Las cotizaciones de la seguridad social

Una mala compañía de Seguros

Una mala compañía de Seguros
Derroche, despilfarro, gasto, ahorro y recursos. AH

Llamamos seguro a las cotizaciones de la seguridad social, cuando no son más que un impuesto.

Si fuera un seguro, una vez firmada la póliza, no se podrían cambiar sobre la marcha y según convenga, las condiciones para percibir la prima, y todo el que hubiera capitalizado percibiría, con seguridad, una cantidad proporcional a lo pagado durante su vida.

Con la Seguridad Social, puedes pagar durante veinte o treinta años y no tener derecho a una pensión, y ello, porque las cotizaciones sociales no son más que un impuesto, finalista, pero objetivo que grava el trabajo.

Parecía que estaba asumido que así era, pero últimamente, es la propia Administración quien vuelve a hablar de seguros y de asegurados cuando se habla de la universabilidad de algunas prestaciones sociales.

Y es que si una compañía de seguros privada funcionase como la Seguridad Social, sería considerada una estafa, una estafa piramidal, exactamente igual a lo que ocurrió con el célebre Madox, infame personaje norteamericano que en estos momentos se halla en prisión, y cuya familia teme salir a la calle porque en cuanto les reconocen los agraden verbalmente.

El tal Madox, recogía dinero para invertirlo y pagaba supuestos beneficios con el dinero que ingresaba de los nuevos inversores, duró así hasta que se topo con la crisis y se frenó el número de nuevos inversores.

Exactamente igual hace la Seguridad Social, percibe las cotizaciones de los patronos y trabajadores y utiliza los fondos para pagar las pensiones de quienes ya las están cobrando, o sea, de quienes pagan para capitalizar su propia pensión y solo tienen la esperanza de cobrar si el número de trabajadores continua aumentando, o si el Estado tiene capacidad para seguir endeudándose hasta el infinito.

Por cierto, todos los que cobran pensiones, bueno casi todos, cotizaron en su día, así que sería un muy útil ejercicio de transparencia, que un día, la Seguridad Social, o sus responsables políticos, sacasen los números para que nos enterásemos donde se fue su dinero.

¿Se imaginan vds. una compañía de seguros privada que hiciese lo mismo, que apareciese un día en las noticias diciendo que no hay dinero?

Y sin embargo aquí tenemos a la Seguridad Social, con una estafa piramidal, y no solo no va nadie a la cárcel, sino que además, los que pagan las pensiones, se muestran como graciosos benefactores, por dar a un padre lo que le están cobrando a su hijo.

O sea, que en vista de que tenemos tantos parados, para incentivar el empleo, le metemos a quien contrata trabajadores, un impuesto del cuarentaytantos por ciento sobre la nomina. De la misma manera, que se pone un alto impuesto sobre el tabaco, o el alcohol para que no se fume, o no se beba tanto, le ponemos al trabajo un impuesto prohibitivo para que no se contrate, y bien que funciona, a la vista están los resultados.

Y es que la Administración, no puede seguir haciendo de ineficiente compañía de seguros, sacándole el dinero a la gente para cubrir un agujero de miles de millones de las contribuciones de quienes ahora perciben pensiones, al estilo Madox, con el dinero de las pensiones futuras de los demás, y tiene que salir de este bucle, que en España se llama morderse la cola como las pescadillas, de lo contrario, será imposible, aun con milagros, bajar de un 20% de parados.

El Estado debe preocuparse tan solo de las pensiones no contributivas, de aquellos que están completamente desprotegidos, de las contributivas, de aquellas de quienes han capitalizado durante toda su vida, pueden ocuparse compañías de seguros eficientes, dentro del marco de la Ley del Seguro.

Ya hemos echado a los políticos de las cajas de ahorro, lo que pasa en la SS, es mas de lo mismo, todos dicen que no hay dinero para las futuras pensiones, pero nadie nos cuenta donde está el dinero que pagaron quien las perciben ahora.

Y por supuesto, que la SS deje de cerrar empresas familiares con impuestos impagables.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído