OPINIÓN

Victor Entrialgo De Castro: «Todos los que van a ir a Colón»

Victor Entrialgo De Castro: "Todos los que van a ir a Colón"

Todos los que van a ir a Colón están de los rebeldes y del coñazo separatista hasta donde le salen al hombre y la mujer sus voliciones más íntimas. Todos los que van a ir a Colón están hartos de vivir de rodillas frente a una casta de chantajistas y a un infame presidente.

Todos los que van a ir a Colón se oponen a unos rebeldes, -rebajado a sediciosos por el Tribunal Supremo con el argumento de la “ensoñación”, – un error cuyas consecuencias persistirán mientras no se aplique el derecho y se proteja como es debido a la Nación, en nombre de la Constitución y del pueblo Soberano.

Todos los que van a ir a Colón piensan que lo único que faltaba es concluir que la Nación se gobierna desde Waterloo y consideran inaceptable que algunos quieran el Estado de derecho para cobrar, pero de legalidad sólo la parte que interesa.

Todos los que van a ir a Colón consideran que esa banda de chantajistas del Estado y la Nación, quieren el dinero, pero no el derecho. Creen que el Estado de derecho es un buffet libre, del que te vas sirviendo según el hambre. Del derecho civil, prefieren lo sucesorio, el hereu y los derechos reales, la usucapión y la enfiteusis, pero no el derecho de obligaciones. Del administrativo les interesa la financiación de sus desvaríos, pero no la transparencia, ni el buen gobierno, ni los procedimientos.

Muchos de los que van a ir a Colón echan de menos la autoridad cuando es legítima. Y frente a la anarquía de bárbaros y okupas rebotados convocados por la Colau para conseguir el ayuntamiento y degradar Barcelona, echan de menos la garantía de los derechos de los demás, como en las democracias sin complejos por hacer lo que hay que hacer cuando se trata de garantizar los derechos de todos y restablecer el orden, dispersando si es preciso con tanquetas de agua a las turbas de vándalos, rebeldes o golpistas.

Todos los que van a Colón lo hacen frente a Waterloo, no quieren ser súbditos sino ciudadanos y están hastiados de un gobierno que continúa causando daños irreparables a los derechos, las libertades y a las arcas del Estado de derecho.

Todos los que van a ir a Colón rechazan el autoritarismo, pero echan de menos la autoridad frente a autoridades, -nacionales y extranjeras-, que se prevalen de un Gobierno débil que pretende únicamente sobrevivir y que jamás ha defendido los intereses generales.

Todos los que van a ir a Colón, están hasta los bolsillos de este Gobierno que dilapida recursos para pagar adeptos, sube los impuestos, maltrata el BOE de madrugada, no es el lechero y por la noche obliga a poner la lavadora a las cuatro de la mañana.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído