El abogado de Antonio Puerta critica al programa de Telecinco por la forma de tratar a su cliente en vida y la noticia de su muerte

Antonio Puerta y el programa ‘La Noria’

"¿Qué decir de los insultos de M.A. Iglesias a Jesús Neira mientras se encuentra inconsciente, sin poderse defender, y en trance de fallecer?", dice el abogado de Puerta que también es profesor de Derecho penal

Sólo espero que la vida no les dé un drama similar y tengan que ver como se comercia con esa desgracia

Como abogado del fallecido Antonio Puerta, me urge denunciar el tratamiento informativo de la luctuosa noticia, especialmente del programa de ‘La Noria’, emitido el sábado 16 de octubre. Lo de el sábado fue el colmo de la mezquindad más absoluta, me produjo nauseas ver cómo pagaron a una persona para que, con el cuerpo caliente todavía de Antonio, se lucrara, con dinero de la cadena, contando el final de una vida llena de dolor y desolación. (La hermana de Antonio Puerta irrumpe en ‘La Noria’ y acusa a los periodistas de «vivir del morbo» y de «doble moral»)

Son lo peor que he conocido -y he defendido genocidas argentinos, violadores, asesinos y otros, que tenían alma-, pero nada comparado con los responsables del programa, sujetos sin alma, compasión y humanidad, viviendo del morbo que alimentan, el dolor que producen y la miseria moral que atesoran.

Antonio nunca fue a su programa, siempre me encargué yo de que no fuera -me alegro de haberlo conseguido- y si al final, con el dinero que le ofrecían, iba a ir, era para conseguir más droga (estamos investigando profundamente si hubo un adelanto de dinero de la cadena y con ese dinero consiguió la droga para morir, pues sabían de su necesidad de drogarse sin remisión).

¿Qué decir de los insultos de M.A. Iglesias a Jesús Neira mientras se encuentra inconsciente, sin poderse defender, y en trance de fallecer? Creo que hemos tocado fondo y se necesita de forma imperiosa una limpieza moral en la sociedad.

Tengo dos hijos y créanme que les educaré en los valores que están en las antípodas de lo que el programa y su cuadrilla de gente sin alma, mercenarios de fortuna hecha con el dolor de otros, representan, y me reservo en nombre de la familia, y mío propio, el acudir donde haga falta a preservar el honor de Antonio, el que ustedes, responsables del programa La Noria, no conocen porque carecen de compasión.

Sólo espero que la vida no les dé un drama similar y tengan que ver como se comercia con esa desgracia.

 

Te puede interesar

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído