OPINIÓN

F. A. Juan Mata Hernández: «Amanece la libertad de la democracia en Murcia»

F. A. Juan Mata Hernández: "Amanece la libertad de la democracia en Murcia"

A veces la vida nos regala sorpresas, y una de ellas, quizá de las más valiosas, es la libertad. Me refiero a esa libertad de conciencia, limpia y fiable, a esa libertad que nos han dado y debemos tener para servir y agradecer su voto, exclusivamente, a quienes nos han votado. Eso es lo que acaban de reconocer los diputados de la Comunidad de Murcia, que no han respetado el mandato de una líder alocada, porque parecía dispuesta a convertirse en una nueva chamán del señor Sánchez y sus adeptos: los fascismos de extrema izquierda y los independentistas. Lo cierto es que la moción de censura que ha estado a punto de dar un nuevo título de poder al “Caudillo del PSOE”, ha fracasado por la honradez de unos diputados que no se han plegado a las componendas de su líder. Y, ojalá sirviera como ejemplo, porque así debería ser siempre la democracia.

Acababan de aprobarse unos presupuestos para todo el Estado español vomitivos, donde hemos visto con estupor que diputados madrileños del PSOE y de la extrema izquierda, han votado que se castigue a los ciudadanos de la Comunidad de Madrid, a petición y para favorecer intereses de los de otras. Ha sido en esa ocasión la fiscalidad de Madrid, pero mañana será la fábrica de baterías de litio que se pretende para Cataluña; un foco de trabajo y riqueza para la zona más próspera, que probablemente utilizará, al más puro estilo imperialista, el mineral que se extrae de Extremadura, una región castigada por el paro, que siempre ha sido fiel al PSOE, pero que es vasalla de ese líder caudillista que pretende ante todo su interés personal. ¿Les parece eso libertad? ¿Esa es la democracia, con la que y para la que, los extremeños votaros a sus diputados?

Pues señores, han dicho en Murcia «¡Va a ser que no…!» y le han enviado a su líder este mensaje: “Querida Inés Arrimadas, mira, no nos cuentes cuentos de Caperucita. En Murcia no queremos pagar ni tus errores políticos, ni los intereses de los créditos que necesitas para enmendar el rumbo de Ciudadanos, porque tú sabes que, en el fondo, todo lo que se pretendía iría en beneficio del PSOE, de Podemos y de sus extraños compañeros de cama”. “Votamos por Murcia, también por España, y ni una ni otra se iban a beneficiar, al entender de nuestra conciencia, con esa traición que se maquinaba”.

Evidentemente tienen razón porque, en Murcia, en Madrid, en Cataluña y en cualquier otra región de España, se vota para defender los intereses de los que votan: y así lo vienen haciendo desde que empezó esta, “hasta ahora falsa democracia”, los del PNV y los pro etarras de Bildu con el País Vasco, los Regionalistas con Cantabria, Galicia y Canarias, los independentistas con Cataluña y los de Teruel existe con Teruel.

Y así, sin esperarlo, por casualidad o quizá causalidad, esta vez durante los escasos días que han pasado desde el puñetazo en la mesa murciano, he sentido que la “libertad sin ira”, aquella que cantábamos ilusionados hace ya casi cincuenta años, ha vuelto para quedarse.

Ojalá sea ya así para siempre y vuelva con ella la esperanza que estos gobiernos nos estaban robando.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído