ESTA ERA LA CUESTIÓN

ESTA ERA LA CUESTIÓN

 

Las Ministras, dos o tres,

Ahora que están en funciones,

¡A currar!, … con dos cojones;

Los Ministros al revés,

Porque están de vacaciones;

Las demás, que son bastantes

Más, pero igual vacantes,

A seguir con su absentismo,

Que es cabalmente lo mismo

Que siempre han hecho antes;

 

 

Lo del barco en Lampedusa,

Con sus migrantes a bordo,

Si todo dios se hace el sordo,

Y quien no calla, acusa,

Es un problema muy gordo,

Que ha sacado de quicio,

Por no saber bien su oficio,

A las Ministras en uso,

De seso sólo profuso

En su gran vida de vicio,

 

Que no es, sin duda alguna,

Estar ahora en el tajo,

Que eso de ¡agua y ajo!,

Le asquea desde la cuna;

¡Que se vaya al carajo!:

Si no cerezas del Jerte,

Ha sido un placer muy fuerte,

Pues en esta ocasión,

De verse en Televisión

Han tenido ya la suerte,

 

Y esta vez, ¡qué emoción!,

Dando una solución,

Cada cual con su sanción,

Que pone fin al dramón

De … ¡Esta es la cuestión!.

Autor

Salvador Monzó Romero

Salvador Monzó Romero cuenta la feria según le ha ido y según le va, siempre ante la pantalla de la Televisión, reivindicando desde su sillón-bol, un tanto escorado a la derecha, su derecho a la crítica mordaz y ácida, pero con carácter moralizante.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído