OPINIÓN

Victor Entrialgo De Castro: «La causa del conflicto con Marruecos»

Victor Entrialgo De Castro: "La causa del conflicto con Marruecos"

Pedro Sanchez e Ivan Redondo se agarran con fuerza para mantener el poder a la causa del conflicto con Marruecos, que es la misma que acabará con su Gobierno: Podemos.

Pedro Sánchez es la causa de que Podemos, separatistas y bilduetarras sigan desuniendo España internamente y en el exterior. Y lo que es causa de la causa es causa del mal causado.

La sonrisa de hiena en Fitur, en medio de lo que está pasando, desvela su personalidad mientras suelta cursi lo de la doble pauta. Pero ¿de qué va? ¿Por qué no soluciona este maniquí toda la plancha que tiene y deja de tomarnos el pelo con humo del 2050? Hay que ser farsante para, con los desastres que su incompetencia está causando, tratar de distraernos con la ayuda de Iván el Turco, que no es ni un profesional ni un gurú, sino un cómplice.

Un par de dos: Un listo que presenta la política como un logaritmo neperiano y un Juan Lanas integral de caminar afectado, falto de toda naturalidad o espontaneidad. El mismo que convirtiendo a España en el hazmereír del mundo y desatendiendo a 6 millones de parados, nos entretiene con lo que habrá que comer, lo que habrá que estudiar, cómo deberemos trabajar, -ellos que no lo han hecho nunca-, o viajar, o con quien nos tendremos que relacionar en el año 2050. El comunismo y el sanchismo acomplejado quiere ordenarlo todo. Incluso la memoria, pero no podrá evitar el repudio que le deparará la historia. Un chiste si no fuera una tragedia.

La Begoña, sin otra titulación ni tesis que la que copió su marido colocado en la universidad por el partido, dirige una «cátedra extraordinaria integral sobre la tracación del átomo, el capitalismo inclusivo y más nombres de estos que le ponen ahora a estos chiringuitos que no significan nada y son más largos que el propio curso. Cuando lo que pretende, además de contratos con Africa, es pasar la fregona de su marido para limpiar la CEOE y poner de empresarios a otros amiguetes, repartiendo así, vía conyugal, qué desfachatez, el dinero público.

Ahora en plena caída libre de su consideración, este  berzotas y su lacayo nos saca el cuento de los desafíos de 2050. Cortinas de humo como aquellas con las que escondía las urnas, trucos de magia negra para distraernos del lío que han montado, la chapuza negligente con Marruecos en la que un gobierno de ineptos y atrevidos se carga la política exterior de más de un siglo.

Enemistado con EEUU por el asunto Delcy y Venezuela, tras el cual no hay llamada de Biden, que era un amigo de España ni de Anthony Blixen, su secretario de Estado, que acaba de proclamar a Marruecos “aliado estratégico”. Enemistado con Londres tras el Brexit, sin rédito alguno sobre Gibraltar mientras el Reino Unido firma Tratados con Marruecos y “los golpistas separatistas” piden un referéndum como el de Escocia. O sea dos.

Haciendo el ridículo, el figurín y su lacayo, apoyándose para resistir en el poder en “las causas de Podemos”, han colocado a España en la peor situación estratégica internacional en mucho tiempo, mientras la Unión europea hace la protesta que correspondería al Gobierno de la Nación y ese par de dos se sostienen en el poder esperando el reparto de los fondos europeos, con el apoyo de unos mochileros de Falcon y Ave, de sucio aspecto.

Si tu política interior es dividir a tu país, no puede haber política exterior que valga. La una es resultado de la otra porque la firmeza de las respuestas es proporcional a la unión interna que se consiga, aunque no sé si estarán de acuerdo con esto quienes, en uno y otro lado de la geografia, sintiéndose españoles, votan a los enemigos de España, que son la causa del conflicto con Marruecos.

Y junto a este par de ellos y sus palmeros, la propia cónyuge del presidente le hace la cama a la Nación y a los empresarios, ayudados por el sindicalista de comisiones, el del pañuelo palestino, el «catalán de Belmonte de Miranda”, un precioso pueblo asturiano, otro “comedor social” de los que no se visten de lo que son, sino que se disfrazan de lo que viven.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído