OPINIÓN

«¡A por ellos! ¡Asfixiar a Madrid porque da más, recibe menos y sus habitantes tienen menos impuestos y son más felices!»

"¡A por ellos! ¡Asfixiar a Madrid porque da más, recibe menos y sus habitantes tienen menos impuestos y son más felices!"

El café para todos para aumentar cargos políticos y sueldos públicos, duplicar administraciones y, con el empuje de los nacionalismos independentistas, separar a los españoles y buscar las diferencias frente a las semejanzas, ha generado un efecto no previsto y contra natura: el odio a Madrid y a la capital de España.

Lo inició el presidente de la Comunidad Valenciana, Joaquín Puig Ferrer, que en su afán por arruinar a los valencianos con impuestos confiscatorios, gastos fútiles y subvenciones al independentismo pancatalanista y a socios y familiares, culpa a Madrid por vaciarles los bolsillos. Y le han seguido otros depredadores de lo ajeno, hasta completar la lista el presidente del País Vasco, Iñigo Urkullo Renteria.

El lendakari del PNV, administrador de un viejo territorio de la Corona de Castilla que, con el aval de la Constitución, negocia cupos y conciertos al margen del régimen general, ha tenido la desfachatez de denunciar que Madrid practica “dumping fiscal”.

Él, que merced a los enjuagues que ha hecho con gobiernos del PP y del PSOE ha conseguido que su región ingrese y gaste un 62% más que Madrid, a pesar de que el PIB per cápita vasco es un 5% inferior al madrileño, y que en el último cuatrienio el País Vasco haya tenido unos ingresos no financieros –excluida deuda pública- de 4.697 euros por habitante y año, mientras en la Comunidad de Madrid fueron de 2.901 euros. Y que en el mismo cuatrienio manejó unos gastos no financieros –excluidas amortizaciones de deuda- de 4.675 euros por habitante y año, y la Comunidad de Madrid se tuvo que conformar con 2.884 euros por cabeza.

Él, que apoyó las “vacaciones fiscales” que tejió el PNV en los años 90 y que, después de lustros de litigio, fueron declaradas ilegales y condenadas por la justicia europea con multa de 30 millones de euros y obligación de recuperar los cerca de 500 millones de euros que las tres diputaciones vascas perdonaron en impuestos a empresas que se instalaron en su territorio, arruinando con esta competencia ilegal a la Rioja, Cantabria y el norte de Castilla y León.

Él, que goza en el territorio que administra de un régimen fiscal a la carta con toda suerte de privilegios, se ha puesto estupendo y ha tenido la cara dura, propia de nacionalistas-secesionistas y comunistas-chavistas, de acusar falsamente a Madrid y no mirarse al ombligo. Madrid, como el resto de Comunidades Autónomas de régimen general, puede establecer impuestos propios, subir tramos de los estatales y aplicar un porcentaje o suprimir en su totalidad los transferidos integramente. Es lo que hacen casi todas, excepto Madrid que decidió suprimir los propios, dejar bajo el tramo autonómico de los estatales y bonificar en su totalidad o en el 99% la mayoría de los transferidos. Lo pueden hacer las demás regiones, pero sus responsables no quieren y la envidia hacia Madrid les corroe.

Como dijo Don Quijote a Sancho: “Ladran, señal que cabalgamos” (los madrileños).

JORGE DEL CORRAL Y DIEZ DEL CORRAL

GRAN SELECCIÓN DE OFERTAS MULTI-TIENDA

CONSOLAS

ACTUALIZACIÓN CONTINUA

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Jorge del Corral

Hijo, hermano y padre de periodistas, estudió periodismo en la Escuela Oficial de Madrid. Ha trabajado en cabeceras destacadas como ABC y Ya. Fue uno de los fundadores de Antena 3 TV. Miembro fundador de la Asociación de Periodistas Europeos (APE) y del Grupo Crónica, creador de la Academia de las Ciencias y las Artes de Televisión (ATV) y fundador de la Unión de Televisiones Comerciales (UTECA). Un histórico de la agencia EFE, donde fue subdirector y corresponsal en Roma.

Lo más leído