¡CIEN VECES, … O Y MIL!

¡CIEN VECES, ... O Y MIL!

 

Hasta el hortelano más ignorante

Sabe que hay que arrancar la mala hierba,

Si quiere que su huerta sea abundante

Y pueda incluso echar en conserva,

Tras el consumo diario, el sobrante;

 

En la Política al revés: los Rojos,

Sus secanos, sin este conocimiento,

Los olvidan, y que se llenen de abrojos

Por todas partes les importa un pimiento,

Que mejor vivir del cuento que ir de hinojos;

 

Hasta la empleada de hogar con menos luces

Sabe que, para tener limpia la casa,

Tiene que doblarse e incluso andar de bruces,

Para que el ama sepa que no se pasa

Con la paga, y a fin de mes no se haga cruces;

 

En la Política al revés: las Rojas,

De las que va siendo muy larga la ristra,

Siempre en la basura como las hojas

Secas, hoy vemos que llega a Ministra

Cualquier brote que crezca entre sus coscojas;

 

Si en la Política hacen su agosto

Rojos y Rojas, … durante todo el año

Los de a pie se ganan la harina y el mosto

De la vida … Y para que no haya engaño,

Ellos y ellas sin, …y los demás con costo;

 

De donde se deduce que cualquier símil

Entre la Política y el cada día

De nuestra vida es más que inverosímil;

La Política es una corta utopía,

Y la vida es real, viva cien veces, … ¡o y mil!.

Autor

Salvador Monzó Romero

Salvador Monzó Romero cuenta la feria según le ha ido y según le va, siempre ante la pantalla de la Televisión, reivindicando desde su sillón-bol, un tanto escorado a la derecha, su derecho a la crítica mordaz y ácida, pero con carácter moralizante.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído