¡SU SAN MARTÍN!

¡SU SAN MARTÍN!

 

Tan solo de vez en cuando

Nos bala alguna oveja

Y casi siempre es la misma;

De quien ostenta el mando,

Ha recibido en bandeja

De tal voz este carisma;

Y por “merina” ha sido,

Que, aunque si bien se lo curra,

No la hubiera elegido

Caso de haber sido “churra”;

 

Le van su tacto suave,

Su mirada a todo atenta

Y al loro estar precoz;

Todo ello es la clave

De ser Vicepresidenta

Y Ministra Portavoz;

Con tan abundante siembra,

Si al Sánchez le da la vena,

Puede que sea esta miembra

La Virgen de la Almudena;

 

Aunque no es de mal ver,

Y cierto predicamento

Tampoco le falta, … salvo

Cundo acaba por meter

La pata, … puede que el viento

Le sople en proa a la Calvo;

Viene al caso porque ahora,

Al velero bergantín

Del Sánchez le llega la hora,

Tal como a su Delfín,

 

De uno a otro confín,

A su ruta poner fin,

Pues del Poder el festín

Oliendo está a hollín,

Tal que a ella su botín,

Sin cara de querubín,

Como a él tanto postín,

Con rostro de adoquín …

Pues a todo puerco-espín,

Le llega su san Martín.

Autor

Salvador Monzó Romero

Salvador Monzó Romero cuenta la feria según le ha ido y según le va, siempre ante la pantalla de la Televisión, reivindicando desde su sillón-bol, un tanto escorado a la derecha, su derecho a la crítica mordaz y ácida, pero con carácter moralizante.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído