"No se puede seguir desde el balido de los corderos acudiendo a sus convocatorias infectadas"

Ussía sopapea a Sánchez por ocultarse tras Felipe VI en el acto más simbólico para las víctimas de ETA

"Cuando se gobierna con los asesinos, o sus herederos, o sus partidarios, no se puede organizar un homenaje a una víctima de los asesinos, de sus herederos o de sus partidarios"

Alfonso Ussía y Pedro Sánchez,
Alfonso Ussía y Pedro Sánchez.

No tiene bemoles para dar la cara por sí solo.

Pedro Sánchez es de los políticos que no desperdicia una sola oportunidad para hacerse la foto, pero también tiene un fino olfato para saber dónde puede ir por sí mismo y dónde debe hacerse acompañar por otra persona.

Y este 10 de julio de 2022 es plenamente consciente de que no va a ser recibido precisamente con palmas en Ermua (Vizcaya) en el homenaje institucional a la figura de Miguel Ángel Blanco.

De ahí que el inquilino de La Moncloa prefiera parapetarse tras la figura del rey Felipe VI.

Alfonso Ussía, desde su tribuna en El Debate, comparte la opinión generalizada que considera un despropósito la presencia de Sánchez en ese acto oficial cuando, al mismo tiempo, está pactando con los herederos políticos de esa ETA que asesinó a sangre fría a Blanco:

Tiene toda la razón José María Aznar cuando afirma que es un sinsentido que a Miguel Ángel Blanco vayan a recordarle en Ermua los que han pactado con sus asesinos. Y tiene más que toda razón al considerar que no lo asesinaron por ser alguien que pasaba por ahí, sino por ser concejal del PP, defender la libertad, la democracia y la Nación española. Y acierta cuando advierte: «Que no se olvide».

El escritor considera que el homenaje perpetrado por Moncloa es una chapuza que no se sostiene y entiende que se ha instrumentalizado la figura del monarca para que dé la cara por el propio Sánchez:

El homenaje oficial, organizado por los fontaneros de cloacas de Sánchez, contará con una representación de los que apoyaron el asesinato de Miguel Blanco y hoy le niegan toda suerte de reconocimientos en las localidades vascas. El gran manipulador ha conseguido que sea presidido por el Rey, y me pregunto si no es factible que una supuesta reacción positiva en un test del covid impida a Su Majestad asistir a tan desdichado acto.

Ussía afirma que este acto es solo una componenda político para aliviar la conciencia de un Sánchez que no tiene empacho en pactar con los herederos de quienes mandaron a Blanco dos metros bajo tierra:

El homenaje de verdad se lo harán sus compañeros, entendiendo por compañeros no sólo a los militantes del PP, sino a todos los españoles de bien que se sintieron consternados con el brutal crimen etarra, muy celebrado por muchos de los actuales representantes bilduetarras, que se sentarán, junto a podemitas, peneuvistas y comunistas en el barullo cínico montado por Pedro Sánchez.

El columnista asevera que María del Mar Blanco no debería de intervenir en este acto, al igual que asegura que sobran también las palabras de Felipe VI:

Y creo que ahí se ha equivocado María del Mar Blanco solicitando al taimado alcalde socialista de Ermua poder intervenir. En ese acto, sobran las palabras del Rey y las de María del Mar Blanco. Que hablen los socialistas que hoy votan con Bildu para negarle a él y José Antonio Lara toda suerte de reconocimientos, los bilduetarras que celebraron su muerte, los podemitas que no han ocultado jamás su sintonía con el terrorismo etarra y los comunistas de Yolanda Díaz. Todo por la infinita capacidad de manipular de Pedro Sánchez, que no se detiene en involucrar al Rey cuando le conviene.

Y no duda en sacudir de lo lindo al presidente del Gobierno a cuenta de este homenaje que no es sino otra prueba más de su dudosa catadura moral:

De todos es sabido que Pedro Sánchez es un falso, un mentiroso, un defraudador de tesis doctorales, un autor de libros que escriben otros, un insaciable depredador en su beneficio y placer del dinero público, un hortera nuevo rico, un inmoral –más bien, amoral–, capaz de pactar con los que quieren destrozar a España para seguir en la Presidencia del Gobierno de España. Un vendedor de feria y un tramposo que fue expulsado de su propio partido por ocultar urnas y votos falsos. Un fantoche. Todo eso y mucho más. Pero lo peor es su catadura.

Es una mala persona. Y caerá. Pero no se puede seguir desde el balido de los corderos acudiendo a sus convocatorias infectadas. Cuando se gobierna con los asesinos, o sus herederos, o sus partidarios, no se puede organizar un homenaje a una víctima de los asesinos, de sus herederos o de sus partidarios.

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Juan Velarde

Delegado de la filial de Periodista Digital en el Archipiélago, Canarias8. Actualmente es redactor en Madrid en Periodista Digital.

Lo más leído