OPINIÓN

José Manuel García Albarrán: «El servilismo frente al desprecio a la bandera nacional»

José Manuel García Albarrán: "El servilismo frente al desprecio a la bandera nacional"

Cualquier español que se precie, que no sea ‘independentista’ y que presenciara ciertos detalles de la comparecencia del Presidente del Gobierno, que dice ser de ¿todos los españoles?, a la mal llamada ‘mesa de diálogo’ en la sede del gobierno de la Generalidad catalana, ha debido sentir vergüenza propia y ajena ante la ‘reverencia servil’ hecha por el presidente Sánchez a la señera catalana, correspondida con  la posterior denigrante respuesta, hecha por su anfitrión

-Pere Aragonés- que en la rueda de prensa hizo retirar la bandera de España que lucía al lado de la enseña catalana momentos antes de su intervención.

Este ‘individuo’ no merece tratar ningún tema con un presidente del gobierno español salvo que éste, como parece ser el caso, no esté defendiendo los intereses de España y de los españoles si no los suyos propios, que en el fondo es lo que piensan o pensamos una inmensa mayoría de los españoles.

Que lejos le queda al Presidente Sánchez aquel año 1996 en que hizo el Servicio Militar -la Mili- en el CIR núm. 3 -Santa Ana- en Cáceres.

Tan lejos que hasta ha olvidado el Juramento/Promesa que hizo, aquel 7 de julio de ese mismo año,  a la única y verdadera Bandera que representa a todos los españoles, civiles y militares,  a la que debemos y debe el máximo respeto y veneración.

Pero señor Sánchez, pudiendo ser imperdonable que se le olvide su ‘juramento’ a la bandera de España, más imperdonable, por ser incluso ‘delito punible’, es su incumplimiento.

Me permito recordarle la fórmula  de la Jura de Bandera que, leída por un jefe militar, juramos o prometimos y usted también lo hizo, al finalizar el periodo de instrucción:

«¡Soldados! ¿Juráis por Dios o prometéis por vuestra conciencia y honor,  cumplir fielmente vuestras obligaciones militares, guardar y hacer guardar la  Constitución como norma fundamental del Estado, obedecer y respetar al Rey y a vuestros jefes, no

abandonarlos nunca y, si preciso fuera, entregar vuestra  vida en defensa de España?»

A lo que contestábamos… y usted también lo hizo:

“ Sí, juro” o “Sí, prometo”

Y terminaba diciendo:

“Si así lo hacéis la Patria os lo agradecerá y premiará, y si no, mereceréis desprecio y castigo como indigno hijo de ella”

Y ahora vienen las preguntas evidentes ante su actuación:

¿Acaso cree usted que su trayectoria y sus acuerdos con independentistas, republicanos y pro etarras, con el único objeto de obtener sus apoyos, obedece al cumplimiento de aquel juramento?

¿Acaso cree usted que su asistencia a la llamada ‘mesa de diálogo’, promovida por un presidente autonómico que presume y se jacta de intentar llevar a cabo la independencia de Cataluña, en claro desacato a la Constitución, está también en consonancia con el cumplimiento de aquel juramento?

¿Nos puede explicar de qué se dialoga con unos políticos que solo quieren perpetrar  el flagrante delito de romper la integridad territorial de España incumpliendo la Constitución y manifestando una clara desobediencia, animadversión y escarnio al Rey de España a los que usted juró defender?

¿Nos puede explicar porqué consintió que se retirara la bandera de España situada tras el atril, una vez que terminó usted la rueda de prensa y empezó a hablar el señor Pere Aragonés, en señal de claro e intolerable desprecio a la Enseña Nacional que usted juró?

No tengo nada más que añadir al respecto…

¡Júzguese usted mismo!

Pero como su egolatría, sin duda se lo va a impedir no se preocupe… le juzgaremos todos los españoles que ya estamos hartos de su inacción ante las vejaciones a la Bandera y a la Monarquía Parlamentaria que preside como Jefe de Gobierno y a las que usted debería defender y respetar…

Y para finalizar este artículo permítanme mencionar algunas de sus palabras o apreciaciones tras la reunión o ‘dialogo bilateral’, como le gusta llamar a los independentistas catalanes:

Tras reconocer que “Los posicionamientos de ambas partes están distantes” aboga por “Encontrar -soluciones al conflicto- a largo plazo, sin fijar fechas”.

Pere Aragonés, al igual que Sánchez, no le pone plazos aunque advierte que tendrán «reuniones periódicas y discretas» y sigue con su ‘matraca independentista’ consabida.

Pues bien señor Sánchez… tarde o temprano nos tendrá que explicar a todos los españoles, incluidos los catalanes no independentistas -que son más de la mitad de los ciudadanos de Cataluña- ¿Como se arregla un conflicto en el que una parte solo admite solucionarlo si el Gobierno de la Nación admite la amnistía total de los golpistas, la convocatoria de un referéndum de autodeterminación y la independencia de Cataluña?

Recuerde una de las frases que pronunció el político, pensador, abogado hinduista y pacifista Mahatma Gandhi (1869-1948)

“Más vale ser vencido diciendo la verdad, que triunfar por la mentira”.

José Manuel García Albarrán

Médico jubilado

17 /09/2021

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído