ENTRE MÁS, UN EJEMPLAR

ENTRE MÁS, UN EJEMPLAR

I

Deberíamos buscar más el momento

En que, dejando la Política aparte,

Habláramos de otra cosa menos guarra;

Será mejor tener algún conocimiento

De lo que enseñan la ciencia y el arte:

Por ejemplo, saber tocar la guitarra,

O cómo cocinar mejor las perdices …

Seríamos, sin duda alguna, felices;

 

Con la torpe Política, ni de lejos:

Lo suyo, cuando no jode la marrana,

Al pozo de su ignorancia le pone noria,

Y vamos marcha atrás como los cangrejos,

O de las acémilas con la galbana,

Vamos ya viviendo sin pena ni gloria;

Si en vez de augurios concibe delirios:

Parches a los ojos y a los pies colirios;

 

La Política, cuando no es de lo bueno,

Lo bonito y barato la tapadera,

Es mucho peor, es el perol vacío;

Lo más que hace es llenarlo de cieno,

Y, cuando no, de tal modo dora la pera

De la mentira que, sin decir ni pío,

Nos la tragamos, víctimas de su engaño,

Día a día, mes más mes y año tras año;

 

Si la tenemos, desde la cuna hasta

La sepultura, pegada como una lapa,

Sin manera de quitárnosla de encima,

Si a sus mangantes no se les dice ¡basta!,

Con tanto mangoneo, … no se le escapa

A nadie que, no solo nos causa grima

La Política, pues visto el atasco

En que nos tiene hoy, … ¡también mucho asco!.

II

No es ella de buen ver, pero tampoco

Se puede decir que la Celaá es fea:

Puede que sea de todo un poco,

 

Según cuándo o cómo se la vea,

Lo cual supone, sino un gran esfuerzo,

Algunas veces bastante tarea;

 

No es la misma a la hora del almuerzo,

Recién arreglada, que casi es guapa,

Que de tarde, que parece un escuerzo;

 

Superada con exceso su etapa

Joven, con más desparpajo en su cara,

Nos parecería una chulapa,

 

Pero, con tanto acicalarse, es para

Creer, omitiendo palabras más gruesas,

Que es ¡coño! una mujer muy rara,

 

De faz rígida, … Como una de esas,

A la que, si acaso se la da cuerda,

Si con ella no se las tiene tiesas,

 

o se acaba mandándola a la mierda,

O a su físico dando una pincelada,

De lívida ponerla colorada…

 

Siendo la Celaá un Cero la Izquierda,

De lo de Ministra, … ¡nada de nada!

Autor

Salvador Monzó Romero

Salvador Monzó Romero cuenta la feria según le ha ido y según le va, siempre ante la pantalla de la Televisión, reivindicando desde su sillón-bol, un tanto escorado a la derecha, su derecho a la crítica mordaz y ácida, pero con carácter moralizante.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído