La impotencia y la indecencia del líder del PSOE

Sánchez se escapa a África y desde allí ataca a Ayuso inventándose un Madrid apocalíptico

El socialista intenta, a tres semanas de las lecciones del 4-m, envenenar la campaña con infundios y miedos sobre la vacuna

Sánchez se escapa a África y desde allí ataca a Ayuso inventándose un Madrid apocalíptico
Isabel Díaz Ayuso (PP) y Pedro Sánchez (PSOE). PD

Dice Isabel Díaz Ayuso, en la entrevista con Alfonso Rojo, que la inquina que manifiesta contra ella el socialista Pedro Sánchez no puede deberse a elementos ‘personales‘, porque el líder del PSOE es un político que ni siente ni padece, pero viendo como está actuando el presidente del Gobierno socialcomunista cuesta aceptar que su rabia contra la líder popular y contra Madrid sea sólo de índole política.

Hay algo enfermizo y de psiquiatra, en el odio y la perversión con que Sánchez ataca a Ayuso y de rebote a los madrileños.

El mayor embustero, el farsante que lleva un año falseando, tergiversando y manipulando la realidad sobre la pandemia, el responsable máximo de la caótica gestión que soportan los españoles, ha salido en rueda de prensa a acusar a Díaz Ayuso, de hacer trampas con las cifras de contagiados.

Replica Ayuso que cree el ladrón que todos son de su condición, pero cómo de desesperado tiene que estar el socialismo para recurrir a una acusación tan inmoral como esta.

Sánchez lo ha vuelto a hacer: es capaz de sobrepasar todas las líneas de la decencia con tal de evitar que Ayuso siga siendo presidenta del Gobierno de Madrid.

Una acusación tan grave sólo es capaz de hacerla quien carece de escrúpulos y es capaz de utilizar algo tan serio como la salud de los madrileños como repugnante baza electoral.

Si Sánchez tiene pruebas de que la Comunidad de Madrid está manipulando los datos, su obligación es decir claramente cómo y en qué.

Tirar la piedra y esconder la mano es de una cobardía que retrata al personaje. Lo que ha quedado claro es que Pedro Sánchez ha decidido tomar las riendas de la campaña socialista ante las elecciones del 4M.

Ángel Gabilondo no le vale, porque, por lo visto, hay que tener un cuajo especial y muy pocos escrúpulos para liderar una campaña socialista.

Y como Sánchez no tiene vergüenza ha decidido que será él quien lleve la voz cantante contra Ayuso.

La rabia de Sánchez es fruto de la impotencia y la prueba del nueve de que el socialismo no encuentra la forma de impedir que Ayuso siga creciendo en las encuestas.

La acusación del presidente del Gobierno PSOE-Podemos es el mejor sondeo: cuanto más graves sean sus descalificaciones, señal de que la presidenta de la Comunidad de Madrid continúa creciendo en intención de voto.

El mayor embustero de la reciente historia política de España ya no sabe qué hacer para evitar que Ayuso arrase en las urnas este 4-m de 2021.

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído