OPINIÓN

Pedro Manuel Hernández López: «De “romances” y “sonetos”

Pedro Manuel Hernández López: "De “romances” y “sonetos”

En esta ocasión y sin que sirva de precedente, voy a hacer caso omiso a la definición de artículo de opinión y a sus características y, voy a estrenarme como “juglar” o romancero eventual. No se asusten. No creo que tengan que aguantarme demasiado. Si lo que escribo hoy no les gusta, al menos habrá sido mucho más breve de lo que habitualmente acostumbro.

El artículo de opinión suele ser publicado en un periódico o en una revista y se diferencia de un artículo editorial porque lleva la firma del autor .Las ideas del autor pueden no estar alineadas de manera estricta con el perfil editorial del periódico en el que se publique. Entre sus principales características podemos citar: la extensión del texto, el nombre del autor, el análisis de opinión, el tipo de texto, el tema a tratar, etc. etc.
Hoy voy a intentar revestirme del espíritu vulgar, satírico y casi burlesco de los juglares del medioevo y dedicarle un “romance” y un “soneto” al presidente Pedro Sánchez, que si no gozan del beneplácito de los asiduos lectores, al menos sirvan para que esbocen una ligera sonrisa y se olviden de todos los problemas provocados, no solo por la terrible pandemia del Covid-19 –que también—sino derivados del desgobierno político socialcomunista del que estamos siendo objetos. Seguimos estando oprimidos por el yugo socialista reforzado por los comunistas, marxistas e independentistas que disfrazados bajo siglas, a veces ininteligibles, intentan a toda costa destruir nuestra unidad, nuestra democracia y nuestra convivencia, malvando los poderes constitucionales y silenciando a la prensa, no afín, a su hoja de ruta.

Pero, aquí no pasa nada y mientras tanto, todos contentos porque nuestro magnánimo presidente nos ha vacunado a todos, e incluso a los que no le hemos votado. ¡Gracias, Pedro Sánchez, no esperábamos menos de tu magnánima generosidad, pero más tampoco! ¡Ya sabemos que “esos son tus principios y si no nos gustan, tienes otros!” ¡Quién le iba a decir a Groucho Marx que esa frase –atribuida a él, pero que en realidad apareció en un periódico de Nueva Zelanda en 1873—se iba a convertir en el lema principal y divisa del gobierno socialcomunista de la España de Pedro Sánchez!

Pero si esto no les sulibella, agárrense los machos, pues la erupción en La Palma del volcán del Teneguía –con su ocho bocas arrojando lava y que ha dejado a miles y miles de familias sin nada y que está destruyendo propiedades y arrasando todo cuanto encuentra a su paso– a la ministra de Industria, Comercio y Turismo, la vallisoletana María Reyes Maroto, todo esto le parece un “maravilloso espectáculo” y que va a servir de gran “reclamo” turístico. Y todo esto lo ha dicho para infundir “tranquilidad” a los turistas que se encuentren o vayan a llegar a la isla de La Palma en los próximos días. Esta es su prioridad. Y no contenta con su magnífica y solidaria alocución de “tranquilidad” desde Turespaña y desde las embajadas a los turistas, ha insistido en que se les está informando “para que sepan que esa isla está abierta” y “que si su hotel está afectado se les va a alojar en otro” para que puedan disfrutar de sus vacaciones de este “turismo de volcanes” con que la isla de La Palma nos está ofreciendo. No ha mencionado para nada a las miles de familias evacuadas de sus viviendas arrasadas por la lava, ni de las cinco mil empresas plataneras y más de sus dos mil quinientos productores (familias) que viven exclusivamente de su cultivo. Sabiendo que esos son los principios éticos y morales que se gastan en el Ejecutivo, nada de esto debe cogernos por sorpresa, ni extrañarnos lo más mínimo. Son todos lobos de la misma camada y todos practican y aplican los mismos principios.

El “romance” es un tipo de poema característico de la tradición oral literaria española, ibérica e hispanoamericana y muy popular durante el siglo XVII. Está compuesto por una combinación métrica homónima (octosílabos con rima asonante en los versos pares y sin rima en los impares) y parece ser que surgió de la fragmentación de las grandes epopeyas medievales, como el “cantar de Mío Cid” y el “Cerco de Zamora”. No creo que mi romance y soneto se ciñan a todas y cada una de las características que los define, ni mucho menos gocen de la buena pluma de nuestros ilustres e históricos escritores – pero menos da una piedra– y, por lo menos, lo habré intentado. Solamente he pretendido hacer una crítica satírica, irónica y punzante al Presidente del Gobierno y a su nefasta política, emulando –más que al gran Francisco de Quevedo, que se me queda muy alto y lejano– a los juglares que, de pueblo en pueblo, cantaban las bondades o maldades de los nobles gobernantes en forma de “trovos”, palabra que, aún hoy día, se sigue usando en algunos pueblos y pedanías de Murcia para referirse a esas composiciones populares formadas por múltiples versos con cierta rima y ritmo y que suelen leerse o recitarse en sus grandes fiestas populares, como en “Bando de la Huerta” y en el “Entierro de la Sardina”.

Quizás me falten “anáforas” y me sobren “metonimias o tal vez todo a la vez. Como en su día hizo el famoso sainetero, Ricardo de la Vega, pidiéndole “dispensa” literaria a D. Armando Palacios Valdés, en el 1881, en defensa del sainete, yo hago lo mismo y espero gozar de la suya. Sin más preámbulos (ni parafernalias periodísticas) paso a exponerles un “Romance y un “Soneto” al presidente de España. Como dije al principio, con estas composiciones solo espero obtener una sincera sonrisa y el olvido, aunque sea momentáneo, de sus penas, sus contrariedades y problemas, aunque estos, en su mayoría, nos vengan impuestos como consecuencias directas del “dolce far niente” del Presidente Sánchez y su ejecutivo.

Romance a un Presidente

Presidente, Pedro Sánchez, cejad en vuestra porfía,
pues en aquesta aventura del buen gobierno de España,
la ganancia no es segura sino dudosa y sombría.
Aquestos conmilitones que conforman tu gobierno
los comunistas de siempre y los nuevos de Podemos
–que con sus votos mantienen muy caliente tu trasero—
no son buenos gobernantes, sino nombrados a dedo,
cicateros, saltimbanquis, granujas y muy trileros…
España no les importa desde el último al primero,
por eso no se preocupan ni de leyes ni decretos,
esperando mes a mes su forraje pesebrero.
Presidente Pedro Sánchez, presidente Sánchez Pedro
tú que pretendías ser de todos los españoles
el único y el primero en unificar a España,
fuiste más manso que fiero…
Seguiste siempre el consejo de Iglesias y la Montero
desoyendo a troche y moche a tu opositor “pepéro”
unas veces, a Casado y, otras solamente a Teo…
Escucha a Nadia Calviño y olvídate de Montero,
pa la lozana andaluza y vocera del Gobierno
el medrar es lo primero, subir el IVA también
y recaudar más dinero, pa dárselo a Catalonia
a modo del “tres por ciento”, para comprar más señeras,
aumentar las embajadas en cualquier suelo extranjero
y cerrar cualquier “negoci” regentado por charnegos
que no parlen catalá como hicieron sus abuelos.
No más cárcel ni justicia para Oriol, Jordis y el resto
que a España dieron un golpe a traición y por la espalda
buscando su división, su ruina y destrucción
mientras se oye por las Ramblas el canto “dels Segadors”.
Presidente, Pedro Sánchez, confundiste tu misión:
pasaste de no ser nadie a gobernar la Nación y
al no estar acostumbrado a tan insigne blasón
tu ambición te ha desbordado y has sufrido indigestión.
Para gobernar España, nuestra histórica nación
aparte de bonhomía, mucho altruismo y valor,
necesitas más coraje y te sobra la ambición.
No olvides que España ha sido la poderosa nación
y el esplendoroso imperio donde el sol no se ocultó.
Presidente, Pedro Sánchez, vira con fuerza el timón
despójate de Podemos y escucha a la oposición
pa reconducir a España es la mejor solución.

Soneto a un Presidente

Érase un presidente a un sillón pegado,
Érase un narcisista de avidez superlativa,
Era el patrón de la comparsa inquisitiva,
Era el ajuste de un acuerdo envenenado.

Érase un presidente jactancioso,
Érase el pacto de una argucia depravada,
Érase un gobernante aparatoso y falso
Érase una persona de escasa dignidad y soterrada.

Érase un presidente idolatrado
Por etarras y marxistas encumbrado,
Que con su ego a toda España ha arruinado

Érase un presidente iluminado,
Que en la Moncloa pernoctar no quiso,
En un colchón por Rajoy ya estrenado.

Pedro Manuel Hernández López es médico jubilado y periodista.

OFERTAS PLATA

¡¡¡ DESCUENTOS ENTRE EL 21 Y EL 40% !!!

Te ofrecemos un amplio catálogo de ofertas, actualizadas diariamente

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído