OPINIÓN

Victor Entrialgo De Castro: «Una potera de cinco garfios con la que se cogen los calamares principales, bastaría para acabar con el gobierno de Sánchez»

Victor Entrialgo De Castro: "Una potera de cinco garfios con la que se cogen los calamares principales, bastaría para acabar con el gobierno de Sánchez"

Para acabar con el calamar de Iván Redondo y el presidente del gobierno, la Vinagre o Farruquito, que para hablar salta como una caballa, basta un aparejo con cinco garfios. Este régimen no tiene más de cuatro o cinco tentáculos. Como cualquier traidor tienen miedo a las sombras y a la traición. Así que todo lo demás son pelotas.

La embarcación ya está a la deriva y el aparejo para pescar precisa plomo y el circulo de cinco garfios. La mejor época es desde finales del verano hasta otoño. Y Pedro Sanchez lo sabe. Por eso quiere entregar ya su alma al diablo a los separatistas. Al amanecer o al atardecer de un dia cualquiera el pueblo saldrá a pescar todas las jibias que encuentre. Y luego podremos cantar la famosa canción llenos de alegría y ritmo   Se van, Se van los patos, los arrastrantes se van, se va la gran Muñeca, la Milonga nacional.

Mientras llega ese día, la Farruquita, tras el demoledor informe en contra de los indultos del Tribunal Supremo, habla ahora de “Perdón”, como si Moncloa fuese la parroquia del Buen Suceso, en una afrenta e inaceptable chantaje sentimental a los españoles, que han sido afrentados, traicionados y chantajeados miles de veces desde hace 30 años. Disfrazan de perdón la avaricia de poder y la soberbia, ambos pecados mortales. A Sánchez le han dicho que llame magnanimidad a lo que es mera estrategia para conservar el poder y dejarnos luego el recado.

Lo más repugnante es vivir un episodio más del “golpe continuado” que Sanchez dió cuando en su inmensa ambición se apoyó, para acceder al poder con su moción de censura, en aquellos que habían proclamado una República dentro de una Monarquía. Eso y la traición, amigo mío, se parecen mucho.

Luego, para conseguir esos pelotas alrededor basta un buen salario y que el puesto tenga un nombre largo o en inglés: “Director de Crecimiento e internacionalización empresarial paralela”, “Coordinador de la Coordinación de Asuntos Contenciosos de la Dirección General de Asuntos Juridicos de la Subsecretaría de Coordinación”, “Coordinador de Asuntos Regulatorios de la Dirección de Dictámenes y Asesoramiento Legal de la Dirección General de Asuntos Jurídicos de la Subsecretaría de Coordinación”.

O como el de la Sra del Presidente Begoña Gómez con su máster sin título de “Recursos para la Tracación y los Pospiósperos recalcitrantes intrincados en la confraternización documental 2050” el de una lobbista sin dignidad que, con el mayor de los descaros, y delante de las mismas narices del pueblo español, pretende hacerle el trabajo sucio a su marido sustituyendo a la patronal de los empresarios por otra afín a su esposo mantecoso. Es imposible que den un palo al agua con esos nombres, sencillamente, porque no se sabe por donde empezar. Trabajar era cuando habia un jefe, un director, un encargao, un jefe almacén, un secretario, un auxiliar, un bedel y así. Por eso éstos inventan puestos, pero no crean empleo.

Éste régimen está sujeto con horquillas y cogido con pinzas. Pero amén de la cobardía, se fundamenta en el shock y sorpresa que causa el absurdo. Son tales los numeritos, desafíos y afrentas al estado de derecho y a la soberanía popular del “duo dinámico” Sanchez y Redondo con sus músicos, que el país ya ha perdido la capacidad de reaccionar. Si fuese un twist o una yenka la gente bailaría o no, mostraría su apoyo o su rechazo. Pero rapear así sobre la soberanía y el cotidiano absurdo deja perplejos a los ciudadanos. Y la perplejidad paraliza.

Con una potera de cinco garfios con el que se cogen los calamares principales, bastaría para acabar con el gobierno de Sánchez. La mejor época es desde finales de verano hasta enero.

Muchos de los que se querrán subir a la barca para salir a pescar dirán que se oponían desde hace mucho desde dentro. Pero con la afrentas que la Nación ya ha sufrido y la que que suponen los indultos, hay que salir todos los dias a poner los aparejos.

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído