OPINIÓN

Francisco Iglesias Carreño: «Castilla La Nueva (miss, identidad y convivencia)»

Francisco Iglesias Carreño: "Castilla La Nueva (miss, identidad y convivencia)"

Una muy reciente y somera lectura, sobre una reseña informante de un acontecimiento traído del pasado, no muy antiguo, e intentado llevar hasta el presente, tanto de modo argumentativo como cuasi tentacionalmente emotivo y/o afectivo, nos ha puesto sobre el presente, cierta forma narrativa/discursiva/comunicativa que, a lo que parece y se columbra, sé está propiciando y/o tal vez impulsando, ignoramos si tal proceder causa moda o imitación particular amplia alguna, consistente en la tramitación y/o alargamiento temporal de referencias/datos/hechos, que no es pasiva ni tampoco lo asemeja, y el cómo, con tal trasiego actuante, incidir en el adobéo formativo/catequizador/alienante que estriba en descontextualizar ciertos/fijos/documentados y señalados acontecimientos traídos desde un posible y arcano recordatorio, sean o no trascendentes y con salvedad de la categorización que, y en principio generalistico, les asignemos a los mismos, para intencionalmente ubicarlos, cuasi de sopetón, en la pos-verdad vigencial que nos cerca por doquier.

Esa narración aludida, nos hablaba de unos hechos datados en el pasado Siglo XX, referentes al concreto año 1929, en relación protagonística e instrumental con el diario ABC, que citaban expresamente el acontecer de la fase final de un convocado concurso, de índole público, donde se elegían, mediante un jurado establecido, a la “Señorita España”, y al que se presentaron, en atención a la referencia y con tal guiada finalidad, 26 mujeres españolas.

Sin adentrarnos en las bases de concurso, si debemos exponer que el mismo tenía lugar en la población de Madrid -.- en tal especifico año 1929 -.-, ubicada como es muy sabido, en la provincia del mismo nombre que está insertada, a la ocasión aquella y con 96 años de antigüedad, en la conocida región española, del Estado Español de la España Nación, de Castilla La Nueva {que se conforma sobre una base territorial de 87.221 km2, con las cinco provincias de: Ciudad Real, Cuenca, Guadalajara, Madrid y Toledo, por lo establecido que fue en el R. D. de 30-11-1833, signado en la Gaceta de Madrid de 3-12-1833 por el Ministro que fue D. Francisco Javier de Burgos y del Olmo -.- en la Regencia de la Reina Dª. María Cristina durante la minoría de la Reina de España Dª. Isabel II -.-, y que se encuentra datada provincialmente en: «Subdivisión en partidos judiciales de la nueva división territorial de la Península e islas adyacentes, aprobada por S. M. en el R. D. de 21-4-1834»}, dentro del conjunto de las quince regiones españolas.
El Jurado del citado concurso estaba presidido por D. Torcuato Luca de Tena y Álvarez Ossorio y de él formaban parte muy relevantes y acreditados miembros, como: el escultor D. Mariano Benlliure Gil {autor, entre otra obras, del `Paso Redención´ de la Semana Santa de Zamora -.- en la Región Reino Leonés-.-}, el pintor D. Manuel Benedito y Vives {miembro de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando (Madrid) , la Real Academia de Bellas Artes de San Carlos (Valencia), discípulo de Sorolla, miembro correspondiente de la Hispanic Society of America de Nueva York} y el escritor D. Juan José Cadenas Muñoz {primer empresario que fue del Teatro Reina Victoria de la propia ciudad de Madrid; que llegaría a ser Presidente de la Sociedad General de Autores Españoles}. Debemos tener en cuenta, que concursos de belleza femenina ya había habido con anterioridad en varias localidades del territorio español (así, y a título de ejemplo, en la ciudad de Salamanca -.- de la Región Reino Leonés- en el año 1912, donde intervino como moderador el muy destacado literato D. Jacinto Benavente y Martínez).

Se sabe, por las noticias de aquellos tiempos, que tal concurso, basado en las normas convivenciales de tales momentos, fue ganado, en la fecha del 25-1-1929, por una concursante, de nombre: Dª. Josefa Samper Bono, a los 21 años (originaria de la Región Reino Valenciano) y que con tal categorización concursal participó posteriormente en el “Gran Concurso de Internacional de Belleza” en la ciudad de Paris (del cual se retiró ante el fallecimiento, la víspera de la final, de la Reina Dª. María Cristina)

Tenemos por noticias de prensa de la época, que en la Exposición Iberoamericana de Sevilla (de 9-5-1929 a 21-6-1930), el pabellón de la región de Castilla la Nueva, se inauguró el lunes día 13-5-1929, en la Festividad de Nª. Sª. La Virgen de Fátima, por SS.MM. los reyes de España: D. Alfonso XIII y Dña. Victoria Eugenia, que estuvieron acompañados por sus hijas las infantas Dña. Beatriz y Dña. Cristina, los infantes D. Carlos y D.  Alfonso de Bobón y D. Alfonso de Orleans, y el General D. Miguel Primo de Rivera y Orbaneja (presidente del `Directorio Militar´ entre 1923 y 1925 y del `Directorio Civil´ entre 1925 entre 1925 y 1930), entre otras autoridades. Éstos fueron recibidos por los presidentes de las Diputaciones provinciales castellanasnuevas que les esperaban en la puerta del pabellón, siendo interpretada la marcha real por la Banda Municipal de Música de Madrid. Tal comunicación nos habla de la presenciabilidad, notoria y pública, de las regiones españolas.

En cierta forma {tras aquel concurso, de diciembre del año 1906, del The Chicago Sunday Tribune, entre dieciséis países, llevado en España por la revista Blanco y Negro, liderada por D. Torcuato Luca de Tena y Álvarez Ossorio}, resultaba que la electa “Señorita España” que era Dª. Josefa Samper Bono, ya en el año 1929, tomaba una especie de relevo y prosecución en tal valoración de la estética femenina -.- pues resultaba que tal acción concursante ya tenía un precedente previo -.- después de 21 años, de Dª. Petra Herce (de Logroño, en la región de Castilla La Vieja), que fue la ganadora y, por ende, la pionera representante de la belleza femenina de España ya en la fase final del año 1908 {Fecha que estimamos relativamente muy próxima a la de la R.O. de 8-3-1910, estableciendo que: `se concedan, sin necesidad de consultar a la Superioridad, las inscripciones de matrícula en enseñanza oficial o no oficial solicitadas por las mujeres´}.

A Dª. Josefa Samper Bono le sucedió, en el cargo representativo de belleza femenina española, ya en el año 1930, con años 19 años, igualmente como “Señorita España” a Dª. Elena Pla Toda {igualmente de la Región Reino Valenciano}, y lo fue el 31-1-1930 en el acto de proclamación en el Gran Metropolitano-.-siendo portada en Nuevo Mundo el 7-2-1930-.-.

Estamos ante una escenificación social de la consideración estética femenina pero también estamos, con tales y tan concretos proyectos y/o concursos, y desde nuestro particular criterio, en un ambiente de conformación ético y moral sobre las personas, y por ende de muy amplio activo hacer cívico, lo cual aduce a sus tratamientos legales y a su basamento jurídico, sobre la identidad integral {individual (para unos muy visible) y grupal (para otros no tan valorada)} de todo los españoles (mujeres y hombres) en y hacia plena igualdad. Las personas que participan en tales eventos son, al igual que sus convecinos, interaccionantes, en un cierto grado de actividad, en sus ambientes antropológicos de los cuales, en forma natural, se nutren.

Los “acuerdos unánimes”, no escritos pero si publicados, del Pacto de San Sebastián (17-4-1930), traían vehicularmente, en sí mismos, amplias y/o novedosas acciones, además del «umbral hecho constituyente» ( D. Niceto Alcalá Zamora dixit) y , entre ellas, aquella de: «todas aquellas otras regiones que sientan la necesidad de una vida autónoma», con lo cual se ponía sobre el tapete político proyectivo y posteriormente decisorio, los derechos grupales y su marco referencial (las quince regiones españolas de tal preciso momento).

Los concursos de «Señorita España prosiguen, al unísono de toda la España Nación (y de la consideración de todas sus regiones españolas y en el ambiente integral de aquellos años) así que, mientras que en el año 1931 recae tal título, a los 19 años, sobre Dª. Ermelina Carreño Pareja (de la provincia Ciudad Real la Región de Castilla La Nueva)-.- El sábado 31-1-1931, el informativo `Ahora´, relata gráficamente su recibimiento apoteósico en su localidad de Alcázar de San Juan. Dª. Ermelina parece que, en atención a las referencias del momento, tomó aquella decisión de no asistir a la recepción real.

Sabido por todos es que la II República Española se proclamó en la fecha del 14-4-1931, y que con fecha del 9-12-1931 se aprobó el texto de la Constitución Española por las Cortes Españolas. Puede que no sea tan conocido el citado texto, pero en su articulado, en el 8º y otros, se habla ya de las regiones españolas. Es curioso, y puede que aleccionador, qué en la tramitación del proyecto de Constitución se registrara, por D. Andrés Orozco Batista y de un grupo de seis diputados más, la siguiente enmienda: “a los arts. 8.° y 11º del proyecto de Constitución. A las Cortes. Los Diputados que suscriben se permiten formular las siguientes enmiendas al Título 1 del proyecto de Constitución: -Primera. El art. 8.° del mismo deberá ser sustituido por el siguiente: «Art. 8.° El Estado español, dentro de sus actuales límites territoriales, que no podrán reducirse, quedará integrado por Municipios y por las Regiones autónomas siguientes: Cataluña, Aragón, Castilla la Nueva, Castilla la Vieja, Vasco-Navarra, Asturias, León, Galicia, Extremadura, Andalucía, Murcia, Valencia, Baleares y Canarias.»-Segunda. El art. 11 deberá ser sustituido por el siguiente: «Art. 1. Una ley del Estado regulará la autonomía de las Regiones, en tanto estas no hayan aprobado sus respectivos Estatutos. Aprobado el Estatuto de una Región, será ley básica de la organización político administrativa de la misma y el Estado español lo reconocerá y amparará como parte de su ordenamiento jurídico. Palacio del Congreso, 14 de Septiembre de 1931.-Andrés Orozco.-Antonio Lara Zárate.-Miguel de Cámara. – José Estadella Arnó.= Andres de Arroyo. – Darío Pérez. – Alonso Pérez Díaz.”

Parece que no hacía falta meter tal especificación territorial, pues ya lo hizo, de forma normal, la Ley 14 (de 14-6-1933), del Tribuna de Garantías Constitucionales, como ya señalamos en su momento (16-6-2011 y en fechas anteriores) en su Artículo 2 diciendo que Para la elección de vocales, la ley consideró como regiones las existentes desde la división regional de 1833: (1ª) Andalucía (provincias de Almería, Cádiz, Córdoba, Granada, Huelva, Jaén, Málaga y Sevilla y las ciudades de Ceuta y Melilla); (2ª) Aragón (provincias de Huesca, Teruel y Zaragoza); (3ª) Asturias (provincia de Oviedo); (4ª) Baleares (provincia de su nombre); (5ª) Canarias (provincias de Las Palmas y Santa Cruz de Tenerife); (6ª) Castilla la Nueva (provincias de Ciudad Real, Cuenca, Guadalajara, Madrid y Toledo); (7ª) Castilla la Vieja (provincias de Ávila, Burgos, Logroño, Palencia, Santander, Segovia, Soria y Valladolid); (8ª) Cataluña (provincias de Barcelona, Gerona, Lérida y Tarragona); (9ª) Extremadura (provincias de Badajoz y Cáceres); (10ª) Galicia (provincias de Coruña, Lugo, Orense y Pontevedra); (11ª) León (provincias de León, Salamanca y Zamora); (12ª) Murcia (provincias de Albacete y Murcia); (13ª) Navarra (provincia de Navarra); (14ª) Vascongadas (provincias de Álava, Guipúzcoa y Vizcaya); (15ª) Valencia (provincias de Alicante, Castellón y Valencia).

En el análisis de aquellos años, se ha dicho: “En los años treinta, los cambios culturales, que fueron relacionados con una posible agresión a la integridad y salud nacionales, los políticos (las reformas legislativas republicanas y su efectos sobre las relaciones entre los sexos y el lugar del catolicismo en la sociedad) y las nuevas orientaciones vaticanas sobre la familia desplazaron su interés anterior por lograr la ciudadanía hacia una preocupación por la cultura católica, la familia y las mujeres como base de la reproducción (biológica, pero sobre todo cultural) de la nación.{Dra. Blasco Herranz (Dª. Inmaculada)} “. Todo ello denota, en nuestra particular percepción, un amplio ambiente activo femenino referenciado en aquellos años.

En el año 1932 leemos en “Ahora Grafico”, en su página 6, que varias de las finalistas vienen especificadas por su `adscripción regional española´ (valenciana, catalana, aragonesa, extremeña, andaluza, castellanonueva, asturiana, castellanovieja,… {En la misma página se da la noticia de: “Asamblea de la Generalidad”-.- “Cataluña está decidida y unánime en sostener el estatuto de sus libertades dentro de la Republica”-.-. También se pide que no se nombren por el Gobierno los empleados administrativos de los municipios catalanes}, la ganadora del concurso de “Señorita España” en tal anualidad, con 18 años (en acto Organizado por la Asociación de la Prensa, tuvo lugar el 20-1-1932 en el Salón Metropolitano.), fue Dª. Teresa Daniel y Escoda (de la región de Cataluña). Decía en declaraciones Dª. Teresa que: “Soy catalana y española, ¡y estoy muy contenta de ser española!”. {En el mismo medio se da la noticia de: “La Cámara Francesa ha concedido el voto a las mujeres. París, 12.- Durante la discusión de la reforma electoral, la Cámara ha aprobado por 391 votos contra uno una enmienda por la cual se concede el voto a las mujeres en las elecciones legislativas.”};

De los análisis de aquellos años, se ha dicho:” Para ello los intelectuales republicanos debían realizar la compleja tarea de articular un discurso nacionalista convincente que cohesionara e integrara a una sociedad severamente fragmentada por las desigualdades sociales y económicas, la apatía política, el aislamiento, el analfabetismo y las lealtades locales. La nación imaginada por la coalición republicano-socialista ya no podía imponerse por la fuerza, sino que había de ser legitimada por medio del consenso, a través de la vía parlamentaria. Y la necesidad vital de preservar el consenso supuso hacer ciertas concesiones (como la aprobación del Estatuto de Cataluña en 1932) que les ganó la antipatía y oposición feroz de amplios sectores de la población. No es extraño entonces que la República de los intelectuales apostara por la extensión de la cultura como medio con el cual crear el consenso necesario para legitimarse. {Dra. Rodríguez Correidora (Dª. Patricia)}”. La interactividad ciudadana, a todos los niveles, en nuestra particular apreciación, estaba asida a la dinámica de la sociedad española donde se atisbaban, diferentes niveles conformadores de la misma y con amplias diferencias en sus procesos de aprendizaje, así como de su adecuación a las respectivas actividades profesionales.

En el año 1933, con 17 años, la elegida el 10-2-1933 “Señorita España” fue Dª Emilia Docet Ríos (de la Región de Galicia); en 1934, en acto en el Circulo de Bellas Artes de Madrid, con 17 años, se eligió a Dª. María Eugenia Enrique Girón (natural de la Región de Andalucía) el 26-5-1934; en 1935, con 20 años (el día 5-5-1935), Dª Alicia Navarro Cambronero (natural de la Región de Canarias)-.- que también gano miss Europa-.-.
En el año 1936 la representación designada de España recayó, sin concurso previo, en Dª. Antonia Arques Martínez (de la Región de Cataluña), con 19 años, -.- que también gano miss Europa (en Túnez el 30-10-1936) -.-; en 1937 (en Constantina, Argelia, el 24-10-1937), con años, fue designada Dª. Ambarina `de Los Reyes´ Carretero Galindo (de la Región de Castilla La Nueva); en 1938, Dª. Isa Reyes (de la Región de Castilla La Nueva), prima de la anterior (En Copenhaguen, Dinamarca, el 10-9-1938); en 1939 Dª. Juana Villa,… y desde aquí da un salto hasta el año 1960.

La vida siguió en España, para las mujeres y los hombres, con todas sus circunstancias y concomitancias, en varias ocasiones muy graves y dolorosas, que afectaron a las familias españolas y lo hicieron tanto en sus propios hábitats como en aquellos otros sitios donde, en muchas ocasiones por necesidades vitales, tuvieron que emigrar. Esta situación de convivencia en tiempo, de los ciudadanos españoles, ha ido generando especificaciones y singularidades que han sido bi-constitucionalmente amparadas tanto en la data de fecha del día 9-12-1931, como en la data de fecha del día 6-12-1978. Ya el ciudadano Tierno Galván (D. Enrique) y sus colaboradores, cuando registro su formalización del Preámbulo Constitucional, en el texto aprobado el día 13-10-1978, en el Congreso de los Diputados decía: “La nación española, por medio de sus representantes democráticamente elegidos y en uso de su soberanía, proclama su deseo de establecer un Estado de Derecho que asegure… y de garantizar el respeto de las culturas, tradiciones, lenguas e instituciones de los Pueblos de España,…”. Tenemos pues que ya en la fecha del 13-10-1978 están observables la identidades de todos los quince Pueblos de España y, claro está, sin excepcionalidad alguna, también sus respectivas y correspondientes quince regiones españolas

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído