Cartas al director

TV3, ¿de todos?

TV3, ¿de todos?
Sede TV3

Me encontraba viendo el amistoso Cataluña-Túnez en TV3 cuando uno de los narradores del partido, periodista deportivo de la casa, hizo referencia a la reciente recuperación del comité olímpico catalán, concluyendo su comentario con las siguientes palabras: «Una estructura más de Estado. Cada vez estamos más cerca». Me quedé helado. ¿Cómo un periodista, empleado público, que trabaja en la televisión que pertenece a todos los catalanes, cuyo salario sale de nuestros bolsillos -aquí sí, sin excepción- puede incluirnos en una posición política que afecta directamente a lo que es Cataluña y lo que somos los que la integramos? Utiliza descaradamente la primera persona del plural. ¿A quién se refiere? ¿A él y quién más? A todos los catalanes, se entiende.

La televisión catalana, por medio del periodista -teóricamente deportivo- que lo encarna en ese momento, da por supuesto sin ningún pudor que todos pensamos y queremos lo que él está afirmando, el deseo de la independencia. ¿Es esta una televisión plural que se ocupa y preocupa prudentemente de todas las sensibilidades identitarias de Cataluña, como cabría esperar de un medio público? Es triste, vergonzoso y poco profesional que un medio que se jacta de ser líder a nivel continental sea condescendiente, incluso proactivo, en esta cuestión. Si yo me siento fuera de esta afirmación, ¿cómo me tengo ver, como un catalán de segunda? ¿Qué debo hacer, poner un canal donde no se me utiliza con tanta cara dura incluyéndome en una determinada posición identitaria? ¿Qué necesidad tiene la televisión catalana de politizarlo todo? Como ven, me surgen muchas preguntas de una sola afirmación, pero es que las palabras pueden ser más injustas, perversas, manipuladoras y hirientes que las acciones. Lamentablemente, todo esto recuerda a los regímenes obsesionados con el pensamiento único y el control de los medios de comunicación, generadores de opinión pública.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído