Carta al director

«Me avergüenzo de ser español»

"Me avergüenzo de ser español"
Perro, partidos políticos, subvención y campaña electoral. EP

Escrito dirigido al Jefe del Estado Español

Excelentísimo Señor:

Una vez más y con parecido repertorio anteriormente expuesto y por venir a cuento, me dirijo a su Excelencia como contribuyente de esta España saqueada y pisoteada por las bandas facinerosas de políticos indeseables y corruptos; apoyados con espléndidos sueldos y múltiples gabelas del dinero que pagamos los saqueados contribuyentes.

-En vez de subir los impuestos, para que sean los sufridos y explotados ciudadanos los que soporten el desastre; todos los altos jefes -su Excelencia incluido- y políticos con sobre, han de estar tres meses sin cobrar ni un perro chico; ya que tienen bien rellena la faltriquera. Y son los que tienen que ayudar al ciudadano del desmadre económico que ha organizado el tal ZP; lo más inútil que ha parido madre. ¿Me está oyendo Señor?

-Remodelar el indeseable Parlamento, para que los diputados se reúnan cobrando dietas, los días que hayan de legislar alguna ley; que serán los únicos días que el Parlamento abra sus puertas y pague. Ya que todos los diputados con su Presidente tendrán que sustentarse de su trabajo particular, si quieren comer. Se acabó el aburrirse arrellanados todo el año en los escaños y pensando ladinamente como llevarse más gabelas con legislaciones ad hoc, que favorezcan a sus bolsillos.

-El Senado -ese pegote prescindible- cerrarlo o imponer la norma de los Estados Unidos, que nombra 2 senadores por cada Estado -sea grande o pequeño-, y no 4 senadores por cada una de las 52 provincias, como ocurre en este País de trincones, vagos y maleantes.

-Comenzar a buscar la norma que liquide a las autonomías de una puñetera vez. En España debe haber un solo Estado. No el montón de sucursales insaciables, dilapidadoras de nuestros impuestos y focos de pandillas indeseables. Aquí hay un solo Estado llamado España, y al que no le guste que coja el hato y se vaya a la tierra que mejor le cuadre.

-Y es que la sencillez y el orden no les interesan a las cuadrillas de politicuchos que se forman en estos nuevos Estados llamados -falsamente- democráticos, porque pierden. El barullo, el hablar mucho de democracia, la aceptación y preponderancia a los grupos del vicio y dejarte participar exponiendo tu opinión, es lo que utilizan para hacerte creer que son demócratas y así pasar desapercibidos, casi en el olvido, mientras se llenan los enormes bolsillos democráticos que utilizan. ¡Menudos golfantes! ¡Pajarracos!

-De igual tenor Señor, hay que eliminar los cochazos de lujo que utilizan hasta los dirigentes de las administraciones más simples de este irreconocible País. Que vayan a trabajar como lo hacen todos los trabajadores: en sus coches.

-Y fuera escoltas. ¿Por qué tenemos que costear los ciudadanos ese lujo oneroso a ninguno de los innombrables que nos traen los partidos políticos, que Dios confunda? ¿Quién va a querer liquidar a unos mindundis de pacotilla? Y si tienen miedo que se queden en sus casitas, junto a las faldas de su mami. ¿Pero que clase de gentes son las que se presentan a dirigir entidades de la Administración Española? ¡Dan asco! ¡Es de pena! ¡Invitan al vómito! ¡Basuras!

Señor, es necesario por obligatorio que su Excelencia no permanezca callado ni un minuto más. Hay que coger al toro por los cuernos y darle un revolcón. No olvide los dichos: el que calla otorga. El silencio es elocuente o el silencio es el ingenio de los necios.

Su Excelencia, tiene la obligación de defender al pueblo español que trabaja y mantiene con sus obligados impuestos todo el tinglado económico del País. Impuestos de los que salen los sueldos de todos los políticos y altos mandos; y como su Excelencia es el superior de todos ellos, es de imaginar que obtendrá el sueldo más elevado de toda la Administración.

Señor, a los políticos de saldo que tenemos en España, no se les puede dejar solos. Hay que vigilarlos sin cesar, pedirles explicaciones y obligar a que el Parlamento sea una entidad digna y no el estercolero que tenemos en la actualidad.

Pues no existe la separación de poderes que exige un estado de derecho. Es el ejecutivo el que tiene doblegados a los poderes legislativo y judicial. Es decir, tenemos una dictadura en manos del grupo gobernante que sea elegido. Cuyo intríngulis es pagar, de nuestros impuestos, el dinero que les pidan los pequeños partidos a cambio de sus votos, con el fin de imponer lo que les dé la gana rallando la indecencia.

Por cierto, INDECENCIA es todo lo que toquen estos sinvergüenzas a tenor de lo que leemos en la prensa.

¿Es decente, Señor, que el salario mínimo de un trabajador/a sea de 624 /mes y el de un «Sr./Sra.» diputad@ 3.996 /mes, pudiendo llegar con dietas y otras prebendas a los 6.500 /mes?

¿Que los sueldos de los Presidentes autonómicos sean de entre 98.000 y 168.000 euros mensuales?

¿Qué los sueldos de los Alcaldes oscilen entre los 72.000 y los 119.000 euros?

¿Qué los sueldos de los Presidentes de las Comunidades Autónomas vayan desde los 80.000 hasta los 100.000 euros mensuales?

¿Qué los Presidentes de las Diputaciones Provinciales se lleven desde los 60.000 hasta los 145.000 euros?

¿Que los polític@s se suban sus retribuciones en el porcentaje que les apetezca, (siempre claro está, por unanimidad, por supuesto y al inicio de cada legislatura)?

Indecente, es comparar la jubilación de un diputad@ con la de una viuda;

Indecente, es que un ciudadano tenga que cotizar 35 años para percibir una jubilación y a los «Srs./Sras.» diputad@s les baste con «SOLO» 7 AÑOS y los miembros del gobierno, para cobrar la pensión máxima necesiten solo jurar el cargo.

Indecente, es que los diputad@s sean los únicos «trabajadores» (¿?) de este país que están exentos de tributar un tercio de su sueldo del IRPF.

Indecente, es colocar en la administración a miles de asesores, amigotes con sueldos que ya desearían los técnicos más cualificados; o liberados con sueldo de partidos y sindicatos

Indecente, es el millonario gasto en mediocres TV autonómicas creadas al servicio de la pervivencia en el trono de políticos más mediocres.

Indecente, es el ingente dinero destinado a sostener los partidos políticos, aprobado por los mismos políticos que viven de ellos.

Indecente, es el coste que representa para los demás ciudadanos españoles, sus comidas, sus coches oficiales, sus chóferes, sus viajes (siempre en gran clase) y sus tarjetas de crédito por doquier.

Indecente, es que sus señorías tengan seis meses de vacaciones al año.

Indecente, es que sus señorías cuando cesan en sus cargos, tengan un colchón del 80% del sueldo durante 18 meses.

Indecente, es que ex-ministros, ex-secretarios de estado y ex-altos cargos de la política cuando cesan son los únicos ciudadanos de este país que pueden legalmente percibir dos salarios del erario público.

Indecente, es que los presidentes de Gobierno cuando son quitados por los ciudadanos, sigan cobrando el sueldo de presidente hasta que se mueran. Y que mientras no llegue ese momento, está ocupando otro cargo del que cobra una enorme cantidad de euros. Por ejemplo: Felipe González, el señor Aznar y el trasto inútil de apellido Zapatero.

Indecente, es que tengamos más políticos viviendo de los presupuestos que ningún país de Europa.

Indecente, es que tengamos EL DOBLE de políticos que el segundo país con más políticos de Europa (Italia).

Que tengamos 300.000 políticos más que Alemania ¡con la mitad de población que ella! Además Alemania está mucho más descentralizada que España. Cuenta con 6 niveles administrativos y España sólo con 4.

Indecente, es que tengamos 445.568 políticos. (Año 2.011)
Cuando resulta que tenemos más políticos que médicos, policías y bomberos juntos.

165.967 médicos

154.000 policías

19.854 bomberos

QUE SE VAYAN A ROBAR A SIERRA MORENA. ¡LADRONES!

Indecente, es la canallesca realidad que vemos a continuación.

Maestro: 1.400 euros por prepararte para la vida.

Policía: 1.600 euros por arriesgar por ti su vida.

Bombero: 1.800 euros por salvar tu vida.

Médico: 2.200 euros por mantenerte con vida.

Diputado: 30.000 euros por joderte la vida, y los 30.000 son: ¡para toda la vida!

NO MAS SUELDOS PARA TODA LA VIDA A LA GENTUZA POLÍTICA QUE NOS MAL GOBIERNA

Solo falta por añadir que para trabajar como:

– Policía hay que tener el Bachillerato Superior y hacer una Oposición.
– Bombero hay que tener el Bachillerato Superior y hacer una Oposición.
– Maestro hay que tener el Bachillerato Superior, Título Universitario (cuatro años) y una Oposición.

– Médico hay que tener el Bachillerato Superior, la nota media más alta en la selectividad. Título Universitario (seis años), Oposición a MIR. Especialidad (obligatorio 4 años para medicina general o cinco años el resto de especialidades) Oposición. Total once años en el mejor de los casos.

Diputado: NINGUN REQUERIMIENTO, ni titulación ni oposición, solo Él.

¡Que gentuza!

Y que no hablen de elección popular POR QUE SON LISTAS CERRADAS.

Señor a la vista de lo expuesto, creo que en vez de irse a matar elefantes, debería dirigirse al Parlamento español para hacer mesa limpia. A más cuando ha sido elegido últimamente como la personalidad mejor valorada por los ciudadanos españoles. ¡Es una cosa! ¡Que País!

Me avergüenzo de ser español.

Señor, deseando que acierte en su proceder, por el bien de los ciudadanos españoles, que para eso lo trajo el Generalísimo Franco, reciba un respetuoso saludo.

Jaime Miguel Tur Jeremías

Antiguo Sargento Legionario

DNI: 50529485A

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Luis Balcarce

Desde 2007 es Jefe de Redacción de Periodista Digital, uno de los diez digitales más leídos de España.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído