canarias el pasado día 30 de diciembre, tras participar en el dispositivo especial habilitado por la crisis migratoria y fue hospitalizado un día después.

Estaba mal y permaneció intubado prácticamente desde el mismo momento en el que ingresó en la clínica Parque San Antonio de la capital malagueña.

Tras dos días de agonía, este 4 de enero de 2021, expiró.

Hoy, sus compañeros del Grupo Gamo 30, se encuentran en cuarentena.

Resulta sencillamente indecente que La Moncloa se gaste millones en garatizarse que no hay coronavirus ni en los coches oficiale so que a los viajeros se les exija un PCR y para los policías que han pasado dos semanas custodiando a inmigrantes irregulares que llegan sin control sanitario alguno el Ministerio haya decidido que con la prueba de antígenos era suficiente.

La pregunta es dura, pero irremediable: ¿Habría salvado la vida el policía Antonio Jesús Martín Lozano si Interior hubiera diseñado un protocolo eficaz?

Antonio empezó a toser dos días antes de regresar de Canarias. Cuando lo mandaron a casa con un falso negativo, su estado empeoró, fue ingresado y, entonces sí, dio positivo en la prueba PCR.

Demasiado tarde.

Cinco días perdidos que resultaron letales.

Las quejas de sus compañeros son comprensibles:

«Se nos reclama para que vayamos a los sitios donde más peligro de contagio hay, pero no se nos diagnostica de forma segura y tenemos que enterarnos de que podemos estar contagiados porque un compañero ha perdido la vida».

Sólo ahora, cuando un agente ha muerto, Interior parece dispuesto a rectificar.

Lo ocurrido tiene un nombre: negligencia mortal

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído