OPINIÓN

Francisco Iglesias Carreño: «Población, Servicios y Regiones»

Francisco Iglesias Carreño: "Población, Servicios y Regiones"

Estamos hablando, de un tiempo a esta parte, de `la concentración de la población´ en España (Reino de), que se efectúa desde hace largo tiempo, conocido y sabido es, además de observable y cuantificable, solo y únicamente en varias fijadas urbes -.- de muy concretas Regiones Españolas -.-, como un más, en lo que se exterioriza, que añadido catalizante posible (¿acaso no es cierto?), cuál elemento operativo esgrimidor, del llamado acceso social, de `la población en general´ (que después resulta que no es tan general), a toda una serie de situaciones que encuadramos esquemáticamente en las dotaciones de servicios, tanto públicos como privados.

Puede que, y por otra parte, además de tener en cuenta lo indicado precedentemente, tanto unos como otros, descuidadamente o por actuar con procedimientos simplificadores, nos veamos impelidos y/o caigamos, a veces y por diversas interferencias reductivas, en el plausible olvido de cómo se ha llegado a:

(1°) Tales posicionamientos urbanos/regionales,
(2°) Tan masivas atracciones poblacionales
(3°) Iteradas progresivas eclosiones demográficas.

en tales, ¡ y tan concretos!, posicionamientos territoriales y/o regionales españoles y que ello, y en atención a su discurrir, no ha sido objeto, así es sí así parece, de una supuesta y/o pretendida generación espontánea de los mismos.

Citamos, de pasada, pero consideramos, desde nuestra particular observancia, que es inherente a la situación planteada, que en el periodo que va desde el año 1947 al año 1955 (ocho años) el desplazamiento poblacional alcanzó en España a 1.700.000 personas, así como que entre el año 1961 y el año 1965 (cuatro años) los afectados fueron 880.600 personas, que, en el añadido de otras cantidades de los trasiegos de personas -.- internos dentro de España (el Reino de) de otros periodos, y como ya sido descrito por varios investigadores sociales, trata alienantemente de promover/provocar/ imponer unas altas concentraciones -.- de millones de conciudadanos -.- en unas regiones españolas-.- pocas y concretas -.- dejando otras regiones españolas en cuasi vaciamiento demográfico integral.

Se hace oportuno recordar al caso, como está efectuada la distribución espacial regionalizada en España ( el Reino de), en esa amplia temporalidad que transcurre entre dos momentos constituyentes, el del 9-12-1931 y el del 6-12-1978, a saber:: [1°] Andalucía (87.278 km2 ); [2°] Aragón (47.668 km2 ); [3°] Asturias (10.565 km2); [4°] Baleares (5.014 km2); [5°] Canarias (7.273 km2); [6°] Castilla La Nueva (72.363 km2); [7°] Castilla La Vieja (66.107 km2); [8°] Cataluña (31.930 km2); [9°] Extremadura (41.602 km2); [10°] Galicia (29.434 km2 ); [11°] Reino Leonés (38.363 km2); [12°] Reino Murciano (26.175 km2); [13°] Navarra (10.421 km2); [14°] Reino Valenciano (23,305 km2); [15°] País Vasco (7.261 km2).

Esto de la persistente y reiterativa fijeza -.-que pudiera ser de sesgada instrucción política -.- del entresacado aporte poblacional adscrita a regiones muy concretas {recuérdese al caso las `sagas informantes anteriores´, de una pléyade de gabinetes y centros de estudio (amén de las series publicadas por el INE) -.- [que enlazan con la época/periodo/ temporalidad del régimen/sistema/dictadura de 1936-1975 y encuadran, iterativa y análogamente, la (in)transición de 1975-1978] -.- }, de ser tales contadas y tan escuetas urbes/regiones, consideradas como la ambiental umbralidad cimera de sitios/lugares/centros donde, ¡cuasi a perpetuidad!, y como ejemplos demostrativos obvios, sí que se abastece de plurales `elementos facilitadores de servicios´,

Lo señalado supone, ya de entrada y hacia la escrutadora y atenta observación de todo el resto de los ciudadanos españoles, de la España Nación ( en el Estado Español), e incluso en la estimación considerada del incluyente, ¡y añadido constitucional!, periodo de 1978-2021, por tanto en estos actuales momentos, sin duda alguna, el constituirse en evidencial forma sólida, con gran abundancia, en versatilidad y proliferación de alicientes, en unos más que exclusivos singularizantes que se trasversalizan como atrayentes/estimulados /incitados conjuntos focales predominantes, favorecedores de promocionables y unidireccionables expectativas integrales (sociales, económicas, culturales, ambientales y políticas) acoplables a solos tales respectivos espacios de tan identificadas urbes/Regiones.

La distribución de la población en la España Nación (del Estado Español del Reino de España) -.- que comprende e integra a sus constitucionales quince regiones españolas -,-, a nuestro entender, no es ahora, ¡puede que no lo haya sido nunca!, un ejercicio del albur ocasional y/o de social complacencia placentera, y si , ¡y más bien!, un ejemplo, que viniendo desde el arcano, se escenifica como un paso más, ¡uno más!, de la severa planificación contumaz (óra directa u óra articulada), que desde los tiempos más pretéritos se viene haciendo -.- con la convergencia de múltiples circunstancias -.-, actuando instrumentalmente como un componente regulador preconcebido y plasmado en modo cuasi imperativo.

Muy recientes trabajos, nos están dando amplia información sobre diversas situaciones sociales presentadas en España, donde se plasma consideraciones sobre la distribución de la población y el acceso de la misma a, entre otros, los servicios de sanidad, educación y entidades bancarias. Tales trabajos podrán permitir seguramente, en un suponer que albergamos, hacer varios posibles seguimientos de los mismos y, en apreciando las verosimilitudes, recabar de entre ellos la situación presentada, a día de hoy, de cómo están, con la interpretación pertinente al caso, en atención a la prestación social de tales servicios, el completo bloque de las constitucionales quince regiones españolas.

Ellos nos pueden llevar, de hecho intuitivamente lo hace, hacia nítidos posicionamientos de otrora, en las Edades Moderna y Media, que son, en gran medida, las situaciones donde los hechos territorializados (con los elementos sociales urbanos/regionales correspondientes) en toda Hispania se comienzan pluralmente a consolidar. No olvidemos que, y a título de ejemplo, el «efecto reconquista» supone, en algunos momentos, amplios vaivenes poblacionales peninsulares como:

(1°) Mozárabes (del Al-Andalus) del sur al norte [es paradigmática la emigración desde `Castilia´ (Granada) hacia La Vardulia (en tierras de Burgos), que «se enseñorean» con su tierra de acogida hasta llegar a nominarla].

(2°) Leoneses ( de la Corona Leonesa) del norte al sur [en los reinados consecutivos de: Alfonso VI de León, Urraca I de León, el Emperador Alfonso VII de León, Fernando II de León, Alfonso IX de León, Fernando III de León, Alfonso X de León y Sancho IV de León; que originan vacíos poblacionales en los espacios de todo el noroeste para recubrir/poblar/asentar las ampliaciones territoriales,tanto en la Transierra como en los reinos de: Toledo, Badajoz, Jaén, Córdoba, Sevilla, …, zonas de Huelva, Cádiz y entornos de Algeciras].

Al manejar ahora las temáticas de: Población, Servicios y Regiones, en pleno Siglo XXI, y en el Estado Español, dentro de un Estado de Derecho democratico, de la España Nación, nos parece adecuado trasladar la situación de referencia hacia el propio texto de la actual y vigente Constitución Española ( de la data de fecha del día 6-12-1978).

Podemos sopesar los hechos poblacionales regionales españoles en atención a los quince constitucionales Pueblos Regionales Españoles y el como mantener, potenciar y proyectar lo que allí se indica: “Proteger a todos los españoles y pueblos de España en el ejercicio de los derechos humanos, sus culturas y tradiciones, lenguas e instituciones”, cuando nos consta que los trasvases poblacionales siguen siendo persistentes.

En el Artículo 1-1 de la CE´1978, se dice:”España se constituye en un Estado social y democrático de Derecho, que propugna como valores superiores de su ordenamiento jurídico la libertad, la justicia, la igualdad y el pluralismo político”. Nuestra subjetiva opinión, nos situa para indicar que la igualdad constitucional dejará de ser un bien constitucional alcanzable mientras persistan los continuos despoblamientos de varias regiones españolas en favor, consentido y prolongado, de unas pocas,

En el Artículo 2 de la CE´1978, se dice:”La Constitución se fundamenta en la indisoluble unidad de la Nación española, patria común e indivisible de todos los españoles, y reconoce y garantiza el derecho a la autonomía de las nacionalidades y regiones que la integran y la solidaridad entre todas ellas”. La solidaridad interregional española, en nuestra apreciación y particular criterio, no existe desde el momento en que unas regiones españolas, las más, son tenidas como cantera poblacional a perpetuidad, de las menos, y sin visos de cambios en la raya del horizonte.

En el Artículo 9-2 de la CE´1978, se dice:”Corresponde a los poderes públicos promover las condiciones para que la libertad y la igualdad del individuo y de los grupos en que se integra sean reales y efectivas; remover los obstáculos que impidan o dificulten su plenitud y facilitar la participación de todos los ciudadanos en la vida política, económica, cultural y social”. Tenemos obstáculos que hacen que en las quince regiones españolas, reconocidas constitucionalmente, la vida económica no es, desde nuestra óptica particular, ya no solo igual, es que tampoco es parecida. De aqui que se provoquen los trasvases poblaciones y las subsiguientes disparidades en el acercamiento a los servicios.

En el Artículo 10-1 de la CE´1978, se dice:”La dignidad de la persona, los derechos inviolables que le son inherentes, el libre desarrollo de la personalidad, el respeto a la ley y a los derechos de los demás son fundamento del orden político y de la paz social”. El libe desarrollo de la personalidad, de cada ciudadano español, no puede ser coincidente con que en su respectiva región, se vea impelido obligadamente a emigrar de la misma, y que tal proceder forme parte de la memoria colectiva regional respectiva.

Dejamos que cada lector, y por si mismo, analice el Artículo 14 de la CE´1978, que dice: “Los españoles son iguales ante la ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social. Y se sitúe dentro de una región española de centenarias estelas de emigrantes

En el Artículo 1-1 de la CE´1978, se dice:”Los españoles tienen derecho a elegir libremente su residencia y a circular por el territorio nacional.
 Asimismo, tienen derecho a entrar y salir libremente de España en los términos que la ley establezca. Este derecho no podrá ser limitado por motivos políticos o ideológicos”. Aquí dejamos a los lectores sus posibles interpretaciones para “la elección libre de residencia”, sobre él como muchos miles de conciudadanos españoles ( ¿o han sido millones desde que tenemos constancia contemporánea?), se han visto obligados a cambiar de su residencia regional de nacencia hacia otras regiones muy específicas, por absoluta necesidad de motivo de `subsistencia vital´ tanto personal como familiar.

El Artículo 27 de la CE´1978, que no explayamos, tiene una muy alta incidencia sobre los ciudadanos españoles que han emigrado de una amplia mayoría de regiones españolas hacia otras y muy concretas regiones igualmente españolas. Cada lector, y por si mismo, puede ubicar esta temática que aquí manejamos sobre: “Población, Servicios y Regiones”,elaborando tanto para sí como para otros, sus posibles y/o ciertas conjeturas.

El Artículo 30-1 de la CE´1978, dice: “Los españoles tienen el derecho y el deber de defender a España”. Y juntandolo con el Artículo 2 en aquello de: ”La Constitución se fundamenta en la indisoluble unidad de la Nación española, patria común e indivisible de todos los españoles, y reconoce y garantiza el derecho a la autonomía de las nacionalidades y regiones que la integran y la solidaridad entre todas ellas”, parece que el concepto, esencia y ser de la España Nación está en todas y cada una de sus quince regiones españolas reconocidas constitucionalmente, por ende, donde estan (o es: ¡donde deben estar!), sus respectivos ciudadanos regionales respectivos.,con sus correspondientes y análogos servicios.

El 6-12-1978, se efectuó la “Democrática Libre Expresión de la Voluntad Soberana de la Nación Española” que, en referéndum convocado al efecto, aprobó el texto de la Constitución Española, donde en su Artículo 40-1 dice: “ Los poderes públicos promoverán las condiciones favorables para el progreso social y económico y para una distribución de la renta regional y personal más equitativa, en el marco de una política de estabilidad económica. De manera especial realizarán una política orientada al pleno empleo”.

Sí, dice textualmente: “…para una distribución de la renta regional y personal más equitativa,…”, cuando ello alcance su plenitud, que será cuando las rentas de las quince regiones españolas converjan, segura y hasta ciertamente, los servicios que se presten a todos y cada uno los ciudadanos españoles serán seguramente similares u análogos, e incluso equiparables a los demás Estados miembros de la Unión Europea.

Debemos ya hacer, todos los ciudadanos españoles, desde ese concatenado fraternal espacio de nuestras quince regiones españolas constitucionales, ese camino solidario hacia la plenitud, en todo y para todo (¡y con todos!), de todas las esferas, singulares y grupales, de actuación integral (sociales, culturales, antropológicas, económicas, ambientales y políticas), insertando el bien común y realmente general en nuestras prioridades.

VALORIO 11-7-2021
En la festividad de San Benito Patrono de Europa.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído