El presidente del Gobierno impide que el vicepresidente de la Comisión Europea visite el Zendal, el ‘hospital milagro’ de Ayuso

Guerra Sucia: Pedro Sánchez moviliza toda La Moncloa contra Isabel Díaz Ayuso

El líder del PSOE anunciará el reparto de 80.000 millones de fondos europeos en plena campaña madrileña

Guerra Sucia: Pedro Sánchez moviliza toda La Moncloa contra Isabel Díaz Ayuso
Pedro Sánchez (PSOE) e Isabel Díaz Ayuso (PP). PD

La orden dado por Pedro Sánchez es meridiana: «Todo y todos contra Isabel Díaz Ayuso«.

Y todo vale, en el patético diseñado por los gurús de La Moncloa para tratar de frenar a la popular Ayuso.

Desde ministras que salen con cara de mártir diciendo que Madrid es una ciudad peligrosa para las mujeres, a ministros que aseguran contritos que ser homosexual en la capital de España entraña hasta riesgos para la vida, pasando por vicepresidentas que se inventan estadísticas de coronavirus e incluyendo a un Gobierno que impide que el vicepresidente de la Comisión Europea visite el Zendal, el ‘hospital milagro’ de la presidenta madrileña.

Desesperado por el tirón en las encuestas de Isabel Díaz Ayuso, el tramposo Sánchez se guarda una bala electoral en la recámara para tratar de invertir una situación que se le está complicando al PSOE.

El jefe del Ejecutivo socialcomunista anunciará el Plan de Recuperación,Transformación y Resiliencia (los 72.000 millones de fondos europeos) justo cuando se esté desarrollando la campaña electoral madrileña.

Después de meses mareando la perdiz, Sánchez mira el calendario y de manera indecente convierte las ayudas directas de la UE en baza electoral, como si el dinero fuera un regalo del Gobierno a los españoles.

En todo caso, pese a esta estrategia política bastarda, hay que ver las cosas con optimismo: cómo de mal lo debe ver para tener que recurrir a esta  burda maniobra.

Es la constatación de que Díaz Ayuso le ha ganado el pulso al Gobierno PSOE-Podemos con el adelanto de las elecciones, la prueba del nueve de que el plan orquestado por La Moncloa, en connivencia con Inés Arrimadas, se ha saldado con un estrepitoso fracaso. Tanto que Sánchez tiene que recurrir a la propaganda de forma desesperada.

Pedro Sánchez y su ministra de Economía, Nadia Calviño, llevan meses diciendo que van a presentar el plan.

Finalmente, lo harán cuando los madrileños estén sumidos en una campaña electoral de trascendencia nacional, prueba evidente de que las cosas se han torcido para el presidente del Gobierno, dispuesto a toda clase de trampas para evitar la victoria de Díaz Ayuso.

Pedirle a Sánchez que recapacite y esté a la altura que se espera de un presidente del Gobierno es un ejercicio inútil.

Al fin y al cabo, su naturaleza política es esa: utilizar todas las triquiñuelas a su alcance para mantenerse en el poder.

Por fortuna, los madrileños ya están curados de espanto y saben cómo se las gasta un personaje capaz de vender su alma al diablo para seguir en La Moncloa.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído