OPINIÓN

Rafael López Charques: «Eficientes copiones»

Rafael López Charques: "Eficientes copiones"

Si observamos lo que pasa en el mundo, y especialmente en nuestro país, nos parece que los que se presentan como grandes innovadores, son en verdad unos copiones, y lo que es más grave, de aquellos a los que no pierden ocasión de condenar. Ello nos induce a pensar que esto último, es boquilla, y que en verdad los envidian.

Nos referimos, como posiblemente habrán intuido, a esos autodenominados progresistas, que en verdad lo único que buscan es su bienestar sin límites a costa de los demás.

Para lograr su objetivo recurren continuamente, no entendemos como no se cansan de oírse a ellos mismos, a calificar de fascistas a todos los que dudan, o ponen en tela de juicio, sus opiniones.

Creemos que habría que preguntarles si saben realmente que es ser un fascista. Si la respuesta es afirmativa, demuestran que no tienen ni idea, o que son unos caras duras al atacarles, porque ellos lo son y en grado sumo.

Si mal no tenemos entendido, un régimen fascista es aquel en que el gobierno, aunque haya llegado democráticamente al poder, impone de modo imperativo su visión de la vida en todos los aspectos, incluso en los más personales, a los ciudadanos. El partido es el que dirige el Estado y toda la población deben acatar sin dudar lo que les marca. Las simples dudas ocasionan que el que las manifiesta, como mínimo sea tildado de antisocial, de enemigo del Estado y del progreso. Lo más normal, si el sistema está afianzado, es que acabe en la cárcel o pase a mejor vida. Nadie necesita ni debe pensar, ya lo hace los que mandan por él.

Si repasamos la historia nos encontramos, en el siglo pasado, con los estados nazis- fascistas y comunistas. ¿Qué diferencia observamos entre ellos? Prácticamente ninguna. En los dos mandaba el partido único. El líder supremo, considerado un genio en todos los campos, pues siempre tenía la razón, era prácticamente adorado

En ambos hubo persecuciones de etnias, y el número de asesinados por pertenecer a las mismas es una vergüenza para la humanidad. Los dos sistemas compitieron en el establecimiento de campos de concentración, bajo los nombre de campos de trabajo, de reeducación, gulags, etc., donde aislaban del mundo a las personas y pocas salieron vivas.

En cuanto se establecieron los regímenes nazis-fascistas, los soviéticos copiaron de ellos en todo y los ayudaron. Mucho criticar ahora a los primeros, pero no olvidemos que pudieron subsistir en gran parte a la ayuda alimentaria que les proporcionaron los segundos, hasta tres días antes de que los nazis cometieron el increíble error de atacarlos.

Lo expuesto es lo que nos autoriza a calificar a los regímenes soviéticos de eficiente copiones, pues no cabe duda, la historia lo demuestra, que copiaron sin descaro de los nazis-fascistas.

Refiriéndonos a la actualidad española, nos encontramos con que la ultra izquierda, el social-comunismo, los herederos de terroristas y los separatistas, están empeñados en una campaña para imponer, por el método que sea su ideología, alegando que todo lo demás es fascismo.

No estamos de acuerdo. Muchas personas no queremos un frente-populismo siempre soviético, pero desde luego tampoco un fascismo, pues los dos suponen una esclavitud para el ciudadano.

Ambos regímenes son odiosos, destruyen a la persona y a la sociedad, con la diferencia de que la ultra izquierda no se cansa de atacar a lo que ha hecho la ultra derecha, pero se da la circunstancia de que han copiado y llevado al grado máximo lo que tanto denigran.

MARCAS

TODAS LAS OFERTAS DE TU MARCA FAVORITA

Encuentra las mejores ofertas online de tu marca favorita

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído