OPINIÓN

Javier Cabrerizo Daniel: «No soy lo suficientemente idiota como para poner la mano en el fuego por el proceso electoral estadounidense»

Asalto al Parlamento de Cataluña

No soy lo suficientemente idiota como para poner la mano en el fuego por el proceso electoral estadounidense, así, cuando alguien me pregunta, hago saber mi ignorancia y me dispongo a escuchar con atención las diferentes opiniones al respecto. Procuro ser cauto a la hora de establecer juicios de valor. No entiendo como hay tanto lumbreras que, rápidamente y acompañados de una vehemencia repugnante, defienden postulados extremos tan a la ligera.

Esa es una de las señas de identidad del pensamiento, si puede denominarse así, de hoy. El mundo es muy complejo para ser entendido a golpe de tweets. Fíjense lo que decía Voltaire: “Cuanto más lee uno, más se instruye; cuanto más medita, más se halla en situación de afirmar que no sabe nada.”

Ortega y Gasset pensaba que ser de izquierdas es, como ser de derechas, una de las infinitas maneras que el hombre puede elegir para ser un imbécil: ambas, en efecto, son formas de la hemiplejía moral.

El fecundo filósofo español reflexionaba, hace más de cien años, sobre lo absurdo de los idearios políticos, pues estos tienden a reducirlo todo en simples esquemas. Las cosas son infinitamente más complejas.

Solamente desde la limpieza de dogmas puede verse con claridad el absurdo de la política. Debemos dudar, reflexionar e informarnos antes de establecer juicios de valor. Estoy seguro de que ninguno de los que asaltaron el Capitolio, el Parlamento de Cataluña o lo intentaron con el Parlamento de Andalucía y con el Congreso de los Diputados, hizo estos tres ejercicios.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído