OPINIÓN

Francisco Iglesias Carreño: «La `España Nación constitucional´ comienza en tí.»

Francisco Iglesias Carreño: "La `España Nación constitucional´ comienza en tí."

Además de todos los pronunciamientos teóricos sobre el concepto de Nación y de todos aquellos adherentes que podamos etiquetarle, casi en procedimiento agregativo y en cierto modo sumativo, algunos sostenemos que la `España Nación constitucional ́ {ENC}, tiene una situación etiología precisa, nítida, clara y definida. La `España Nación constitucional´ comienza en tí, tú familia y tú Región, en las gradaciones de proximidad convivencial de cada ciudadano español (asido a sus hábitats de proximidad) y lo hace el día 6-12-1978.

De aquí que estimemos como extraordinariamente relevante, la especificación de todos y cada uno de los «sujetos actores constitucionales», a la significada y mayestática data de fecha del día 6-12-1978.

Obviamente, y conocido de todos es, la `España Nación´ tiene amplia raíz de unos precedentes integrales (culturales, históricos, económicos, estructurales, políticos,…), que están anclados al devenir de nuestro proceso histórico, tras la iniciática «Hispánica Nación Visigoda» (en el hacer de todos los Concilios de Toledo), la «Patria Hispánica de la Corona Asturiana y, en su seguimiento, tras el 910, de la Corona Leonesa», que deben ser tenidos muy en cuenta.

Traemos aquí, y en este ahora, la temática sobre la `España Nación constitucional´ {ENC}, que, en estimación trascendente, y desde nuestra propia consideración, nos concita y reúne, tanto en un ya amplio periodo de casi 43 años como de unas anteriores etapas precedentes que, lejos de su olvido, postulamos como importantes y necesarias de considerar.

Desde tal posición umbral por la `España Nación constitucional´{ENC}, efectuamos los siguientes considerandos:

{1°}
De un tiempo para acá, se viene practicando, puede que desde la centralidad organizativa, que a veces, y no por casualidad, coincide escénicamente con el vocablo Madrid, una cierta prédica de estilado adobamiento, posiblemente con intencionalidad imperativa, que trata de orientar -.- cual guión fijo -.-, bajo el señuelo de la presunta bondad de su mensaje, en un puede que pretendido y hasta un tanto desaforado intento de apropiación, sobre lo que otros (¿ acaso todos los demás?), tal vez debemos preceptivamente considerar y posiblemente puede que hasta obligadamente asumir, en aquello que constituye el resto, o sea todo lo que no es el singular punto centralizante, del más que amplio ambiente/espacio/perímetro -.- de la general convivencialidad en la proximidad -.-, territorial español, que es nuestra `España Nación constitucional´ {ENC}.

{2°}
Para tal intento parecen que parten, es una opinión, y en salvedad de otras posibles y acaso necesarias interpretaciones, ya de forma iniciática y/o apriorística, de posiblemente negarnos y/o borrarnos a casi todos, en lo que constituye, con el propio ser (singular y grupal) y adherente estar (ancestral e interactivo) que ya poseemos, nuestra libre voluntariedad y escenificado albedrío del pensamiento y hasta la razonada emisión crítica, en atención a nuestra propia y singular acción, de lo que entendemos/asumimos/concretamos como la `España Nación constitucional´{ENC}.

{3°}
Algunos sostenemos la opinión, y con ello abundamos en nuestro criterio, sobre que el concepto de «España Nación constitucional»{ENC}, y con salvedad de otras interpretaciones, se apoya en sus ciudadanos, o sea que, y en lo asumimos en raíz del hecho, comienza en todos y cada uno de nosotros -.- todos los ciudadanos españoles -.- y está asido, umbilicalmente asido, a nuestras formas convivenciales más próximas que están constituidas, y en principio, por todas y cada una de nuestras familias y su estilo organizativo de vida.

{4°}
Tal hecho conceptual sobre nuestra `España Nación constitucional´{ENC}, deriva de las propias concreciones del más que dilatado, ¡ya milenario!, proceso integral (humano, social, cultural, antropológico, histórico, económico y político), que ha interaccionado, generación tras generación, sobre nuestro humano/social/antropológico escenico espacio ambiental.

{5°}
Tal hecho conceptual, de nuestra propia `España Nación constitucional´{ENC}, lo es en sí mismo, en tanto y cuanto está asentado en la `general base común ciudadana´, establecida y (con)formada al completo por todos y cada uno de los ciudadanos españoles en todas y cada una de las quince constitucionales regiones españolas, que normativamente (Artículo 2 del CE’1978), la integran desde la data del 6-12-1978 (donde están constitucionalmente reconocidas las quince regiones españolas).

{6°}
Estamos hablando aquí de una `España Nación constitucional´{ENC}, por lo tanto, y en nuestro concreto criterio y sostenida opinión, participada por todos y cada uno de los libres (con)ciudadanos, que activan su ser y su estar dentro de su cotidianeidad, haciéndolo en sus entornos de convivencia más próximos, desde sus correspondientes municipios y comarcas, en sus respectivas (todas las) quince regiones españolas.

{7°}
La `España Nación constitucional´{ENC}, está asida a la fecha del 6-12-1978, con unos ciudadanos españoles directamente protagonistas que, desde sus familias -.- en su asumida elongación-.- y sus regiones -.- en su dada conformación primigenia -.-, mancomunadamente la hicieron:

(1°) Cívicamente factible.
(2°) Consensuadamente posible.
(3°) Democráticamente cierta.

La `España Nación constitucional´{ENC} tiene, ¡hoy por hoy!, y desde nuestra particular observancia, abierta a otras posibles interpretaciones, de un solo y único referente atribuible y sólido, que es el texto de la Constitución Española a la data de fecha del día 6-12-1978.

Tal observancia la mantenos situada en el Ocellum Durii romano y Semuret árabe, donde casi se perfilan ya»Las Arribes», a la vera de `La Vía de La Plata´ y la `Real Cañada Leonesa de «La Vizana»´, solar de nacencia de: «el hombre de Alange», el soberano de la Corona Leonesa Alfonso IX, artífice ejecutivo de los «Decretas’1188», que son ahora Patrimonio Mundial por la UNESCO.

Los «Decretas’1188», son un gran impulso, para su tiempo, de lo que tendría que respetarse entre aquellos antepasados nuestros, de leonesa condición en el Regnum Imperium Legionensis, para articular la convivencialidad y conformar voluntades convergentes.

La `España Nación constitucional´ {ENC} es, en nuestra acepción, la convivencialidad del presente, donde todos contamos y lo hacemos desde y con nuestras respectivas significaciones particulares y en convergencia de las que nos son comunes y en la práctica ejerciente de la igualdad.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído