Con la que nos está cayendo y el Rey Felipe VI maniatado y sin permiso de Sánchez para hablar con Mohamed VI

Invasión de Ceuta: ¡Qué pena de periodismo y de periodistas!

La miopía, la cortedad de miras y la ingenuidad de estos miembros de la sociedad lanar se han impuesto en la narración de los hechos

Invasión de Ceuta: ¡Qué pena de periodismo y de periodistas!

Salvo excepciones, entre las que están el programa de Carlos Herrera, el de Carlos Alsina, el de Vicente Vallés, El Gato al agua y algunos otros que no he escuchado o visto pero que seguro que han sido honrosos, la mayoría de los medios audiovisuales han tratado la invasión de Ceuta por Marruecos como una crisis migratoria y humanitaria.

La miopía, la cortedad de miras y la ingenuidad de estos miembros de la sociedad lanar se han impuesto en la narración de los hechos y en el tratamiento de un problema geopolítico ¡Qué pena!

Ante la escasez de verdaderos periodistas y auténtico periodismo, y oyendo las seráficas opiniones de muchos presentadores, contertulios y enviados especiales, el grave episodio del asalto a la frontera española de Ceuta ha sido “una gran crisis migratoria y humanitaria causada por quienes huyen del hambre, la miseria, la enfermedad y la persecución política”. Todo el catálogo de Compromís, Unidas Podemos y de los que tienen por clientes a los pobres y necesitan que crezca su mercado se ha expuesto en el top manta y lo ha comprado esa legión de opinadores y falsos periodistas que amueblan los medios audiovisuales. Quincalla.

Pocos, los citados y, en general, la prensa de papel y digital, han explicado la naturaleza de la invasión, las causas políticas y las consecuencias diplomáticas y geopolíticas que las anteceden y les sucederán.

La indefensa población ceutí, incluyendo a las fuerzas de orden público, sometidas a la sempiterna presión marroquí y al usual abandono del Gobierno español en medios técnicos, humanos y de procedimientos, incluidas las fuerzas armadas, escasas y sin el material disuasorio terrestre y marítimo conveniente, han sido las verdaderas víctimas de una turba azuzada, arrojada al mar y utilizada como mero instrumento de presión hacia España por Mohamed VI y su Gobierno. La totalidad de los diez mil o más integrantes de esa turbamulta ni iban desnutridos, ni perseguidos, ni huyendo de nadie.

Fueron recolectados e incluso transportados en vehículos por los servicios secretos marroquíes (con cientos de miembros en España) que les engañaron con argumentos tan seductores como que los menores iban a ver gratis en Ceuta un partido de fútbol en el que jugaba Cristiano Ronaldo, y los adultos obtener un contrato de trabajo y residencia legal en España. Y en esta canallada Marruecos utilizó también como peones del tablero a niños y bebés para buscar emotivas imágenes.

La presencia en España del secretario general del Frente Polisario, Brahim Ghali, con dos causas judiciales abiertas en la Audiencia Nacional e ingresado en un hospital de Logroño con identidad falsa a nombre de Mohammed Ben Battouche, sin habérselo comunicado antes al Ejecutivo marroquí; la publicación en El País, el 17 de mayo, de un artículo difamatorio y de medias verdades elaborado por encargo de La Moncloa y titulado “El próspero imperio empresarial de Mohamed VI”, y los desplantes de Pedro Sánchez Pérez-Castejón hacia Marruecos, nos han llevado a este agravamiento de la larga crisis político-diplomática hispano-marroquí, acrecentada con la alianza económica, militar y estratégica de Estados Unidos con Marruecos y con el sorpresivo reconocimiento oficial de su soberanía sobre el Sahara Occidental, a cambio de reanudar las relaciones diplomáticas con Israel, interrumpidas desde el año 2000.

En declaraciones del ministro marroquí de Asuntos Exteriores, Nasser Bourita, la embajadora marroquí en España, Karina Benyaich, llamada a consultas el pasado martes a Rabat, “no volverá mientras dure la crisis. Y la crisis no se debe a la presencia de Brahim Ghali en suelo español, sino que es debida a la falta de explicación y respeto” (del Gobierno español). Y por eso la invasión la ha trasladado ahora a Melilla y luego la llevará a Canarias. España sufre la incapacidad de un gobierno presidido por un mentiroso impulsivo y falsario, integrado, salvo nobles particularidades, por ineptos, algún ágrafo y varios comunistas, apoyado por media docena de partidos secesionistas que buscan la destrucción de España, y torpe para descifrar los verdaderos problemas del Estado, entre los que están y ciñéndonos al caso que nos ocupa: la próxima decisión jurídica del tribunal europeo sobre el derecho de pesca de la UE en aguas del Sahara Occidental, incluidas en el vigente tratado de pesca Marruecos-UE; el continuo chantaje de Marruecos a España y a la UE por el dinero que recibe (siempre poco a juicio del régimen alauita) para controlar sus fronteras y evitar la inmigración ilegal; la cooperación y la lucha contra el yihadismo, también a cambio de prebendas, y, en fin, la entrada en la UE, libre de aranceles y sin topes, de productos agrícolas marroquíes y varios bienes manufacturados.

Si nuestra pertenencia a la UE ha impedido, por ahora, que Sánchez acabe con la independencia del poder judicial o nos arruine económicamente, esta vez y, ante la debilidad española, ha sido Bruselas la que ha forzado a Marruecos a cerrar la frontera con Ceuta y acabar con el coladero: “No nos dejaremos intimidar. Nadie puede chantajear a la UE. Estas tácticas no son admisibles en el mundo de hoy”.

Y con la que nos está cayendo y el Rey Felipe VI maniatado y sin permiso de Sánchez para hablar con Mohamed VI (¿Qué pensará Juan Carlos I?), el presidente, pasado por el estilista y el maquillador con cargo al contribuyente, presentándonos con alharaca su plan “España 2050” como palanca para una nueva Transición.

¡Será teatrero! Este individuo huye hasta el año 2050, proyecta a España a 30 años vista, se compara con Adolfo Suarez González y apuesta por una nueva Transición. Una cosa es tener visión de Estado y pensar a largo plazo -condición bastante escasa en nuestros políticos, excepto en los independentistas-, y otra tomarnos por imbéciles.

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Jorge del Corral

Hijo, hermano y padre de periodistas, estudió periodismo en la Escuela Oficial de Madrid. Ha trabajado en cabeceras destacadas como ABC y Ya. Fue uno de los fundadores de Antena 3 TV. Miembro fundador de la Asociación de Periodistas Europeos (APE) y del Grupo Crónica, creador de la Academia de las Ciencias y las Artes de Televisión (ATV) y fundador de la Unión de Televisiones Comerciales (UTECA). Un histórico de la agencia EFE, donde fue subdirector y corresponsal en Roma.

Lo más leído