OPINIÓN

Laureano Benitez Grande-Caballero: «El mundo está loco, loco, loco (tragicomedia con papayas, visones, virus y móviles)»

Laureano Benitez Grande-Caballero: "El mundo está loco, loco, loco (tragicomedia con papayas, visones, virus y móviles)"

Por Arthur Firstenberg

Los ves por todas partes: hombres y mujeres caminando por la calle, todos con máscaras en el rostro y teléfonos celulares en la mano. Gente haciendo jogging, con máscaras cubriendo sus rostros y teléfonos celulares en sus manos. Madres llevando a sus bebés con una mano, sosteniendo un teléfono celular en la otra, con una máscara que les cubre la cara.

El mundo se ha vuelto loco.

En mayo, el presidente de Tanzania anunció que una cabra, una codorniz y una papaya habían dado positivo por COVID-19, pero la gente no dejaba de comer papayas. Pero cuando los visones de granja comenzaron a dar positivo, la respuesta fue matarlos a todos.

Después de que algunos visones en los Países Bajos dieron positivo en abril, se sacrificaron 570.000 visones. Los visones comenzaron a dar positivo y fueron asesinados en Dinamarca en junio, y el 4 de noviembre Dinamarca anunció que destruiría el resto de sus 17 millones de visones. La cordura finalmente estalló en ese país, y la campaña de erradicación se detuvo después de que solo se sacrificaron 2,5 millones de visones. Pero también se han matado visones en España, Suecia, Grecia, Francia y Estados Unidos.

La gente ha estado haciendo pruebas a sus perros y gatos, y he aquí que algunos de ellos dieron positivo. El 6 de mayo, los Centros para el Control de Enfermedades de EE.UU. ―CDC― crearon una página web titulada «Qué hacer si su mascota da positivo para el virus que causa COVID -19”. Esto es lo que se supone que debes hacer: «Aislar a la mascota de todas los demás, incluidas las demás mascotas»; «Mantenga a su mascota al menos a 6 pies de distancia de otras mascotas y personas»; «Si tiene un patio trasero privado donde su perro puede ir al baño, no lo lleve a caminar». Pero los CDC advierten: «No limpie ni bañe a su mascota con… desinfectante para manos» y «No intente ponerle una máscara a su mascota».

Se está volviendo obvio que no importa lo que pruebe (visones, leones, perros, papayas, personas o cualquier otra cosa): obtendrá resultados positivos y que los resultados no significan nada. Espere hasta que alguien pruebe una vaca: ¡mata a todas las vacas y no más carne ni productos lácteos! ¡Vacune a todas las mascotas y animales de granja del mundo! ¡Realice un rastreo de contacto para cada mascota que entre en contacto con una mascota infectada!

Tenemos una pandemia, está bien, pero es una pandemia de locura, no de COVID-19. El mundo, el mundo entero, no solo unas pocas personas o unos pocos países o unas pocas culturas, ha olvidado lo que es la vida: la vida es comunidad, es contacto social, tocar, respirar, compartir… Es oxigeno: la gente muere porque sus máscaras los vuelven hipóxicos, y las células cancerosas prosperan en ausencia de oxígeno. Si tiene cáncer y usa una máscara, está haciendo que su cáncer crezca.

Y la vida son bacterias y virus: el noventa y nueve por ciento de todas las bacterias y virus son beneficiosos y necesarios, necesarios para la vida y necesarios para la evolución. Si desinfecta la superficie de la tierra, acabará con la vida. No desinfectamos el mundo contra la viruela, la influenza, el sarampión o la tuberculosis, pero lo estamos haciendo por «COVID-19».

Y estamos culpando a cada síntoma conocido por el hombre al «COVID-19». COVID-19 es un virus respiratorio, estrechamente relacionado con el resfriado común. De repente, un coronavirus es una pieza mágica de ARN, creada por Drácula, que dañará tus riñones o tu corazón o te dará un derrame cerebral.

Hay otra pandemia muy real que está fuera de control: una pandemia de radiación. Una pandemia que causa daño renal y cardíaco y accidentes cerebrovasculares, además de neumonía: la radiación es producida por teléfonos celulares, los teléfonos móviles con los que las madres irradian a sus bebés y los corredores irradian sus corazones; los teléfonos móviles con los que 7 mil millones de personas irradian a los pájaros, insectos y flores que los rodean. La radiación que nos matará a los 7 mil millones de nosotros, a menos que le pongamos fin.

Arthur Firstenberg, el mayor activista mundial contra la influencia en la salud de las radiaciones electromagnéticas, autor de “El arco iris invisible: una historia de la electricidad y la vida”, fundador de ECHOEarth ―End Cellphones Here On Earth―, fundador de Cellular Phone Task Force ―Grupo de trabajo sobre teléfonos móviles―, e impulsor de la Plataforma contra el 5G a nivel mundial “5G Space Appeal”, cuyo documento puede descargarse AQUÍ

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído