EL MUÑECO

EL MUÑECO

 

El nieto de la Carmena

Anda un tanto cabreado,

Pues, al irla, le ha dejado:

Lleno el corazón de pena

Y con el seso helado;

Salvo su noble querencia

A proteger la indecencia,

Y tener, con mano dura,

Madrid lleno de basura,

Poco más hay en su herencia;

 

Anda el Errejón tan triste,

Porque la Abuela-granero,

Pájara de mal agüero,

Sólo le ha dejado alpiste

Para su pico agorero;

Le dieron publicidad

A un Plan de Prosperidad,

Y no ha valido su ardid,

Pues han perdido Madrid,

Y ¡adiós! la Comunidad;

 

Más Madrid … Pero ¿más qué?;

Puede que a alguien le quepa

En la testa, y lo sepa;

Yo claro que no lo sé…

¿Lo sabrá acaso este trepa?;

Siendo ella tabla rasa,

Cántara vieja y sin asa,

No entiendo porque Errejón,

Si sólo suena a su son,

No se ha quedado en casa;

 

Siendo un Partido tan hueco

El Más Madrid, que hasta el eco,

Al oírlo, suena hueco,

Se entiende que le haga un hueco

En el mando … ¡a un muñeco!.

Autor

Salvador Monzó Romero

Salvador Monzó Romero cuenta la feria según le ha ido y según le va, siempre ante la pantalla de la Televisión, reivindicando desde su sillón-bol, un tanto escorado a la derecha, su derecho a la crítica mordaz y ácida, pero con carácter moralizante.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído