Cartas al Director

Francisco Iglesias Carreño: «¿Noticias (in)comunicativas?»

Francisco Iglesias Carreño: "¿Noticias (in)comunicativas?"
Parmenides

Poner de actualidad (¿?) a Parménides no es el caso, ya que a final (¿o es al principio?), resulta que no solo la paradoja estriba en posicionar donde está la realidad o el objetivo de lo planteado, en el que parece que todo gira alrededor de la optimización de lo expuesto, el si es o no correcto, resulta que, en la base del tinglado, y como definitorio completista del mismo, resalta la ubicación, en su nacencia, del sujeto actor. No radica pues en que el colectivo sea observante seguidor de la posverdad (la ya casi edulcorada emocional mentira), lo que en realidad transciende, ¡y por ello sublima y eleva la paradoja!, es que todos son cretenses.

La actualidad nos ha traído al presente, además del posible/supuesto/pretendido acto truquista del control/espionaje/intromisión intercomunicativo en pos de hacerse con las riendas de un fuerte/poderoso/banco de raíces muy vascas en aquel tiempo de ZP ( del que algunos, en su equívoco, decían que «no se enteraba de nada»), las declaraciones del ciudadano Puente Santiago (D. Oscar), que aunque parecían destinadas a un enclave y/o takanato (¿?) de una extensión (de 94.226 km2), labrada en aquel 31-7-1981 por la UCD+PSOE {o sea los equipos de los ciudadanos Calvo Sotelo y Bustelo (D. Leopoldo) y González Márquez (D. Felipe)}, en realidad han hecho mella directa sobre dos superficies {Región Reino Leonés (38.363 km2) y Castilla la Vieja (55.732 km2)} y se ha articulado en zonas hacia el sur {¿Qué hace/pinta/instrumenta en la semidesertizada Castilla La Nueva (87.221 km2) el imperativo oasis egocéntrico de Madrid (8.002 km2)? }.

Todo parecía controlado en la submeseta norte (que no olvidemos es dual, en una parte regional leonesa y en la otra parte regional castellanovieja), cuando hete aquí que pillaron escuchando, o sea siguiendo el hilo del declarante con la oreja puesta, en el aparato de la radio, al ciudadano vegamianes Alonso Llamazares (D. Julio), el cual de forma rauda y celérica, ante el pasmo por lo escuchado, lo pulso en solfa muy rumana (¡Ceaucescu dixit!) y , a través de El País (11-1-2019), difundió la tal propuesta, de ampulosa obscenidad, del «sumidero social» {que, por otra parte, ya llevaba en tacita práctica, aunque diciendo que no lo era tan claramente— algún alcalde aún no se había enterado—, el periodo 1983-2019, durante el cual no han consultado al personal, ¡para nada!, y menos aún para que dieran su opinión democrática en su parecer por «haber sido agraciados», desde los cenáculos u otras instancias de Madrid, con la pedrea de «un posconstitucional invento territorial» de un espacio mayor que Portugal}, y que tanto se ha prodigado por las ciudades capitales autonómicas.

En Aragón (47.720 km²) deben estar pasmados aún, por haber sido objeto, ¡y uso!, del modelo pretendidamente comparativo. Esperemos que el Ebro guarde silencio al pasar por el Pilar, «el toríco» en su pedestal y, a ser posible y deseable, el Huesca en primera.

La importancia y trascendencia de lo dicho, en la versión más pucelana de su contenido, ha resonado por toda la piel de toro y, aunque el ciudadano Tudanca Fernández (D. Luis) solo de su advertimiento al ciudadano Silvan Rodríguez (D. Antonio) tratando de evitar que el globo se siga hinchando, lo cierto es que ya todos y todas,¡ y en todas partes, han tomado la debida nota donde, de forma obvia, está como referente, y no es para menos, la CE´1978 y con ella, ¡ y por ella!, el proyecto de Ley de los PGE— léase Presupuestos Generales del Estado —, o sea que, en lo que en ellos se pone, tiene que ser, ¡ tanto antes como ahora!, entera y totalmente constitucional.

Menos mal que Parménides solo era, ¡con serlo!, cretense de pura cepa, y claro, ¡ya se sabe!, aquello que propalan algunas lenguas, seguramente malintencionadas, y dicen, ¡y dicen!, de los cretenses

Del Instituto de Estudios Zamoranos FLORIÁN DO OCAMPO

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído