Y YA ES DECIR

Y YA ES DECIR

 

Tal que un huerto, en el que no se arranca

La mala hierba y crece, es el Congreso;

Consecuencia: alguna miembra no es manca,

 

Más algún miembro, en darle a la sin hueso

Baba, sin que nadie les cierre la boca,

En aras de lo que hoy exige Progreso;

 

Llegado el momento, o no, en que les toca

Su turno, determinan cuando “Podemos”,

En la nuestra o en la del señor Roca,

 

En qué mesa sentarnos, … Y como hemos

Y a qué colegio llevar nuestros hijos …

La Isa Serra, si nos toma por memos,

 

Y en su seso no guarda otros alijos,

Si ignora que educar son derechos nuestros,

Mejor pone una tienda y vende botijos;

 

Cierto que si alguno de sus ancestros

Levantara la cabeza, … su querencia

Viendo a encamarse con los cabestros,

 

Volvería al sepulcro por decencia …

Que la mantenga entre sus Diputadas

El Congreso, además de otra contingencia,

 

Es una más de sus incontables putadas;

Si se permite que la aplaudan incluso,

¡Coño!, en vez de echarlos a patadas,

 

A ella y a los suyos, … no es un abuso

Decir que al Congreso las animaladas

Le van más, y ya es decir, que el buen uso

De una Política … ¡de bridas atadas!.

Autor

Salvador Monzó Romero

Salvador Monzó Romero cuenta la feria según le ha ido y según le va, siempre ante la pantalla de la Televisión, reivindicando desde su sillón-bol, un tanto escorado a la derecha, su derecho a la crítica mordaz y ácida, pero con carácter moralizante.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído