OPINIÓN

José Manuel García Albarrán: «El sectarismo ideológico sindical y la sumisión»

José Manuel García Albarrán: "El sectarismo ideológico sindical y la sumisión"

Históricamente, nos tendríamos que remontar a la mitad del siglo XIX para constatar que, al desaparecer los ‘gremios’, aparecen las ‘asociaciones obreras’ que serían el preludio los ‘sindicatos’ horizontales, organizados por profesiones.

El espíritu de los primeros sindicatos (1840) tuvo su origen en la llamada  ‘lucha de clases’.

A los sindicatos se les asignaron las siguientes misiones:

Defender los intereses de los trabajadores a quienes representan.

Lograr mejoras y progresos en la vida del trabajador.

Servir de enlace entre los trabajadores y los patrones.

Mejorar la condiciones laborales de higiene y seguridad en el trabajo y con ello contribuir a la protección de la salud de los trabajadores.

Hasta aquí… ¿Quien puede estar en contra de tan loables intenciones que suponen una justa garantía para cualquier trabajador?

Pero estamos asistiendo, desde hace más de dos años, a una inacción vergonzosa, acomodaticia y complaciente de los dos sindicatos mayoritarios de la izquierda CC.OO (96.200 delegados/as) y UGT (88.000 delegados/as) lo que está propiciando un “impresentable compadreo” de los ‘bien pagaos’ y ‘poco trabajaos’ líderes sindicales liberados de estos sindicatos mayoritarios que, en connivencia con el gobierno socialcomunista, hacen y deshacen sin importarle un bledo los trabajadores y el resto de compañeros, yendo en contra de la patronal y de la opinión de economistas expertos (p. ej.: Pensiones, Proyecto de ley de la Reforma Laboral)

Analicemos el panorama nacional que estamos viviendo y soportando en sus distintas facetas:

Política: Dictadura totalitaria del gobierno socialcomunista.

Laboral: Paro, ERTES que camuflan el paro, sueldos indignos que no permiten emanciparse a los jóvenes.

Sanitaria: Sobrecarga de trabajo por la Pandemia, precariedad con contratos temporales, falta de medios y sueldos indignos.

Social: Miles de familias españolas sufriendo riesgo de pobreza extrema.

Económica: Aumento del IPC e inflación del 5,5% (récord en últimos 30 años) por los precios desorbitados.

Judicial: Invasión e intromisión del poder ejecutivo con una manipulación política que produce un descrédito de la Fiscalía y Abogacía del Estado.

Legislativa: Aprobación de ‘leyes exprés’ o Decretos Ley sin consenso ni refrendo ninguno con los partidos mayoritarios de la oposición.

Y con este panorama nacional llama la atención ‘el silencio sindical’ de los líderes citados. Pero el Gobierno para ‘compensar’ esta ‘frenética actividad’ que realizan en favor de la clase obrera, aumenta en un 56 % la partida para el 2021, destinando más de 13,8 millones de euros a ‘las actividades de carácter sindical’ (5 millones de euros más que en 2020)

Y por si fuera poco, Yolanda Diaz (U. Podemos) eleva aún más el presupuesto para 2022 asignándoles ¡17 millones de €!

¡Bochornoso e injusto!

Todo ello para pagar a los ‘sindicalistas liberados’, más de 65.000, que cobran de la administración pero que están ‘dedicados al cien por cien a la labor sindical’.

La organización empresarial ha elaborado un estudio del que se desprende que en España hay 290.828 delegados de personal que representan a los trabajadores en las empresas privadas y que ‘consumen’ más de 60 millones de horas para la actividad sindical.

Por poner un ejemplo ilustrativo y diferenciado con el resto de la Unión Europea, en Alemania los representantes sindicales  trabajan en las empresas y la administración, no estando liberados para dedicarse exclusivamente al sindicato (siendo ésta una actividad aparte)

¿Se imaginan ustedes que pasaría si actualmente gobernase el PP en coalición con C’s y VOX?…

Pues se dice, se comenta y se viene escuchando con cierta frecuencia en las tertulias que…

“Si hubiese un gobierno liderado por un partido de derecha o centro-derecha las calles estarían ya incendiadas” con protestas callejeras continuas y una huelga general pidiendo la dimisión del gobierno en pleno.

No obstante viendo a estos líderes sindicales vestidos de manera informal, sin corbata, con jersey y bufanda, chaquetas de cuero y atuendo multicolor con un aspecto ligeramente desaliñado, dan la impresión de estar más cerca del trabajador que de los restaurantes de lujo y las mariscadas… ¿Verdad?

Pero no… los ojos ven y las bocas hablan en todos los gremios y profesiones (incluida la hostelería) así que ‘una cosa es predicar y otra dar ejemplo’… y desde luego muchos de ellos dan de todo menos ejemplo, excepto en como no se deben tener los niveles de ácido úrico.

José Díaz Ramos (1895-1942) dijo:

“Los sindicatos no son organismos desligados de la política, toda vez que se inspiran en los principios de la lucha de clases”.

Para los que pudiesen tener la tentación de llamar ‘facha’ a este político por haber hecho esta declaración, les diré que siento una vez más su incultura, por lo que me permito aclararles que, este político, fue Secretario general del Partido Comunista de España durante una década.

¿Qué les parece?

Pero no todos los sindicatos en España reciben estas generosas subvenciones, ya que estas dependen del número de afiliados. Se puede citar como ejemplo el tercer sindicato por el volumen de delegados (11.000) USO -Unión Sindical Obrera-cuyos miembros se auto definen como un sindicato autónomo, libre, democrático e independiente.

Como resumen podríamos sacar las siguientes conclusiones:

Que la actividad sindical en España está monopolizada por los partidos de izquierda (PSOE, PC, UP)

Que los sindicatos se deberían mantener exclusivamente con las cuotas de sus afiliados, evitando así ‘la compra del silencio’ por ‘el papá Estado’.

Que deberían desaparecer ‘los liberados’ y cada sindicalista trabajar en su empresa o administración como cualquier otro trabajador.

¡Así demostrarían su altruismo, solidaridad y espíritu de lucha a sus compañeros!

Que está partida económica, destinada a mantener a estos miles de ‘trabajadores’ que están ‘exentos de trabajar’, bien pudiera destinarse al ahorro y recuperación del fondo de pensiones… por ejemplo.

En fin señores concluyo este artículo cuando varios ‘gremios’ de trabajadores (metalúrgicos, agricultores, ganaderos, transportistas, peluqueros y los pensionistas) están ya saliendo a la calle ‘motu propio’, ante la pasividad de los sindicatos del gobierno, para denunciar la  inasumible e insostenible situación económica y reivindicar el cumplimiento de subidas de salario acordadas.

Pero dentro de la hipocresía que envuelve a la vida política actual ya se oyen voces, desde el propio gobierno, uniéndose a las reivindicaciones… ¿?

¿Algunos miembros y socios del gobierno ejercen de oposición?

José Manuel García Albarrán

Médico jubilado

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído