OPINIÓN

Pedro Manuel Hernández López: «A propósito de las “chapuzas” del Gobierno y con motivo de sus “mentiras”»

Coche guardia civil

Marlaska compra el todoterreno más barato (low cost) que existe en el mercado para nuestros agentes de la Guardia Civil y sin embargo adjudica un contrato, por valor de 7 millones de euros, a Toyota para suministrar “gratuitamente”–sí, sí, han oído bien g-r-a-t-u-i-t-a-m-e-n-t-e— a Marruecos 130 todoterrenos “Land Cruiser”, de 37.500 euros cada uno, pagando más del doble de lo que costaron los “Dacia Duster” (15.000 euros por vehículo) asignados a los agentes de la Guardia Civil.

En su defensa, el ministro Marlaska–a secas, pues lo de «Grande» lo perdió hace ya mucho tiempo con sus continuas mentiras al pueblo español en el Congreso de los Diputados y sus destituciones por “vendetta” a los funcionarios civiles y militares que “no le bailan el agua” y se atreven a desobedecer sus ilegales y arbitrarias órdenes—alega despóticamente que los vehículos están «homologados» y cumplen con los «mínimos» estipulados en el contrato marco. Lo suelta y se queda tan pancho y “ancha es Castilla” ¡Estaría bueno que encima no estuvieran homologados!

Ante una pregunta por escrito registrada por Vox en el Congreso de los Diputados, el Ministerio del Interior ha respondido afirmando que:

<< El Dacia, modelo Duster, se encuentra homologado dentro del Acuerdo Marco 14/2017 de la Dirección General de racionalización y Centralización de la Contratación (DGRCC) en el subtipo “Todo Camino” pequeño, ya que las características mínimas que se valoran son las determinadas en el citado Acuerdo Marco por lo que entran a competir en valoración final con el resto de los vehículos homologados en dicho subtipo y que son destinados a diferentes unidades según las necesidades >>.

Sin embargo, la compra de estos “Dacia Duster” no ha estado exenta de una gran polémica dentro de la “Benemérita”, pues consideran: primero, que es la opción más barata del mercado -por un precio base de 15.000 euros más los extras del kit policial; y segundo, por el regalo de esos 130 todoterrenos “Land Cruiser” a la policía de Marruecos para vigilar las fronteras. A estas dos críticas, el bajo precio y gama de los vehículo para los agentes de la Guardia Civil y el alto precio y gama pagado por los 130 vehículos regalados a la policía alauita, se le suman las malas puntuaciones que recibe el todoterreno de la Guardia Civil en las pruebas de seguridad y que tras ser sometidos a los exigibles “test de impacto” del Programa Europeo de Evaluación de Automóviles Nuevos (EURONCAP), solo le conceden tres de las cinco estrellas como consecuencia directa de su limitado equipamiento para así obtener un precio bajo.

La crisis económica y social derivada de la pandemia del coronavirus ha provocado una importante incertidumbre respecto al ámbito laboral, provocando que muchas empresas tengan que realizar despidos o acogerse a ayudas para la regulación de empleo, ayudas que apenas han sido libradas y que casi nadie, por no decir ninguno, ha recibido casi después de un año. Uno de los sectores más afectados ha sido el del turismo, que dentro de unos meses se vuelve a enfrentar a otro de los veranos más complicados de su reciente historia. También, de forma paralela, otro de los sectores más perjudicados ha sido el de la hostelería o el del ocio nocturno, dos sectores que han provocado que los empresarios hayan cerrado las persianas de sus negocios y que muchas personas hayan tenido que decir adiós a su puesto de trabajo para siempre. El número de pequeñas y medianas empresas que se han visto obligadas a cerrar se cuentan por miles, y las calles más comerciales de nuestro país han perdido la esencia que tenían durante tantos años, incluso en los peores momentos de la crisis de 2008 del nefasto presidente socialista ZP.

En cuanto al paro, si nos comparamos con la zona euro, vemos que los datos son más que alarmantes: en la zona euro es del 7 %, en España el doble; nuestros datos de paro son muchos peores que los de países como Italia, Portugal, Francia o Alemania. Entre los menores de 25 años el paro afecta al 17 % en la zona euro, pero en España supera el 41 %. Cuatro de cada diez jóvenes de nuestro país están en el paro.

Con estos pésimos datos socioeconómicos, Pedro Sánchez se permite el lujo de rescatar “Plus Ultra”, una línea aérea deficitaria, con un solo avión y vinculada a altos cargos de la narco-república de Maduro por 53 millones de euros; de regalarle a la policía del “pobre” rey alauí 130 todoterrenos valorados en más de siete millones de euros; de nombrar secretario de Estado para la Agenda 2030 a Enrique Santiago, secretario general del PCE y un leninista partidario de “liquidar” al Rey–si las “idus de marzo” le fuesen favorables– y con la friolera cantidad de 118.000 euros anuales, como salario. Podría seguir enumerando los despilfarros de nuestro Gobierno…y creo que tendría materia para varios artículos de Opinión.

Este es el último caso conocido, ya que de los 777 asesores (200 más que en la etapa del mandato de Mariano Rajoy) y que le cuestan 56 millones al contribuyente, “nadie ni ningú”—como diría el tío Pencho de L´Arboleja (pedanía de la huerta de Murcia) —saben nada de nada, ni de sus funciones y mucho menos de sus méritos o CV para acceder a dichos puestos. ¡Total, son puestos en los que no hay que demostrar ni valía ni hace falta dar a conocer siquiera el nombre de los ‘agraciados’ en esa lotería del enchufe público!

Y mientras estos asesores—que la mayoría de ellos son unos “bien pagaos” (como en la copla de Juan Mostazo la “Bien pagá”)–y tienen asegurada su nómina a fin de mes, ¿qué se le puede decir a empresarios que han echado o están a punto de bajar la persiana de sus negocios y además para siempre…? Lo único que sabemos es que todos los españoles, sin excepción, están mucho peor que hace 2 años, excepto la mujer, amiguetes y compinches de Sánchez e Iglesias. Sin ir más lejos, el presidente del Gobierno se ha subido tres veces el sueldo desde que llegó a La Moncloa en junio de 2018, mientras siguen aumentando exponencialmente las colas del hambre y el número de parados supera con creces los cuatro millones. El grado de nepotismo es tan grande que les da igual que España entera esté sumida en una crisis bestial y por eso siguen disipando el pastizal del erario público en esos supuestos asesores, sin impórtales, lo más mínimo, unos trabajadores y sobre todo unos empresarios a los que la ruina está devorando o les ha arrebatado su negocio.

Para terminar con este artículo de Opinión sobre las “Mentiras y Chapuzas del Gobierno”, le exigiría que desterrasen de una vez por todas esos grandilocuentes y nihilistas mensajes de que «salimos más fuertes» y «nadie se va a quedar atrás», porque lo único cierto es que la crisis es siempre y solo para el ciudadano de a pie. Todas estas mentiras y chapuzas a las que el Gobierno nos tiene sometidos, me recuerda al cuarto álbum de estudio del grupo británico Supertramp de 1975: “Crisis, what crisis?” (¿Crisis, qué crisis…?).

Pedro Manuel Hernández López es Médico jubilado y Periodista.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído