Cartas al Director

Es inocente

Que lo sucedido nos sirva de lección a los varones de este país, ya que igual que a Diego, pueden colocarnos en el punto de mira del cadalso social sin molestarse siquiera en aclarar las cosas

Diego Pastrana, el hombre acusado de haber violado y asesinado a golpes a la pequeña niña Aitana es inocente. Se ha sabido después de que su caso fuese mediatizado y que la opinión pública formase un juicio muy negativo sobre él.

Como es lógico, su abogado adelanta que se pedirán responsabilidades para paliar el difícil trance vivido por Diego, sobre todo en el plano psicológico. Sin embargo, hay algo más que debe subrayarse: el significado de víctima propiciatoria que ha tenido, dentro de la coyuntura político-legislativa presente justo en el momento en el que Aitana sufría un letal accidente de columpio.

Y es que, en estas fechas, las Asociaciones Feministas y el hembrismo institucionalizado han estado demandando el endurecimiento de las penas a todos los hombres con sentencia firme de maltrato, solicitando entre otras medidas la retirada de la patria potestad sobre sus hijos, aduciéndose que estos también podrían ser maltratados.

Así Diego ha sido el chivo expiatorio perfecto, al convertirse en el argumento de peso que avalaría esta demanda, acallando cualquier posible réplica dada la crueldad del asesinato y la violación que nunca existieron, impidiendo, mediante la apelación al escándalo, un análisis riguroso que demuestre porque esta medida supondría otro abuso sexista más en contra de los hombres. Surgen dudas ante estos hechos

¿Por qué la sociedad se ha volcado en su contra de un modo tan estúpido y feroz?

¿Quizás porque ya nos hemos creído del todo la mentira que afirma que el hombre es el maltratador siempre?

Que lo sucedido nos sirva de lección a los varones de este país, ya que igual que a Diego, pueden colocarnos en el punto de mira del cadalso social sin molestarse siquiera en aclarar las cosas, olvidando el significado de esas dos palabras clave en cualquier juicio justo: «presunción» e «inocencia».

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído