OPINIÓN

Victor Entrialgo De Castro: «Las comunistas de chalet y modelito»

Victor Entrialgo De Castro: "Las comunistas de chalet y modelito"

Querian quemar este mundo para construir uno nuevo pero le van cogiendo el gustillo a éste.

Se enteraron los últimos de la pandemia y ahora nos cuentan cómo va a ser el 2050 mientras siguen dándole a la caja registradora y se entretienen tomándonos el pelo.

En el café, una empleada que no llega a los 600 a una parroquiana funcionaria: «Prefiero que desde el gobierno me robe un pobre o un rico, pero no estos piojos resucitaos”.

Después de las ministras Vogue de Zapatero, “la jurisconsulta de partido” Fdez de la Vega, la Pajín y Bibiana Aído, la del flamenco, ya colocadas en el Consejo de Estado, la ONU y otros miles por ahí con sueldos millonarios por hacer “un meloexplique.”

Ahora llega la ministra comunista de Trabajo, prêt a porter de Vogue, con looks variados y trenza de partido, más pendiente de su imagen que de los 5 millones de parados. Después está la “Ministra jotialista” antes pasionaria, “luz de su secta”, la que impuso el señor feudal, con su cansino rollo para quedarse en “Villa Jotía”. Y luego la Colau, la Maruja de los okupas y el desahucio, que ahora no se pierde una pelu por nada, la Farruquito con sus estampados variados y la de Cabra, con sus productos para detener ese avinagramiento que tiene cuando habla, que parece que planchase ella.

Pero el discurso feminismo binario, terciario o cuaternario puede con todo. La incompetencia, el principio de Peter, los desmanes, el atrevimiento, la detención infantil del progreso de España y su bloqueo para asaltar el Estado, la financiación irregular y la usurpación de la soberanía popular.

Ahora llega la Belarra, la amiga de la familia, sin meter ruido, despacito. Pero denle un poco de tiempo. Lo primero las cremas comunistas. Y luego, con ese sueldo jamás soñado viene el recauchutao y los modelitos casual. Después el chalet con piscina. Todo aquello con lo que iban a acabar cuando llegaron. Y por último, lo más dificil, aguantar ahí sin hacer nada mientras la cosa dure.

Entre sus palmeros, están los que esperan algo y los que no esperan nada. Pocos reparan en esta estafa, esta burla, este engaño. Se llevan el sueldo crudo de los ministerios rifados pero, por las causas judiciales y las declaraciones de los perjudicados, parece ser que ya se lo habían llevado antes.

El destino de todas estas comunistas de salón es el rechazo social, el ostracismo pero, eso sí, protegido con papel burbuja como jamás soñaron, gracias a las participaciones de lotería repartidas por los incautos y un sistema que sigue sin el procedimiento que impida llegar al poder, no a los que piensan diferente, sino a los enemigos de la Nación. Aquellos cuyos actos hayan acreditado indubitadamente su propósito contrario a los intereses generales y a la soberania popular. Aunque se disfracen, primero de camiseta y ahora de modelitos.

Querían quemar este mundo y hacer uno nuevo, pero le van cogiendo el gusto a éste.

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído