Carta al Director

Carta abierta a Ada Colau

Carta abierta a Ada Colau

Sr. Director:

Sí, yo soy de las que pongo la otra mejilla, y la pondré siempre, pero no por eso crea que soy idiota. Ayer leí unas palabas escritas por Pilar Rahola en un periódico de tirada nacional, en el que afirma literalmente:

“Mi racionalismo militante me impide creer en Dios, pero mi ética no me impide respetar a los creyente”.

Yo, que ni le llego a la suela de los zapatos, me confieso abiertamente católica. Fíjese Sra. Colau que las dos Pilares pensamos lo mismo a pesar de nuestras diferencias, ¿por qué? porque el problema no está en ser de una u otra religión (o de no tenerla), el problema es que usted permite y aplaude con descaro la ofensa de lo que para muchos es sagrado.

No entraré a dialogar sobre la libertad de expresión que tanto se estila y a usted tanto le gustaría defender, pero permita mi prepotencia cuando le digo que en este caso, no se sostiene. Yo a las cosas las llamo por su nombre y lo ocurrido, no hace falta ser muy lumbreras, es una falta de respeto en toda regla. Usted llámelo como quiera.

Supongamos el caso de que yo hiciera una obra arremetiendo contra su madre y su padre (perdónenme sus padres, ellos no tienen ninguna culpa) y lo hiciera en tono burlesco. ¿Hablaríamos entonces de libertad de expresión? Seguramente, a las horas ya estaría demandada.

Pues bien, los cristianos no somos modositos que nos dejamos decir todo tipo de salvajadas. No, no se equivoque Sra. Colau. Pero estamos por encima (o por debajo) de responder con acciones como las que ustedes permiten que ofenden a muchas personas y faltan a los que no piensan como ustedes. No es estar por encima, es no ponernos a su altura. Quien quiera entender que entienda.

Por último, hay buenos artistas catalanes y con mucha más categoría que estarían encantados de poder actuar en Premis Ciutat de Barcelona. Seguro que elevarían el tono cultural del evento y la grandeza del mismo. Mientas tanto puede seguir invitando a personajes que degradan nuestra cultura y atacan nuestros valores.

No creo que llegue a usted esta carta pero sí espero que la lean otros muchos. Gracias a la polémica suscitada, le diré que rezo con más fe y más amor el Padrenuestro. Sra. Colau, desde hace mucho tiempo sé que si la vida te da limones, habrá que aprender a hacer limonada.

¡Recuerdos a la familia!

Saludos

@PILARTOURON

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído